6 de abril de 2020 6/4/20

El Centre del Carme muestra la cara oculta del consumo capitalista en ‘Between debris and things’

El Centre del Carme muestra la cara oculta del consumo capitalista en ‘Between debris and things’ - (foto 1)
  • La muestra ‘Between debris and things’, seleccionada dentro de la ‘V.O convocatoria de comisariado’, cuestiona el sistema capitalista y la modernidad y señala las consecuencias del consumo desmesurado

  • El proyecto presenta a una serie de creadores que trabajan a partir de objetos y materiales encontrados y proponen una nueva forma de relación de equilibrio entre las personas, la naturaleza y los objetos

El Centre del Carme Cultura Contemporània exhibe ‘Between debris and things’ una exposición que se podrá ver hasta el 19 de abril que muestra la cara oculta del consumo capitalista.

El director del Centre del Carme, José Luis Pérez Pont, y el comisario de la muestra, Antonio Ruiz Montesinos, han presentado esta mañana la exposición acompañados por algunos de los artistas.

‘Between debris and things’ es un proyecto expositivo seleccionado en la ‘V.O. convocatoria de comisariado’ del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana. La muestra reúne las obras de Jørund Aase Falkenberg, Elena Aitzkoa (Álava, 1984), Anaís Angulo Delgado (Málaga, 1985), Lucía C. Pino (València, 1977), Alberto Feijóo (Alicante, 1985); Albert Gironès (Tarragona, 1995), Christian Lagata (Jerez de la Frontera, 1986) Julia Llerena (Sevilla, 1985), Jesús Palomino (Sevilla, 1969) y Julià Panadès (Mallorca, 1981).

En la exposición ‘Between debris and things’ se cuestiona el sistema capitalista y la modernidad a partir de teorías que critican el antropocentrismo y que señalan las consecuencias del consumo desmesurado y describen un paisaje decadente o en el que la naturaleza termina imponiéndose.

El proyecto presenta a una serie de creadores que están trabajando a partir de objetos y materiales encontrados. Los diferentes artistas recogen estos objetos que han quedado en desuso y, a través de las prácticas artísticas los presentan ante el público en algunos casos para que estos cuenten su propia historia y en otros aparecen transformados cambiando su aspecto ruinoso por la belleza de una obra de arte, mostrando una narrativa ‘reciclada”’.

Pérez Pont ha señalado que “esta exposición nos muestra la contradicción entre creación y destrucción: a medida que la humanidad avanza en lo que llamamos progreso va dejando atrás toda una serie de elementos en desuso, basura, una tendencia que no sabemos si vamos a ser capaces de invertir”.

El director del Centre del Carme considera que “‘Between debris and things’ no pretende ser una mirada pesimista de nuestro entorno sino plantear preguntas al espectador, no tanto desde la teoría sino desde las emociones”.

“La emergencia climática es una preocupación mundial y a lo largo de este 2020 va a ser uno de los ejes de la programación del Centre del Carme y del Consorci de Museus, mostrando el compromiso de esta institución y de la creación contemporánea con esta crisis que amenaza el planeta” ha señalado Pérez Pont.

El director del Centre del Carme ha explicado asimismo que “esta muestra nos permite reconocer el trabajo y las preocupaciones de dos artistas valencianos, Lucía C. Pino y Alberto Feijoo, en relación con las prácticas de otros creadores españoles y europeos en la línea de nuestra ‘V.O. convocatoria de comisariado’”.

Según Antonio Ruiz Montesinos “la muestra parte de una corriente nueva de pensamiento según la cual los objetos no están por debajo de la humanidad ni a su servicio, sino que existe una relación simétrica. La generación de residuos es la consecuencia de esta creencia de que la naturaleza está al servicio de la humanidad, por no ser capaces de entender ese equilibrio”.

Ya en los años 60 Robert Smithson hablaba sobre los objetos abandonados, mostrándonos la cara oculta del consumo capitalista. En su texto ‘A Tour of the Monuments of Passaic’ (1967), Smithson realiza una estrategia de resignificación de las ruinas industriales del Passaic, enfocando su atención en contextos urbanos de periferia. Estos espacios, definidos como “paisajes entrópicos”, son espacios abandonados, a medio camino entre la ciudad y lo natural. Los monumentos que describe son el resultado del intento fallido de ordenación de la naturaleza por parte del hombre y están, como ruinas contemporáneas, en pleno proceso de reabsorción por parte de la naturaleza.

Nuestro momento presente está definido por dos situaciones en principio contrapuestas: por un lado, cada vez es más evidente como la velocidad de crecimiento que requiere el capitalismo va a dejar un rastro imborrable de basura y modificaciones sobre el planeta. Por otro lado, desde la filosofía actual, se habla cada vez más de desplazar del centro al ser humano como intérprete del mundo.

Según el comisario de la muestra “la exposición es un muestrario de que las cosas se pueden hacer de otra manera, señalando una nueva relación entre las personas, la naturaleza y los objetos” y ha destacado que “estos artistas no están imponiendo un significado a los objetos sino que ese significado nace de su relación con el objeto”.

El trabajo de Jørund Aase, ‘Supernova’ (2014), parte de un fuerte planteamiento ecologista. Trata de incluir un vacío existencial para provocar nuevas actitudes contemplativas a través de la presencia directa de los materiales, a los que deja que cuenten su propia historia.

Elena Aitzkoa es escultora y poeta, aunque su práctica abarca también la música y la ‘performance’. El conjunto de piezas seleccionado forman parte del proyecto ‘Zarza Corazón’. Las piezas tienen aspecto de hatillos, un conglomerado de diferentes fragmentos de objetos que la artista recupera y reconfigura para crear nuevas relaciones.

Anaís Angulo en ‘Sorolla – Leví’ (2018 – 2019) recolecta muebles y objetos abandonados que son después restaurados mediante técnicas relacionadas con la construcción de mobiliario: los reviste con guata o gomaespuma, los tapiza, los grapa o los pinta, un ejercicio de cuidado que pretende mitigar el abandono que han sufrido.

Las piezas que presenta Lucía C. Pino pertenecen a su proyecto ‘Place no emphasis’. Estas piezas consisten en una serie de objetos cotidianos -como un bombo, unos espejos o unos cilindros de hormigón- que han sido intervenidos mediante diferentes materiales, estableciendo una relación simétrica con ellos.

La pieza de Alberto Feijóo ‘Banco de sala / estructura de almacenaje’ es una estructura multifuncional: hecha para ser contemplada y a la vez es una pieza de mobiliario que ofrece un lugar de descanso para observar el resto de obras. Sobre su superficie encontramos una serie de imágenes impresas en tela que nos trasladan a otro territorio.

‘@espontani’ es una cuenta de Instagram que lleva en activo desde el año 2016. En ella, Albert Gironès documenta intervenciones creadas de forma espontánea a partir de objetos que encuentra en la calle y que quedan después en el espacio público.

Las piezas de Christian Lagata mezclan referencias a lo privado y a lo público, contextos que el capitalismo difumina cada vez más. Sobre una plataforma alicatada -como las paredes del estudio de Lagata- se disponen una serie de piezas que hacen referencia a los diferentes espacios de la ciudad contemporánea.

Julia Llerena presenta una pieza, ‘La habitación propia’ (2020), en la que continúa utilizando objetos y materiales que encuentra deambulando. Habitualmente Llerena organiza estos objetos en dos dimensiones -como en un pentagrama- pero en esta ocasión construye un habitáculo que hace referencia a la cabaña primitiva, un espacio de introspección y de pensamiento.

Julià Panadès presenta un conjunto de piezas realizadas a partir de plásticos y diferentes materiales que encuentra por las playas de Mallorca. Con estos materiales, Panadès improvisa pequeñas intervenciones efímeras en forma de altares o tótems, que le permiten imaginar rituales para proteger el planeta de la acción humana.

Por últumo, Jesús Palomino presenta una nueva edición de carteles de la serie ‘Atlas of abandoned objects’, que viene realizando desde el año 2012. En estos carteles, Jesús Palomino documenta el encuentro fortuito con objetos abandonados en diferentes ciudades de todo el mundo.

Subir