21 de octubre de 2020 21/10/20

El Ayuntamiento reasfaltará la autovía de El Saler en el tramo de acceso a la ciudad

El Ayuntamiento reasfaltará la autovía de El Saler en el tramo de acceso a la ciudad - (foto 1)
  • El pago medio a proveedores se sitúa en 24,37 días, “muy por debajo de los 76,51 días de la media nacional”

MÁS FOTOS
El Ayuntamiento reasfaltará la autovía de El Saler en el tramo de acceso a la ciudad - (foto 2)

Los trabajos para repavimentar y renovar el asfaltado de la autovía de El Saler en el tramo de acceso a la ciudad, con una inversión de más de medio millón de euros, comenzarán próximamente y se ejecutarán durante un mes, según ha explicado esta mañana en rueda de prensa la vicealcaldesa y portavoz municipal, Sandra Gómez, para quien se trata de “una actuación importante porque es una carretera que usan miles de vecinos todos los días”. La Junta de Gobierno ha aprobado el proyecto de mejora de esta infraestructura y, entre otras cuestiones, ha propuesto publicar los datos del período medio de pago a proveedores de septiembre de 2020, que se sitúa en 24,37 días, “muy por debajo del nivel nacional de las administraciones locales, que en julio de este año, es decir, hace apenas dos meses, estaba en 76,51 días”.

El proyecto de repavimentación de la autovía V-15, en el tramo de la glorieta de El Saler al punto kilométrico 3, es “una actuación importante que llevaban reclamando mucho tiempo los vecinos y vecinas que utilizan la carretera de El Saler de los diferentes pueblos del sur de la ciudad”, ha indicado Gómez. Los trabajos de renovación del asfaltado, con un presupuesto de más de medio millón de euros, “se van a empezar ya” y tendrán un plazo de ejecución de aproximadamente un mes.  La munícipe ha hecho hincapié en que se trata de “una carretera que usan miles de vecinos todos los días”, por lo que la mejora de “una de las principales arterias del sur de la ciudad” supondrá “tener una carretera más dignificada, con menos baches”.

Sandra Gómez, acompañada del vicealcalde y portavoz Sergi Campillo, ha informado en rueda de prensa de este y otros asuntos abordados en la Junta de Gobierno Local. Así, la también tenienta de alcalde se ha referido a los datos correspondientes al período medio de pago a proveedores (PMP) de septiembre de 2020, que se sitúa en 24,37 días, “muy por debajo del PMP a nivel nacional de las administraciones locales, que en julio de este año, es decir, hace apenas dos meses, estaba en 76,51 días”. Para la concejala, ello indica que en “València estamos en el buen camino de la buena gestión”, pues “todos los trabajos que se realizan se pagan debidamente a nuestros proveedores”, lo que “era una de las premisas de la anterior legislatura y que continúa en esta: que el Ayuntamiento sea un motor de desarrollo de la economía local y que los trabajos que contrata se vayan pagando regularmente a sus proveedores y, por lo tanto, no haya ninguna pequeña empresa que se vea obligada al cierre de su actividad comercial porque la Administración le adeude grandes sumas de dinero”.

El órgano colegiado del gobierno ejecutivo municipal ha aprobado asimismo “inversiones por valor de más de tres millones de euros, que irán destinados a la mejora de la red de abastecimiento de agua en la ciudad y que forman parte de inversiones plurianuales que están sirviendo para mejorar la calidad del agua de grifo que llega a nuestras casas”. En concreto, “la nueva tubería de la avenida Balears y la del paseo de la Ciutadella, que da continuidad a la mejora de la red y enlaza el paseo de la Petxina y calle Blanqueria con la avenida Jacinto Benavente, con un presupuesto de más de dos millones de euros ambas actuaciones”. Por otra parte, se mejorará el equipamiento del pozo de Benimàmet, con una inversión medio millón de euros.

En cuanto a los temas del área de Urbanismo, se ha propuesto la modificación del plan parcial del sector Malilla Nord, ya que “se habían detectado problemas para la construcción en aquellas manzanas donde las normas urbanísticas del plan exigen para la edificación de cada manzana la existencia de un ‘proyecto unitario’, pero al ser parcelas de diferentes propietarios, no quedaba muy claro cómo desarrollar ni qué se entiende como un ‘proyecto unitario’”. Esta situación “generaba problemas a la hora de dar licencia para construir en las diferentes parcelas del sector” y “para evitar este problema, se ha redactado una modificación de las normas urbanísticas que elimina ese requisito, manteniendo el carácter vinculante de la alineación exterior y del resto de normas que tiene el plan en esa zona”. El objetivo es “evitar que València sea una ciudad donde imperen los solares vacíos por todos los problemas de degradación urbana, convivencia y de mala calidad de nuestros barrios que genera” y “poner facilidades para que estos vacíos urbanos poco a poco vayan haciendo y consolidando barrio”.

Respecto al programa de actuación integrada (PAI) de la Font de Sant Lluís, que contempla el soterramiento de “casi una decena de grandes torres eléctricas”, se ha efectuado una modificación puntual a causa de la complejidad técnica de soterrar las líneas por debajo del nuevo cauce del río, que ha obligado a mantener temporalmente una de las torres. “El cableado eléctrico cruza por debajo del nuevo cauce del río y pasa por la V-30” y, además, “hay que ponerse de acuerdo con otro municipio, con Xirivella”, ha explicado la regidora. “Se ha hecho una modificación puntual del plan para que no haya ningún edificio colindante, que toda la zona de alrededor sea espacio público para estacionamiento y determinadas zonas verdes para intentar separar lo máximo posible cualquier edificio residencial o dotacional público”. Además, “se ha consensuado con el Ministerio ciertos viarios, tanto de la V-31 como de la carretera de Malilla en sus entronques  con  la  V-30”.

Subir