2 de diciembre de 2020 2/12/20

Levan Koguashvili: “Mi filme es una alegoría de Georgia, un país noble en un momento histórico peligroso”

Levan Koguashvili: “Mi filme es una alegoría  de Georgia, un país noble en un momento histórico peligroso” - (foto 1)
  • Quchis Dgeebi / Street Days es un crudo retrato de la antigua república soviética

El director georgiano Levan Koguashvili ha presentado en rueda de prensa Quchis Dgeebis / Street Days, crudo retrato de la Georgia contemporánea que participa en la Sección Oficial de Largometrajes del Festival Internacional de Cine Cinema Jove, organizado por la Conselleria de Cultura y Deporte a través del Instituto Valenciano del Audiovisual y la Cinematografía, y con el patrocinio del IVAJ.

La película, una reflexión sobre los límites de la Europa capitalista, es el primer largometraje de ficción de Koguashvili. Emparentado estética y políticamente con autores del Nuevo cine rumano como Cristian Mungiu (4 meses, 3 semanas y 2 días) y Cristi Puiu (La muerte del Sr. Lazarescu), su filme retrata a una generación educada bajo pilares soviéticos incapaz de adaptarse a los nuevos cambios socio-políticos y económicos: “En la etapa comunista, mi país vivía una cierta prosperidad basada en la profunda corrupción de la URSS. Con la independencia de Georgia, la generación que tenía entonces 40 años no supo adaptarse a la nueva situación”.

Quchis Dgeebis / Street Days brinda una visión realista, sobria y contundente de los problemas que asolan la ciudad de Tbilisi: corrupción policial, pobreza, drogas, desempleo… El protagonista de este thriller secante con la comedia es Checkie, un hombre de mediana edad, en paro y adicto a la heroína. “Este personaje es una alegoría de Georgia, un país noble en un momento histórico peligroso”, ha explicado el director.

Periodista cinéfilo y cineasta periodístico
Sin decantarse de forma explícita por el periodismo o el cine, Levan Koguashvili comenzó sus estudios de cinematografía cuando estalló la guerra civil en Georgia. Tuvo que abandonar la carrera y empezó a trabajar como periodista para una televisión independiente de su país, de la que acabó siendo director.

Con una sólida trayectoria en el documental, Father and son (2003) y Women from Georgia (2008), un corto que participó en el Festival de Sundance, The Debt (2006), y siete años de experiencia cinematográfica en Nueva York, el joven director recurre a actores no profesionales y pocos movimientos de cámara en su debut en la ficción. “Rodar documentales es algo muy aconsejable para un director, porque aprendes a encontrar las claves cinematográficas de la realidad –ha opinado Koguashvili-. No quiero decir con ello que pretenda imitar la vida, sino empaparme de sus pequeños detalles y trasladarla al mundo de la ficción”.

Subir