10 de abril de 2021 10/4/21

Investigadores de la UPV participan en la restauración de un edificio de Gaudí en Barcelona

Investigadores de la UPV participan en la restauración de un edificio de Gaudí en Barcelona - (foto 1)
  • Han redactado el proyecto de restauración del pabellón de la portería de la Finca Güell, en Barcelona

MÁS FOTOS
Investigadores de la UPV participan en la restauración de un edificio de Gaudí en Barcelona - (foto 2)
Investigadores de la UPV participan en la restauración de un edificio de Gaudí en Barcelona - (foto 3)
Investigadores de la UPV participan en la restauración de un edificio de Gaudí en Barcelona - (foto 4)
Investigadores de la UPV participan en la restauración de un edificio de Gaudí en Barcelona - (foto 5)

Ventilación natural potenciada por energía solar y muros de tapia de tierra apisonada por su bajo coste y excelente aislamiento térmico. Es el legado de la genialidad arquitectónica de Antonio Gaudí, que sigue sorprendiendo en nuestros días. Ofrece una lección de sostenibilidad que tiene aúnmás valor porque data del siglo XIX. “Ha sido un disfrute”, explica Camila Mileto, directora del Centro de Investigación Pegaso -Centro de Investigación en Arquitectura, Patrimonio y Gestión para el Desarrollo Sostenible de la Universitat Politècnica de València. Ella es la arquitecta e investigadora que, junto con Fernando Vegas, ha redactado el proyecto de restauración del pabellón de la portería de la Finca Güell, en Barcelona, diseñado y construido por el arquitecto catalán,entre 1883 y 1887.

Este edificio fue el primer encargo que recibió Gaudí de su mecenas Eusebio Güell. El pabellón de la portería es un singular edificio octogonal, con dos cuerpos adyacentes. Está realizado con muros de tapia, con piezas decorativas a modo de sebkaárabe y ladrillo de dos colores.

Gaudí, un genio adelantado a su época

A Fernando Vegas López-Manzanares le fascina la genialidad de Gaudí. “Es un pabellón sencillo, pero es increíble la capacidad de este arquitecto en el diseño espacial y constructivo. Cómo lo relaciona entre sí y lo procesa en su cabeza”.

Este pabellón tiene tres cúpulas acabadas en cuello de botella, llamadas cúpulas hiperbólicas, en las que Gaudí colocó encima de sus orificios“unos conos metálicos oscuros, que calentaba el sol. Así creó un sistema de ventilación continua del edificio con energía solar”, explica el catedrático de la UPV.

Otra de las características del edificio es que está construido con muros de tapia, que permiten el aislamiento y son muy baratos. Según explica Vegas, es toda una “lección de arquitectura sostenible para nuestra época” porque es compatible usar materiales pobres para conseguir una construcción de gran valor arquitectónico.

Expertos en muros de tierra

Precisamente, con el paso del tiempo, esas paredes han acumulado humedad y presentan diferentes daños. Según explica Camila Mileto, “nos han llamado como expertos en el sistema constructivo de muros de tierra, para ver qué tipo de daños presenta el edificio y cómo se debe actuar”.

A lo largo de los siglos se han realizado diferentes intervenciones que han tapado el sistema original de ventilación natural del pabellón. Eso “ha favorecido la condensación interna de humedad lo que, unido a la filtración de agua por la cubierta, ha creado una serie de problemas en las cúpulas del edificio” que es necesario restaurar, según afirma la directora del Centro de Investigación Pegaso de la UPV.

Recuperar la sabiduría inicial

El proyecto, desarrolladopor el equipo de investigación de la UPV, consta de 163 planos y 500 páginas de memoria. Está realizado con métodos de última generación. Incluye el estudio histórico del edificio, el constructivo y el proyecto de restauración que es primordialmente, conservador. Como asegura la arquitecta y profesora de la UPV Camila Mileto, la restauración pretende “recuperar el edificio en su sabiduría inicial” tal y como lo concibió Gaudí. Está previsto que las obras de adecuación duren seis meses.

Subir