27 de noviembre de 2020 27/11/20

Más de 50 mujeres víctimas de violencia de género reciben apoyo sociolaboral de Favide

    El conseller de Gobernación y Justicia, Luis Santamaría, ha destacado que más de 50 mujeres víctimas de violencia de género han recibido apoyo sociolaboral desde finales de 2013, a través de la Oficina de Atención a las Víctimas del Delito de la ciudad de Valencia, dependiente de Favide.

    En este sentido, Santamaría ha explicado que, además de atención jurídica, desde esta Oficina se presta atención personalizada a las víctimas de violencia de género dirigida al asesoramiento en la búsqueda de empleo, intervención social y apoyo emocional.

    Este asesoramiento se ofrece a los usuarios de la OAVD de Valencia que precisan apoyo social, bien porque carecen de recursos económicos, empleo o formación o necesitan ayuda para realizar cualquier gestión básica que contribuya a normalizar su vida, dada la situación tan desestructurada en la que se encuentran.

    Perfil de las víctimas

    El perfil de las personas atendidas es el de mujer de mediana edad, con cargas familiares, escasa formación e incluso, en muchos casos, nula experiencia laboral. Económicamente son mujeres de recursos económicos muy limitados que tienen poca ayuda familiar puesto que su círculo más cercano también tiene dificultades.

    Asimismo, se trata de mujeres con problemas de autoestima e inseguridad, fragilidad psicológica e incluso inestabilidad emocional.

    Otro dato llamativo de las víctimas y que se produce con relativa frecuencia es que muchas de ellas son víctimas de más de un maltratador y además tienen algún hijo con cada uno de los agresores.

    Actuaciones

    Las mujeres que acuden a estas oficinas son atendidas por letrados que ofrecen asesoramiento jurídico y valoran sus necesidades. En las entrevistas personales se les pregunta sobre su situación personal y laboral con el fin de facilitarles orientación y asesoramiento para resolver su problemática y, si es necesario, se les pone en contacto con la trabajadora social para que realice una intervención social general.

    El asesoramiento tiene dos vertientes, una referida a recursos sociales y otra en el ámbito laboral. En cuanto a los recursos sociales, en situaciones extremas o de emergencia social y dependiendo de la situación personal, se proporciona información sobre los servicios que pueden solicitar, se efectúan las gestiones telefónicas partinentes para que puedan solicitarlos e incluso se les deriva al Banco Solidario de Alimentos, a instituciones donde pueden encontrar subvenciones para autónomos, a casa de acogida para mujeres inmigrantes, al Centro Municipal de Servicios Sociales que corresponda, a instituciones que les proporcione ropa para niños o muebles o incluso se realizan gestiones sencillas y cotidianas que las mujeres no hacen cuando se sienten bloqueadas.

    En el ámbito laboral, se les ayuda a elaborar un currículum vitae, a buscar ofertas de empleo on-line. Además, las mujeres aprenden pautas generales para acudir a una entrevista de trabajo y obtienen información y listados de entidades que llevan a cabo planes de empleo específicos para víctimas de violencia de género, empresas que se dedican a la inserción laboral, asocaciones de mujeres especializadas en diferentes problemáticas, recursos institucionales para empleo y formación, páginas web que ofertan empleo, etc.

    Unido a este asesoramiento socio-laboral, y dado el desarraigo y la precariedad de estas mujeres,se les presta también apoyo emocional desde la escucha empática y se aportan recursos para mejorar la autoestima, teniendo en cuenta la situación personal de cada una de ellas.

    Por último, cabe destacar que un gran número de mujeres atendidas vuelve a la oficina. En unos casos porque tienen procedimientos judiciales en marcha, otras solicitan recursos nuevos dado que su situación ha cambiado y otras regresan símplemente para informar sobre sus logros o a agradecer el haberse sentido escuchadas.

    Subir