7 de diciembre de 2019 7/12/19

La Fe aconseja mantener hábitos saludables nutricionales en verano para evitar enfermedades

La Fe aconseja mantener hábitos saludables nutricionales en verano para evitar enfermedades - (foto 1)
  • Algunas de las patologías que se podrían desarrollar serían problemas cardiovasculares, y a la larga, diabetes

  • Las poblaciones infantil y anciana son las más vulnerables a sufrir deshidratación durante el verano

Con motivo de la llegada del verano, desde el Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitari i Politènic La Fe  aconseja mantener una correcta alimentación y hábitos de vida saludables para prevenir posibles patologías, sobre todo cardiovasculares y, a la larga, de diabetes mellitus.

Según la doctora María Argente, del Servicio de Endocrinología y Nutrición de La Fe, “durante esta época del año no se puede descuidar la alimentación y disponer de mayor tiempo libre debe ser entendido como una forma de dedicar más tiempo a nuestra salud ya que somos lo que comemos. Una alimentación saludable y equilibrada evita la aparición de enfermedades como la obesidad, diabetes y previene la aparición de determinados tipos de cánceres”.

Por este motivo, desde este servicio se recomienda mantener un buen estado de hidratación, con el incremento de ingesta de agua y alimentos que la contengan como fruta y hortalizas. Además, se han de eliminar las bebidas azucaradas, alcohólicas, café o zumos envasados.

También, se insiste en la importancia de moderar el consumo de carne, las cantidades de comida, los alimentos con grasa y los helados. Estos últimos, junto con los dulces, no son alimentos fundamentales y no constituyen parte esencial de una alimentación sana. Se recomienda que su consumo sea ocasional, controlado y conocer su composición nutricional.

Por último, Silvia Martín, nutricionista del Hospital La Fe, aconseja “seguir el modelo de dieta mediterránea, basada en las cinco comidas diarias, tres principales y dos más ligeras a mitad de mañana. En estas comidas hay que asegurarse la utilización de aceite como principal grasa de adición, consumo diario de frutas, verduras, legumbres, pan y otros alimentos procedentes de los cereales, preferiblemente integrales. También, sustituir el consumo de carnes rojas y procesadas por pescados, huevos y alimentos frescos”.

Todo esto se debe coordinar con un incremento de la actividad física con el fin de evitar aumentos de peso, y practicarla de forma suave o moderada al menos unas 4 o 5 veces por semana.

Intoxicaciones alimentarias durante los viajes

En aquellos casos en que se viaje y se realicen comidas fuera de casa, para evitar intoxicaciones alimentarias, algunos consejos que nos pueden resultar muy útiles son: lavar y desinfectar las frutas, verduras y hortalizas, no romper la cadena del frío de los alimentos ni exponer los más sensibles a temperatura ambiente.

Además, se aconseja tomar agua embotellada, así como, evitar las salsas elaboradas con huevos o consumirlas inmediatamente y no tomar productos no etiquetaos y que no ofrezcan garantía sanitaria.

Alimentación en menores y mayores en verano

El verano es una estación del año en la que se suele olvidar de los hábitos nutricionales saludables y dos de los colectivos más vulnerables por estas circunstancias son los niños y niñas y las personas de edad avanzada.

El principal problema es la deshidratación. Según nos comenta la doctora Argente, “tanto en edad preescolar como escolar se recomienda una ingesta diaria de 1.500-2.000 ml al día, 6-8 vasos de agua, y la población anciana, salvo contraindicación médica, una ingesta de agua de entre 2.000-2.500 ml al día, 8-10 vasos de agua”.

Por este motivo, se recomienda beber líquidos con frecuencia, reducir el consumo de bebidas azucaradas, tomar agua aunque no se tenga sensación de sed, consumir alimentos con alto contenido en agua, como frutas y verdura fresca. En este sentido, las ensaladas, gazpachos, salmorejos y cremas frías de verduras son muy buenas opciones como entratantes en las comidas.

Además, no hay que olvidarse de la importancia del control en el consumo de comida que en verano y no abusar de la ingesta de alimentos con alto aporte calórico. Según la doctora Argente, “en Europa se estima, aproximadamente que el 10% de la población menor de 14 años y el 20% de la población adulta padece de obesidad. Esto supone un problema importante de salud que, a la larga, puede acompañar de comorbilidades como pueden ser la diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión arterial, aumento del ácido úrico, entre otros”.

ocultar
La Fe aconseja mantener hábitos saludables nutricionales en verano para evitar enfermedades
Subir