29 de noviembre de 2020 29/11/20

El Club de Atletismo Valencia Terra i Mar repetirá como equipo atlético más galardonado a nivel nacional

El Club de Atletismo Valencia Terra i Mar repetirá como equipo atlético más galardonado a nivel nacional - (foto 1)
  • El club patrocinado por la Diputación de Valencia ha obtenido más de 40 títulos nacionales absolutos en 18 años

MÁS FOTOS
El Club de Atletismo Valencia Terra i Mar repetirá como equipo atlético más galardonado a nivel nacional - (foto 2)
El Club de Atletismo Valencia Terra i Mar repetirá como equipo atlético más galardonado a nivel nacional - (foto 3)
El Club de Atletismo Valencia Terra i Mar repetirá como equipo atlético más galardonado a nivel nacional - (foto 4)
El Club de Atletismo Valencia Terra i Mar repetirá como equipo atlético más galardonado a nivel nacional - (foto 5)
Con la consecución de la séptima Copa de España de Clubes, el Club de Atletismo Valencia Terra i Mar cierra casi definitivamente una temporada que lo vuelve a encumbrar como el equipo atlético más galardonado a nivel nacional.

La temporada 2010/2011 toca a su fin, y a pesar de que hasta octubre habrá tiempo de nuevas marcas, en conjunto, el equipo valenciano revalida su supremacía nacional en las tres grandes competiciones por equipos.

La suma de títulos en los últimos 18 años, únicamente en tres competiciones, Copa de S.M. la Reina, Liga Nacional de Clubes y Copa de España de Clubes, alcanza la estratosférica cifra de 42 entorchados de los 43 posibles.

A excepción de la Copa de S.M. la Reina de 1998, el Club de Atletismo Valencia Terra i Mar lo ha ganado todo, sin sumar a esta “cuarentena” de triunfos están los tres campeonatos de España de Campo a través, el de Europa de 2009, o los 10 subcampeonatos europeos. Un botín que no sólo ha pulverizado cualquier registro español, sino que hasta donde alcanza la memoria deportiva, no se conoce conjunto deportivo alguno que haya alcanzado esta cifra, tanto en España como fuera de ella.

El último de la saga sería el logrado el pasado martes en la falda del Montjuic, donde a los pies de la estatua ecuestre de Sant Jordi realizada por Josep Llimona en 1924, se sitúa el Estadio Municipal Joan Serrahima.

Bajo un sol de castigo el equipo dispuesto por Blanquer haría frente a la adversidad para hacer prevalecer su supremacía. De las veinte pruebas dispuestas se contaba con un fallo de inicio. La baja de Torrijos se suplía en el relevo corto, pero no en los 100 metros vallas, una victoria a priori segura se dejaba escapar.

A esta se le sumaría las diferentes interpretaciones del reglamento por parte de los jueces del territorio nacional, quienes tras avisar que Margarita Fuentes-Pila se encontraba en el cuarto de baño dieron por cerrada la cámara de llamadas, dejando fuera de la prueba de 800 a la integrante del Valencia, así como a la del F.C. Barcelona en idéntico quehacer.

Con tan sólo cinco equipos en litigio, y todo el tiempo del mundo, la prueba se disputaría con tres atletas. Un nuevo fallo para el equipo valenciano. Por suerte a la llegada de los relevos ya se habían ganado 11 pruebas, pues en ese momento llegaría la consecuencia de otra odisea.

Belén Recio se había levantado a las 6.30 de la mañana, a las 8 cogería un vuelo en Sevilla que le llevaría a la ciudad condal para participar en el relevo de 4x400. La situación se complica de tal manera que acaba teniendo que recorrer los más 1.000 kilómetros que separan la capital hispalense de la condal por vía férrea. La tensión acumulada pasó factura, y en pleno calentamiento para disputar una prueba estipulada a la atlética hora de las 23.40, los gemelos dijeron basta. La cordobesa quedaba fuera de combate, y el relevo fuera del programa.

Diecisiete pruebas computadas, doce triunfos, tres segundos puestos, y un cuarto. Setenta y siete puntos, catorce sobre el F.C. Barcelona, segundo clasificado. Y la séptima edición de la Copa de Clubes recaía nuevamente como las anteriores ediciones en el equipo de la capital del Turia.

Destacarían los registros de Berta Castells (66.47) en martillo; Amparo Mª Cotán (23.96) en los 200 metros lisos; Nora Aida Bicet (56.80) con la jabalina. O los (5.72) de la jovencísima Ana Martín-Sacristán en el foso de longitud.

Bea Montero se despide del atletismo
Sin lugar a dudas el momento más emotivo llegaría con la entrega del trofeo. En lo más alto del cajón, Beatriz Montero Gómez, la humildad y el tesón en persona, recogía de manos del presidente de la Real Federación Española de Atletismo el máximo galardón. La vallista por excelencia del Valencia, una de las quince mejoras marcas españolas de todos los tiempos en los 400 metros vallas.

Campeona de España en todas las categorías, medalla de bronce en los 400 metros lisos de la Gimnasiada de 1994, novena en la Copa del Mundo de 2002, “cuelga los clavos” después de catorce temporadas en las filas del Club de Atletismo Valencia Terra i Mar. A sus 33 años sería séptima en el último campeonato de España disputado en su tierra, y en un ejemplo más de profesionalidad y discreción, quiso despedirse como es ella, sin estridencias, algo que no permitieron sus compañeras, recibiendo el honor de alzar su último título en su extenso palmarés.

 

Subir