23 de septiembre de 2020 23/9/20

La Filmoteca del IVAC descubre el cine experimental de Matthias Müller, hecho con retazos de clásicos de Hollywood

  • El ciclo es fruto de la colaboración con el Festival de Cine de Gijón y el Centro Galego de Artes da Imaxe

  • Proyectará tres programas de sus trabajos en solitario y con su inseparable Christopher Girardet

  • Su obra está considerada como una de las aportaciones más brillantes del cine de no ficción

La Filmoteca del Instituto Valenciano del Audiovisual y la Cinematografía, en colaboración con el Festival Internacional de Cine de Gijón y el Centro Galego de Artes da Imaxe, presenta del 3 al 10 de diciembre en la sala Berlanga una retrospectiva del cineasta y videoartista alemán Matthias Müller.

Presente recientemente en festivales como los de Cannes, Venecia, Berlín y Rotterdam, sus películas y vídeos forman parte de las colecciones de museos de la talla del Centro Pompidou de París, la Tate Modern de Londres o el MACBA de Barcelona.

Según destacaron fuentes del IVAC, entidad adscrita a la Conselleria de Cultura, Müller ha brindado una de las aportaciones más brillantes al cine de no ficción de las últimas dos décadas junto a su inseparable colaborador Chistopher Girardet. En este sentido calificaron a su trabajo como “una particularísima visión que indaga en la relación del espectador con las imágenes propias y las imágenes apropiadas del cine clásico”. Muchas sus obras se componen de retazos de títulos emblemáticos del Hollywood de los años cincuenta y sesenta, creando nuevas interpretaciones y situaciones a partir de esas imágenes ya conocidas.

El ciclo se compone de tres programas que abarcan desde 1990 hasta 2008 y se abre cronológicamente con Home Stories, un collage de fragmentos de melodramas clásicos de Hollywood filmados directamente del televisor que fue premiado en el festival de cortometrajes de Clermont-Ferrand. Concluirá con Contraluz, obra realizada al alimón con Girardet y que fue premiada en el Festival de Berlín. Además incluye una obra en solitario de Girardet, Pianoforte, de 2007, en la que se emplean 88 escenas de diferentes películas que muestran el acto de tocar este instrumento.

Si bien inicialmente Müller se dio a conocer con títulos vinculados a la reivindicación homosexual, su trabajo evolucionó hacia las formas del cine lírico y el found footage. Su mirada perspicaz sobre la obra de directores como Alfred Hitchcock en Phoenix Tapes, que se proyectará en Valencia, o de Douglas Sirk, le abrió las puertas del mundo del arte, más allá del círculo de la vanguardia audiovisual.

En la biografía de Müller, así como en su estética fílmica, confluyen Hollywood, la vanguardia, el cine queer y los radicales cambios que las tecnologías han experimentado en los últimos años. Su filmografía podría entenderse como una historia no escrita del cine experimental alemán contemporáneo, ya que ha pasado desde el Super 8 en los ochenta al trabajo con found footage (metraje encontrado), el diálogo entre imagen analógica y digital, hasta la instalación cinematográfica en museo.

De él se ha dicho que tiene ecos de cineastas como Jean Genet, Kenneth Anger, Bruce Conner, Derek Jarman o David Lynch, ya que su obra está empapada de una melancólica belleza. La memoria, el pasado y la Historia son temas habituales en su trabajo. Entre las constantes de su obra se halla el uso frecuente del negativo, del celuloide rayado o tintado, del sepia, y la doble exposición, que dotan a sus trabajos de un acabado desgastado a la par que evocador.

Subir