1 de diciembre de 2020 1/12/20

Las proyecciones del director sueco Bo Widerberg continúan tras Cinema Jove

Las proyecciones del director sueco Bo Widerberg continúan tras Cinema Jove - (foto 1)
  • El actor Johan Widerberg recogió el trofeo dedicado a su padre en la inauguración del festival

  • Hasta el 14 de julio se pueden ver seis largometrajes inéditos en las salas españolas

MÁS FOTOS
Las proyecciones del director sueco Bo Widerberg continúan tras Cinema Jove - (foto 2)
La programación regular de la sala Luis G. Berlanga de la Filmoteca se reanuda tras Cinema Jove. Las proyecciones se alargarán hasta el domingo 19 de julio. Además de la conclusión de los ciclos que se venían ofreciendo —dedicados a las filmografías de Souleymane Cissé, Jean Eustache, Raymond Depardon y Robert Rossen; y al Nuevo cine coreano— la programación de Filmoteca prolonga el ciclo que ha dedicado al director sueco Bo Widerberg, con motivo del homenaje del Festival  Cinema Jove.

Aunque en nuestras pantallas sólo se han estrenado cuatro de sus títulos, el nombre de Widerberg era conocido en los años setenta entre la cinefilia española. Con este ciclo, el IVAC reivindica al cineasta que ha firmado títulos tan destacados como Elvira Madigan (1967), sin duda su mayor éxito internacional, pero cuyo eco hoy parece haberse apagado.

Widerberg escribió casi todos los guiones de sus películas, así como cuatro novelas, cuentos y una obra teatral para la radio y también fue crítico de cine. En un folleto de 1962, en el que se aprecia la influencia de la nueva ola francesa, atacó el cine sueco de la posguerra, y en particular a Ingmar Bergman, a quien acusaba de estar ensimismado en el mito creado en torno a su persona, y de no enfrentarse con temas de actualidad. Paradójicamente, muchas películas de Widerberg transcurren en el pasado, si bien decía que su lectura socialista de la Historia era relevante en la Suecia actual.

Sus dos primeras obras, Barnavagnen (Cochecito de niño, 1963) y Kvarteret korpen(El barrio del cuervo, 1963)  se proyectan el próximo martes.  En la primera, una joven se debate entre el amor de dos chicos de su edad. La segunda fue la que le dio fama, rodada en blanco y negro, su realismo social parecía marcar una nueva tendencia que se apartaba del trabajo intelectual y visceral de Ingmar Bergman, que había predominado en el cine sueco durante una década. El hijo de una familia obrera de Malmö se traslada a Estocolmo con la esperanza de alcanzar su sueño de ser escritor.

Adalen ’31 (1969) trata uno de los temas que más interesan a Widerberg, los problemas sociales. Narra la historia de amor de dos jóvenes inmersos en el clima de agitación social que se vivió en Suecia durante la huelga de 1931 contra la empresa papelera Adalen, que enfrentó a los trabajadores con las fuerzas estatales y terminó con dramáticos resultados. La cinta estuvo nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa.

Joe Hill (1971) narra los hechos que llevaron a la ejecución de este conocido líder sindical norteamericano de origen sueco. La historia comienza con el viaje que Joe realiza como emigrante desde su Suecia natal a Estados Unidos. Una vez allí, entra en contacto con el sindicato de los Wobblies que fue descabezado durante la Primera Guerra Mundial, cuando 150 de sus líderes fueron encarcelados. Siempre acompañado de su banjo, Joe empieza pronto a componer canciones sindicalistas. Tras trabajar una temporada con los Wobblies, viaja a Utah, donde, por proteger a la mujer que ama, carga con un asesinato y es ejecutado ante un pelotón de fusilamiento.

El sábado once de julio se proyectará Ormens väg pa hälleberget (El camino de la serpiente, 1987) es una adaptación de la novela de Torgny Lindgren El camino de la serpiente sobre la roca. Contiene una desbordante trama que combina la fábula con la anécdota más cercana, haciendo de esta historia una obra capaz de sugerir, evocar y mostrar diferentes emociones, para bucear en la maldad y los refinados mecanismos de la explotación de los más pobres.

Por último tendremos ocasión de ver Fimpen (1974), el martes siguiente, en la que un futbolista descubre el talento deportivo de un niño de siete años, que se convierte en la estrella indiscutible de la selección sueca de fútbol. El pequeño tiene dificultades para conciliar la fama con una infancia normal y una formación académica.

Bo Widerberg nacido en Malmö (Suecia) el 8 de junio de 1930, falleció en Angelholm (Suecia) el 1 de mayo de 1997 tras una larga enfermedad. Su hijo, el actor Johan Widerberg, —protagonista de la multipremiada La belleza de las cosas (1995), Oso de Plata, Premio Especial del Jurado en Berlín,  Gran Premio de la Academia Europea de Cine, Premio a la mejor película y de la crítica sueca en el Festival de Göteborg. Premio a la mejor interpretación femenina y Premio de la Crítica Internacional (FIPRESCI), en el Festival de Troia.. Nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa...— recogió la Luna de Valencia en el homenaje que Cinema Jove rindió al director sueco durante la gala de inauguración del festival.

Por su parte, el miércoles, 1 de julio, dará comienzo un nuevo ciclo: “Imágenes de la ciudad. Transformaciones en el tiempo”, organizado por la Filmoteca en colaboración con el Aula de Cinema de la Universitat de València y el Colegio Territorial de Arquitectos con motivo del Congreso de Arquitectos de España 2009 que tendrá lugar entre el 1 y el 3 de julio en el Palacio de Congresos de Valencia. Las proyecciones de este ciclo se realizarán en la Sala Luis G. Berlanga de la Filmoteca y en el claustro del Centro Cultural La Nau de la universidad.

La profesora e historiadora cinematográfica, Áurea Ortiz será la encargada de presentar el ciclo, ese mismo miércoles, a las 20’00 h. en la sala de la Filmoteca en su sede del edificio Rialto.

Subir