29 de noviembre de 2020 29/11/20

El Hospital La Fe presenta la Unidad Multidisciplinar de Estimulación Cerebral Profunda

  • Esta cirugía beneficia sobre todo a los pacientes de Parkinson, distonías y temblor

  • Entre el 60% y el 80% de los pacientes presentan mejorías tras la intervención

  • Los trastornos del movimiento afectan a más de 62.000 pacientes en la Comunitat Valenciana

El Hospital Universitari La Fe ha presentado la nueva Unidad Multidisciplinar de Neurocirugía Funcional de Trastornos del Movimiento para el tratamiento integral de pacientes con este tipo de patología, sobre todo la enfermedad de Parkinson, distonía y temblor, y que pueden beneficiarse de la estimulación cerebral profunda.

Esta unidad multidisciplinar está integrada por profesionales de los Servicios de Neurología, Neurocirugía, Neurofisiología, Radiología, Psiquiatría y Anestesiología, ya que para el abordaje de los pacientes intervenidos es necesaria la colaboración de distintas especialidades y se favorece, además, una respuesta global a estos pacientes.

El doctor Juan Andrés Burguera, neurólogo y responsable de la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital La Fe, ha señalado que “la implantación de esta cirugía completa la asistencia integral ofrecida a estos pacientes en el Hospital La Fe y sienta las bases para la aplicación de futuros tratamientos que están en estos momentos en fase de investigación. Con todo, lo que se pretende es mejorar todo lo posible la calidad de vida de estos pacientes, tanto a nivel laboral como social.”

Actualmente ya han sido valorados diversos pacientes para someterse a esta intervención, que comenzará a realizarse después del verano. En estos momentos, cerca de cincuenta pacientes intervenidos en otros centros siguen su tratamiento en la Unidad de Trastornos del Movimiento en La Fe.

Se estima que los trastornos de movimiento afectan a más de 62.000 pacientes en la Comunitat Valenciana, ya que cerca de 50.000 presentan temblor, 10.000 sufren la enfermedad de Parkinson y 2.000 padecen distonías. Además, los expertos señalan que el número de afectados puede ir en aumento, debido al progresivo envejecimiento de la población y a que estas patologías se asocian con frecuencia a la edad avanzada.

La conferencia inaugural de presentación ha estado al cargo del doctor Andrés Lozano, investigador de terapias avanzadas de los trastornos del movimiento y pionero en la difusión de la aplicación de la estimulación cerebral profunda a ciertos trastornos psiquiátricos, como la depresión. Actualmente desarrolla su actividad profesional en el Departamento de Neurocirugía del Western Hospital de Toronto.

El doctor Lozano ha expuesto los principales avances a nivel mundial en Estimulación Cerebral Profunda en Neurocirugía Funcional, centrándose en las nuevas dianas terapéuticas para el abordaje de otras enfermedades neuropsiquiátricas, así como la posibilidad de mejorar la memoria en pacientes con la enfermedad de Alzheimer.

Neurocirugía Funcional para Trastornos del Movimiento
La estimulación cerebral profunda consiste en la implantación de electrodos en áreas concretas del cerebro, a través de un procedimiento quirúrgico, con la intención de modular la actividad cerebral y restaurar así el funcionamiento normal de los circuitos cerebrales, que se encuentran alterados en estas enfermedades.

Este tipo de intervenciones no sustituye las terapias médicas, sino que están integradas como una fase más del tratamiento global, que tiene como máxima finalidad mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren estas patologías y evitar la degradación que sufren con frecuencia en su vida laboral o social.

La cirugía de estimulación cerebral profunda es un tratamiento ampliamente reconocido por sociedades científicas como la Sociedad Española de Neurología, la Academia Americana de Neurología y el Instituto Nacional Británico de Salud y Excelencia Clínica, ya que según los estudios publicados, este procedimiento aporta mejorías de un 60% en los pacientes con enfermedad de Parkinson, entorno al 70% en distonías y de un 80% en los que padecen temblor.

Subir