2 de marzo de 2021 2/3/21

La Catedral exhibe para su veneración la cadena y la argolla del martirio de San Vicente en el siglo IV

La Catedral exhibe para su veneración la cadena y la argolla del martirio de San Vicente en el siglo IV - (foto 1)
  • En la capilla de la Resurrección, junto con el brazo incorrupto del santo

MÁS FOTOS
La Catedral exhibe para su veneración la cadena y la argolla del martirio de San Vicente en el siglo IV - (foto 2)
La Catedral exhibe para su veneración la cadena y la argolla del martirio de San Vicente en el siglo IV - (foto 3)

La Catedral de Valencia exhibe, para su veneración, la cadena y la argolla de época romana que sujetaron en el siglo IV, durante su martirio, a San Vicente Mártir, patrón de la Archidiócesis y de la ciudad de Valencia, reliquias que pueden contemplarse en la capilla de la Resurrección junto con el brazo incorrupto del santo.

San Vicente, según se recoge en los relatos de su martirio, ocurrido en el año 304, fue cargado de cadenas y trasladado desde Zaragoza, “por eso estas reliquias responden a este hecho histórico y reflejan su martirio y entereza, fortaleza y paciencia en todas las fatigas que sufrió, también en la cárcel y en los interrogatorios, lo que le convierte en un ejemplo de fidelidad en la fe y de amor a Jesucristo”, ha indicado José Verdeguer, canónigo de la Seo y director del Museo Catedralicio.

La cadena y argolla eran propiedad de la congregación de las agustinas ermitañas, que las custodiaban en el antiguo monasterio de San José y Santa Tecla de El Vedat, en la localidad valenciana de Torrent, y ahora, tras abandonar el convento, han donado al Arzobispado estas reliquias, que han sido depositadas de forma permanente en la Catedral, ha explicado.

Esta comunidad de religiosas tuvo como primer emplazamiento el centro de Valencia, cerca de la calle del Mar y junto a la capilla situada en la cárcel donde estuvo prisionero San Vicente, en la calle que por este hecho se llama Cárcel de San Vicente. Precisamente en este lugar, cada 22 de enero, con motivo de la fiesta del patrón de Valencia, se veneran estas reliquias durante la procesión estacional, cedidas para la ocasión por las agustinas.

Este año “a causa de la pandemia no se celebrará este viernes la procesión estacional pero sí se realizará una procesión claustral, por el interior de la Seo, y la cadena y argolla se podrán venerar en la capilla de la Resurrección, no sólo en la fiesta de San Vicente sino todo el año”, ha aclarado Verdeguer.

Igualmente, las religiosas también han donado una corona y otra argolla, ambas de plata, que se colocaban en la imagen de “Sant Vicent el Pobret” el día de la fiesta. Esta imagen se encuentra actualmente en la parroquia Cristo Rey de Valencia, ubicada junto al monasterio de La Roqueta, basílica sepulcral del patrón de la ciudad y último lugar en el que estuvo el monasterio de las agustinas en la capital.

Subir