elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

El Ayuntamiento de València ya cuenta con el proyecto de la Unidad de Igualdad de los barrios de Torrefiel y Orriols

El Ayuntamiento de València ya cuenta con el proyecto de la Unidad de Igualdad de los barrios de Torrefiel y Orriols - (foto 1)
  • La concejala Lucia Beamud resalta que “este recurso, diseñado con perspectiva de género, contribuirá en la descentralización de las políticas de igualdad”

Los barrios de Torrefiel y Orriols contarán con una Unidad de Igualdad que se habilitará en un local municipal de la plaza Salvador Allende. El Ayuntamiento ya tiene el proyecto de ejecución de las obras de reforma de este espacio “que se ha llevado a cabo con perspectiva de género”, según ha resaltado hoy la concejala de Igualdad, Políticas de Género y LGTBI, Lucía Beamud, al dar a conocer el citado proyecto en el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, “y con el objetivo de conseguir una igualdad efectiva y real con acciones a pie de calle”.

El nuevo recurso municipal albergará un servicio de atención primaria, según el modelo desarrollado en la zona del Marítimo, “que se presta desde el año 2016 con resultados muy positivos”, ha asegurado la edil, tras explicar que “la nueva Unidad de Igualdad, que responderá a uno de los objetivos del Plan Marco de Igualdad entre Mujeres y Hombres de la ciudad: el de descentralizar las políticas de igualdad, ofrecerá asesoramiento e información a las mujeres sobre sus derechos. Y también será un centro municipal idóneo para  para la atención e información a las mujeres víctimas de violencia de género”. De hecho, según el proyecto, “este equipamiento dispondrá tanto de zonas para la socialización y la relación como de otras que permitan mayor grado de privacidad, para atención personalizada y para serenar y calmar”.

La concejala Lucia Beamud ha indicado que las actividades que se programarán anualmente en este espacio, “irán dirigidas especialmente a mujeres con necesidades de apoyo emocional, psicológico, social, jurídico y cultural y a componentes de asociaciones de mujeres o asociaciones de otro tipo, que trabajan los principios de igualdad entre mujeres y hombres”.

Por lo que respecta a la perspectiva de género aplicada a la hora de elaborar el proyecto de obra de este nuevo recurso municipal, Lucia Beamud, ha aclarado que se ha tenido en cuenta, por ejemplo, su ubicación, “en una plaza céntrica y de importante representatividad en la zona para fomentar la actividad de la misma y la existencia de equipamientos de barrio, y en un local próximo a aparcamiento y la infraestructura ciclista del entorno, así como con conexiones de transporte público (ya que cuenta con paradas a menos de 250m)”.

“En general, ha señalado, la valoración del impacto de género es favorable, puesto que en todo el proceso del proyecto, desde la elección del lugar, hasta la contratación, el planteamiento y metodología de proyecto, como los criterios de diseño y definición y resolución de necesidades, se ha integrado el principio de igualdad de forma transversal, desarrollando las medidas necesarias para producir un beneficio equivalente para mujeres y hombres. Lo que no significa que los beneficios sean idénticos para ambos sexos, pero sí que las oportunidades de aprovechamiento para las mujeres y los hombres serán equivalentes, considerando su situación de partida y su diferente realidad social”.

Al hablar del diseño, la concejala ha manifestado que prioriza la conciliación, accesibilidad y calidad espacial vinculada al confort y la sensación de acogimiento. Así, por ejemplo, Introduce equipamiento para cubrir las necesidades que se desprenden de los cuidados y la conciliación de estas tareas con las de acudir a una oficina de atención.  Por ejemplo, dispondrá de espacios destinados a lactancia (con  distintos grados de privacidad), al cuidado de la infancia (con cambiadores) y espacios para espera y juego de las criaturas.

“En general, el espacio estará organizado con el objetivo de garantizar la visibilidad y cuidado de las criaturas a la vez que se pueda disponer de la intimidad y privacidad que se requiera. Para conseguirlo ha sido muy importante la manera en que se resuelve la accesibilidad (más allá de cumplir requerimientos meramente normativos) atendiendo a aspectos físicos y sociales para asegurar que cualquier persona sea cual sea su edad o condición física pueda utilizar el espacio de manera autónoma. Un ejemplo de ello es que el espacio está pensado para que niños y niñas puedan utilizarlo sin peligro, puedan interactuar y jugar con los elementos que lo componen”, ha aclarado.

Finalmente, el vestíbulo no será un espacio neutro sino con actividad, donde la espera se combina con actividades como el juego infantil y la lactancia.

Subir