elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

La Basílica de la Virgen instala la lápida del cardenal valenciano Ricard María Carles

La Basílica de la Virgen instala la lápida del cardenal valenciano Ricard María Carles - (foto 1)
  • Con el epitafio “Vivo lo que he creído”

MÁS FOTOS
La Basílica de la Virgen instala la lápida del cardenal valenciano Ricard María Carles - (foto 2)
La Basílica de la Virgen instala la lápida del cardenal valenciano Ricard María Carles - (foto 3)

La Basílica de la Virgen de los Desamparados de Valencia ha instalado en las últimas horas la lápida funeraria del cardenal valenciano Ricard María Carles, sobre la tumba en la nave central del templo en la que recibió sepultura el purpurado tras su fallecimiento el pasado 17 de diciembre. La inscripción incluye el epitafio escogido por el cardenal: “Vivo lo que he creído”.

La lápida es de mármol y está encabezada por el escudo episcopal del cardenal Carles con su lema “Ut unum sint” (“Que todos sean uno”). Bajo el escudo, aparece la siguiente inscripción en castellano: “Ricardo María Carles y Gordó. Cardenal presbítero de la Santa Iglesia Romana del título de Santa María de la Consolación. Arzobispo emérito de Barcelona. Nació el 24 de septiembre de 1926 en Valencia. Descansó en el Señor el 17 de diciembre de 2013 en Tortosa. 'Vivo lo que he creído´”.

La expresión “del título de Santa María de la Consolación” hace referencia a la iglesia del barrio Tiburtino de Roma que le fue confiada a Ricard María Carles por el papa Juan Pablo II cuando le nombró cardenal el 26 de noviembre de 1994.

Debajo de la inscripción, está incluida una cruz y la expresión latina “In pace” (“En la paz”), que aparecía tradicionalmente en los primeros cementerios cristianos.

El enterramiento del cardenal Ricard María Carles, el pasado 19 de diciembre, fue el segundo realizado en la Basílica en sus más de 300 años de historia, después del también cardenal valenciano Juan Bautista Benlloch y Vivó (Valencia,1864 – Madrid 1926), que recibió sepultura en la Basílica de la Virgen el 3 de mayo de 1931.

Subir