24 de noviembre de 2020 24/11/20

El impulso del Ayuntamiento en el Centro Histórico permitirá numerosas rehabilitaciones en 2017

    El concejal de Desarrollo Urbano y Vivienda, ha anunciado hoy que la población en Ciutat Vella “crece por primera vez desde que en 1991, fecha de la llegada al gobierno Municipal del PP, comenzara una caída imparable, como consecuencia del abandono al que fue sometido el Centro Histórico en las políticas municipales y a la falta de inversión”.

    La población del conjunto de los seis barrios de la Ciutat Vella se sitúa en 26.769 habitantes a 31 de diciembre de 2015, a punto de recuperarse la población de 27.100 habitantes del año 1991. En este último año se ha pasado de los 26.368 habitantes a 26.769 habitantes, con un incremento de 401 habitantes más.

    Para Sarriá, este es el inicio de la recuperación y rehabilitación de una manera decidida del centro histórico de nuestra ciudad, ya que en 2017 se iniciará obra pública a través de la empresa municipal AUMSA en la calle de Tapineria, y se pondrán en marcha las obras de urbanización de programas de actuación, como el de la calle Eixarchs en el solar ubicado junto a la Iglesia de los Santos Juanes y el mercado Central, en un espacio monumental, y cuya reparcelación se aprobó el pasado mes.

    Por otro lado, se están tramitando licencias para la rehabilitación de al menos una quincena de edificios en los diferentes barrios, en calles como Reloj viejo; Bolsería, Conquista, subida Toledano o Guillem de Castro.

    Desde la iniciativa pública están en marcha numerosos proyectos como la construcción de un edificio de viviendas en la calle Tapineria que gestiona la empresa municipal AUMSA; la rehabilitación para viviendas de los edificios de Doctor Collado junto a La Lonja, que antes de finalizar el año se licitarán; la rehabilitación y reconstrucción de la Casa del Relojero para centro sociocultural; o un nuevo equipamiento sociocultural para jovenes, que permitirá también conectar la calle de Guillem de Castro con la plaza del Pilar. Estos últimos proyectos se realizarán con cargo al Plan Confianza de la Generalitat.

    De la misma manera se pondrá en valor la muralla y el torreón árabe de la plaza del Ángel, donde se realizarán excavaciones; se rehabilitará el patrimonio y se construirá un jardín arqueológico, también con cargo al Plan Confianza, con una inversión en este caso de 4,5 millones de euros.

    Sarriá ha querido recordar a los propietarios que tienen sus edificios vacíos, su deber de rehabilitación o reconstrucción de solares, y en ese sentido ha manifestado que el Ayuntamiento está siendo implacable con esta dejadez que no tiene sentido alguno, y está dando órdenes de ejecución e incluyéndolos en el Registro Municipal de Solares y Edificios a Rehabilitar RMSER.

    Uno de ellos acaba de dar resultado y de esta manera se ha firmado el convenio urbanístico con los propietarios del solar de la calle Garrigues para que antes de dos años se haya concluido toda la documentación y se inicien las obras.

    ACTUACIONES EN LAS ZONAS DEGRADADAS

    Pero además, se están tramitando dos programas de actuación integrada, PAI, en la calle Beata, uno de los entornos más degradados de Velluters, y en la calle Zapateria de los Niños, en el barrio del Mercat, en el solar ubicado junto al edificio ADEIT-Empresa de la Universidad, con una nueva edificación que taparía las medianeras y un aparcamiento subterráneo para los residentes con unas 60 plazas, generando también una nueva plaza ajardinada.

    “Algo se está moviendo en el Centro Histórico, como consecuencia del trabajo realizado este primer año de gobierno municipal –ha señalado Sarriá- en el que hemos sido capaces de transmitir a los ciudadanos, propietarios y promotores la importancia de que Valencia disponga de una Ciutat Vella rehabilitada, con vecinos, comercios, actividad cultural y lugares para caminar con recuperación de espacio público.

    “Estamos poniendo en valor el corazón de la ciudad” ha dicho Sarriá, quien considera que ha habido tres decisiones importantes que están haciendo posible su rehabilitación. Por un lado, la rebaja de la tasa urbanística para rehabilitación de edificios en un 90%; por otro lado, el impulso de la empresa pública AUMSA que dispone de recursos para cumplir con su objetivo social en actuaciones en el Centro, y por último la decisión del gobierno municipal de apostar por la ciudad consolidada y proteger la huerta dejando sin efecto la recalificación de este espacio natural para orientar el crecimiento de la ciudad en la rehabilitación de los barrios y la mejora de equipamientos y espacios públicos.

    Los propietarios y promotores han entendido que la situación de Ciutat Vella no puede esperar por más tiempo, y todos estamos haciendo un esfuerzo por poner en valor uno de los mejores centros históricos de Europa, que dignificarán el patrimonio de todos los valencianos y evitará solares y edificios abandonados.

    Pero además Sarriá ha recordado a los propietarios de dos unidades de ejecución en el Barrio del Carmen (calle LLiria, Guillem de Castro) UA-22 y del entorno de la calle Conde Montornés que deben presentar los programas de actuación integrada con carácter inmediato, o se les encargará a la empresa municipal AUMSA por gestión directa.

    Se trata en ambos casos de dos espacios muy degradados, con solares y edificios a rehabilitar, situados en lugares estratégicos del barrio del Carmen y del barrio de la Xerea, y no pueden permanecer por más tiempo abandonados. “Los ritmos edificatorios en estos espacios singulares no pueden estar sujetos a intereses especulativos –ha señalado Sarriá- y por tanto los propietarios están incumpliendo con su deber de edificar y el Ayuntamiento será beligerante para que en este mandato puedan iniciar las obras estos dos sectores.

    Subir