26 de septiembre de 2020 26/9/20

Detenidas dos personas como presuntas autoras de un delito de desobediencia, lesiones, alteración del orden y daños

  • Dos vigilantes de seguridad resultaron lesionados

Agentes de la Policía Nacional de esta Jefatura Superior de Valencia han detenido, sobre las diez de la noche del lunes, a una mujer y un hombre, de 31 y 35 años, de origen español y sirio, respectivamente, como presuntos autores de un delito de desobediencia, lesiones, alteración del orden y daños cometido en la noche del lunes, cuando vigilantes de seguridad de un hospital de Valencia fueron requeridos por el personal sanitario del centro para que el acompañante de una paciente abandonase los boxes, debido a que se había introducido en los mismos, gritando e increpando al personal, motivo por el que no podían desempeñar sus funciones con total normalidad.

Al parecer, los hechos ocurrieron en la noche del lunes, cuando los policías que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091, que en un hospital de Valencia los vigilantes de seguridad tenían retenidas a dos personas que se encontraban muy agresivas.

Inmediatamente, los policías se dirigieron al lugar y averiguaron que al hospital habían llegado dos personas, quienes querían ser atendidas en ese mismo acto, pero debido a que el estado no revestía gravedad y había un alto volumen de espera, no era posible, por lo que el hombre ya en ese mismo momento se puso violento, pero permaneció en la sala de espera para acompañantes, mientras la mujer permanecía en la de pacientes.

Transcurridos unos minutos, los vigilantes de seguridad son requeridos por personal sanitario del centro para que echasen a un hombre, debido a que éste se había introducido en los boxes de urgencias, gritando e increpando al personal, por lo que impedía el normal funcionamiento.

Seguidamente, los vigilantes trataron por todos los medios que esta persona abandonase las instalaciones por sí mismo, pero ante la negativa, se vieron obligados a utilizar la fuerza, momento en el cual este hombre empujó a uno de los vigilantes, quien se golpeó con el cajetín de la manguera de extinción de incendios, rompiéndose el cristal, así como que el mismo resultó lesionado.

En estos momentos, cuando la mujer se percató que estaban sacando a su pareja del recinto, comenzó a ponerse violenta, por lo que el personal sanitario solicitó que también abandonase el lugar y cuando los vigilantes trataron de hacerlo comenzó a golpearlos, resultando lesionado otro de los vigilantes.

A la llegada de las patrullas policiales, estas dos personas continuaron con la misma actitud e incluso dieron un manotazo a un equipo de transmisión tirándolo al suelo, así como un empujón a un componente de una de las patrullas policiales.

Finalmente, los policías tras realizar las comprobaciones oportunas procedieron a su detención como presuntos autores de un delito de desobediencia, lesiones, alteración del orden y daños.

Los detenidos, con antecedentes policiales, pasaron a disposición del juzgado de instrucción número catorce de Valencia

Subir