elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

Lladró se afianza en Japón pero el mercado le exige un precio más justo

Lladró se afianza en Japón pero el mercado le exige un precio más justo

    La empresa valenciana Lladró se afianza en el mercado japonés e incrementa sus ventas, pero se ve obligada a reducir el margen de beneficio de sus productos, ante la exigencia de los consumidores nipones por un precio más justo.

    Así se desprende del último informe publicado por la Oficina Económica y Comercial de España en Tokio, dependiente del ICEX, sobre la evolución de Lladró-Figuras de porcelana en el país nipón, donde la empresa española se introdujo por primera vez en 1986.

    Según este informe, la marca Lladró ha apostado fuertemente por el mercado japonés, tras adquirir este año el cien por cien de las acciones de la sociedad conjunta que había creado hace 22 años con la compañía japonesa Mitsui & Co. Ltd, dando lugar a la empresa Bussan Lladró.

    Hasta mayo de 2008, Mitsui Bussan importaba la mercancía que, posteriormente, Lladró compraba y comercializaba en el mercado nipón, pero tras la compra del cien por cien de las acciones es la filial japonesa, Lladró Japan, quien se encarga de todo el proceso, desde la importación hasta la posterior distribución de sus piezas.

    Así, para Lladró, Japón se ha convertido en el segundo mercado con mayor número de ventas del mundo, después de Estados Unidos, y según el Informe de la Oficina Económica, sólo en los cuatro primeros meses de 2008, la marca duplicó sus ventas, con respecto a un año antes, en la tienda que posee en el barrio de Ginza, en Tokio.

    Según este estudio, el éxito de la empresa valenciana en este país asiático no se debe tanto a la apertura de nuevos establecimientos como a la "gran estrategia de marca", con la continua renovación de las tiendas y una fuerte inversión en publicidad y relaciones públicas.

    El informe explica que existen estándares de distribución comunes para los 30 establecimientos que Lladró tiene en los principales grandes almacenes de las cuatro islas más importantes del país.

    Asimismo, la compañía ha tenido que adaptar su producción a los gustos de los asiáticos y, además de diseñar en 2006 una colección de figuras que reflejan la cultura de Japón, se ha visto obligada a bajar los precios y mejorar los diseños, más modernos, y con mayor calidad y detalle.

    La Oficina Económica y Comercial de Tokio destaca que en los años 80 y 90 el consumidor japonés estaba "deseoso de comprar" y no reparaba tanto en la calidad, lo contrario de lo exigen hoy en día.

    Por ello, detalla que "a pesar de que las ventas de Lladró han aumentado, los consumidores buscan más calidad y un precio más justo", lo que ha provocado una reducción en el margen de beneficio de las ventas.

    Actualmente la empresa Lladró, de origen familiar y creada en 1953, cuenta con 9 filiales, está presente en 13 países y salió por primera vez al exterior en 1965, cuando lo hizo a Canadá, para posteriormente consolidarse en el mercado estadounidense los años 70.

    Subir