4 de diciembre de 2020 4/12/20

La auditoría municipal señala que el 33% de los gastos se ha tramitado incorrectamente

    El concejal del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia Pedro Miguel Sánchez ha asegurado “que un año más” la Auditoria Municipal “saca a la luz las irregularidades de la gestión en gasto, inversiones o en la concesión de subvenciones” de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Además, ha continuado, “demuestra que ha habido una subida de impuestos a todos los valencianos por igual”.

    Según ha explicado, la intervención municipal ha presentado la Auditoría anual sobre los gastos y los ingresos tramitados por el Ayuntamiento de Valencia en 201 y sobre un total de 11.976 expedientes de gastos, el informe de auditoría ha analizado con detalle el proceso de gestión en 537 expedientes y 431 millones gastados en 2013. En total la auditoría analiza una muestra de expedientes y estima que gastos por 143 millones de euros se han tramitado incorrectamente, o que en lenguaje de la auditoría, que han merecido una “observación significativa”, lo que supone el 33% de todo el gasto municipal analizado.

    El concejal Sánchez considera que “si el 33% del gasto analizado se ha tramitado incorrectamente, supone un porcentaje muy elevado, ya que de cada 3 euros gastados 1 se ha hecho mal. Por eso hay que recordarle a la alcaldesa que cumplir la ley es una obligación, incluso para ella”.

    En 2013 se ha analizado con detalle la contrata de la Ayuda a Domicilio (lote 2), adjudicada a GESMED en julio 2011, y que supuso un coste para el Ayuntamiento de 2 millones en 2013. El informe de auditoría no ha detectado incidencias significativas, por lo que se valora favorablemente su funcionamiento

    Subvenciones

    La Auditoría detecta que el 20% del importe concedido en subvenciones merece una observación significativa por haberse concedido sin justificar la ausencia de concurrencia y/o por justificación inadecuada o incompleta. La Auditoría señala que se concedieron 1.642 subvenciones por un total de 26 millones, y que se han detectado estas graves irregularidades en 174 que suman un total de 5,3.

    Pedro Miguel Sánchez considera que “la gestión de las subvenciones ha sido uno de los puntos negros de la gestión de la alcaldesa, de hecho estuvo desde 2003, en que se aprobó la ley general de subvenciones, incumpliendo dicha ley al no tener un plan estratégico de subvenciones. El año pasado se rectificó a propuesta del grupo socialista, pero la gestión del dinero en subvenciones sigue siendo inadecuada como demuestra la auditoria”.

    Sin mejora en la contratación

    En los contratos municipales la causa principal de las “observaciones significativas” es por haber realizado el gasto sin autorización ni fiscalización previa, “al igual que en ejercicios anteriores” señala el informe, por tanto parece que no hay manera de mejorar la gestión. El concejal socialista Sánchez manifiesta “que este dato, que ya he sido denunciado anteriormente por mi grupo, es una muestra del descontrol del dinero público en el gobierno de Rita Barberá, que confunde el ayuntamiento con su propiedad particular, cuando no es así y por ello tiene que cumplir la ley”

    En relación con la Auditoría anterior, los gastos que han merecido estos graves reparos en 2013 superan a los de 2012, pero el importe que representan es algo menor. En números, sobre una muestra de 60 expedientes, 33 son correctos, 24 incorrectos y en 3 no se ha obtenido información suficiente.

    El informe finalmente señala como especialmente grave el hecho de que en 9 de los 24 expedientes incorrectos, se produjo además falta de cobertura presupuestaria, son por tanto gastos encargados por algún responsable municipal sin expediente y sin disponer además de fondos para el pago.

    Falta de personal

    Finalmente el informe señala que sólo tres funcionarios han trabajado en la Auditoría y que la falta de reemplazo desde 2011, para una vacante de técnico, obliga a reducir la muestra analizada. Si hasta ese año se pudieron analizar anualmente 2.200 expedientes, en los años posteriores la muestra se ha reducido a unos 1.700. El concejal Pedro Miguel Sánchez recuerda que este hecho “ya se denunció en la comisión de hacienda porque al haber menos personal hay menos control, algo que va en contra de la transparencia demandada por la ciudadanía”.

    Gastos sin cobertura

    Los “gastos sin cobertura” pasan de 110 millones a 52, lo que se podría presentar como un éxito por la aplicación de controles, pero según Sánchez “sigue suponiendo una gravísima irresponsabilidad en la gestión, dado que la causa es que en 2012 se firmaron créditos por 183 millones con el ICO para el pago a proveedores de facturas en los cajones, pero a pesar de ello aún aparecen 52 millones “sin cobertura””.

    Los contratistas o proveedores afectados por tener deudas “sin cobertura presupuestaria” son principalmente AUMSA con 8,6 millones, aunque casi todo este importe corresponde a los retrasos en el pago del Pont de Fusta (7,8 millones), Unión Fenosa a la que se debían 7,9 millones, expropiaciones por 5,9 millones, y las contratas de limpieza de SAV y FCC. El informe indica que empeora el porcentaje de gastos que figuran en esta cuenta 413, lo que va claramente contra la transparencia en la gestión. Sólo el 41% de los gastos tramitados como “reconocimientos extrajudiciales” en 2013 y en el primer semestre de 2014, estaban correctamente contabilizados. La auditoría estima que más del 80% de estos gastos deberían estar contabilizados.

    Pedro M. Sánchez ha declarado que en la Comisión de Hacienda del martes planteará que “el equipo de gobierno debería tomar conciencia de que la gestión debe mejorar de año en año, para favorecer de verdad la transparencia y evitar el despilfarro en la gestión de los fondos públicos de todos los valencianos”.

    Auditoría de Ingresos

    La gestión no ofrece el llamativo nivel de irregularidades señaladas en la auditoria de los gastos, ya que en general los expedientes con anomalías solo suponen el 4,8% del total. Esto es 162 expedientes incorrectos sobre 3.330. La causa principal de las anomalías es la falta de informes preceptivos.

    Incremento de la presión fiscal

    La auditoria muestra los incrementos en la recaudación, principalmente en el caso del IBI, que desde el inicio de la crisis en 2008 ha pasado de 170 millones, a 207 de “derechos reconocidos” en 2013: 37 millones mas, cuando mas dificultades han tenido las familias para hacer frente a sus gastos. También se indica que las bonificaciones en el IBI que habían supuesto 7,2 millones en 2012, se han reducido a 2,8 en 2013. En total todas las bonificaciones de 2012 sumaron 8,7 millones, pero esta cifra se redujo en 2013 hasta 3,6 millones, esto ha supuesto que 5,1 millones han dejado de ser renta disponible para los contribuyentes.

    Este incremento del IBI, decidido por el Gobierno de Rajoy el 31 de diciembre de 2011 para dos años, se ha mantenido hasta 2014, aunque a la vista del año electoral se vaya a reducir en 2015.

    El concejal socialista Pedro Miguel Sánchez ha considerado que “estos datos sobre un incremento de impuestos como el IBI demuestra una vez más las mentiras de Rita Barberá cuando decía que congelaba los impuestos. La realidad es que en 2012, 2013 y 2014 los valencianos han pagado más por el IBI”.

    Las deudas de la Generalitat Valenciana

    La auditoría pone de relieve, según el Grupo Socialista, que la Generalitat es la mayor deudora entre todas las Administraciones. A 1.1.2013 debía 34 millones, y durante 2012 sólo abonó 14. La Generalitat tiene partidas pendientes de pago desde el año 2004. En relación a estos datos el concejal Sánchez considera “impresentable el silencio cómplice de Rita Barberá con los gobierno del PP”.

    Reintegro de subvención

    En 2013 el Ayuntamiento tuvo que devolver 117.000 euros al Ministerio de Administraciones Públicas, por una subvención de 200.000 euros de 2008 para implantar la “administración electrónica”. El motivo fue la incorrecta justificación, de esa cifra 17.000 euros eran por intereses.

     

    Subir