4 d’agost de 2020 4/8/20
Per Ángel Padilla
Yo, animal - RSS

Un Manifiesto y un Canto atronaron ayer en Zaragoza contra la tortura taurina

    FOTOS
    Un Manifiesto y un Canto atronaron ayer en Zaragoza contra la tortura taurina- (foto 1)
    Un Manifiesto y un Canto atronaron ayer en Zaragoza contra la tortura taurina- (foto 2)
    Un Manifiesto y un Canto atronaron ayer en Zaragoza contra la tortura taurina- (foto 3)
    Un Manifiesto y un Canto atronaron ayer en Zaragoza contra la tortura taurina- (foto 4)
    Un Manifiesto y un Canto atronaron ayer en Zaragoza contra la tortura taurina- (foto 5)
    Un Manifiesto y un Canto atronaron ayer en Zaragoza contra la tortura taurina- (foto 6)

    "Hoy estamos aquí concentrados para volver a protestar sobre la tauromaquia, para volver a decir toda la verdad sobre esta tradición que avergüenza un país, donde se valora más el mantener a base de subvenciones el maltrato animal que invertir en sanidad."

    Con tal contundencia arrancaba el manifiesto leído en la concentración, donde se veían, separados por las distancias de seguridad que impone la pandemia covid aún latente en el mundo, en largas hileras de activistas con camisetas del Santuario Corazón Verde, Anonymous for the Voiceless, Amnistía Animal y, en fin, numerosas asociaciones aragonesas animalistas que prepararon esta concentración del día 5 de julio de 2020 en la Plaza del Pilar, contra la tortura taurina, por un mundo donde los animales no humanos sean, de una vez y ya, respetados. Llama la atención, al margen de estos legítimos postulados morales, el hecho que se protesta (como paradógico, de sentido común): que se destine dinero desde los gobiernos a festejos donde se degrada y martiriza un animal, por puro placer de un puñado de sádicos, y la Sanidad, que tan diezmada ha quedado por los hurtos de los sucesivos gobernantes de este país y cuyos resultados de tal desastre se han visto en la lucha de los sanitarios contra los enfermos del covid19, donde una verdadera masacre ha sucedido en todos los hospitales sin los recursos más mínimos...

    "Ha quedado demostrado durante la pandemia vivida que la sanidad pública necesita más inversión, y un debate vivido durante el confinamiento fue el dar o no dar subvenciones a la tauromaquia."

    El manifiesto relata después el sufrimiento, tortura inefable, que padece un toro que sale malditamente a una plaza. Lo que padece interiormente es fácil imaginarlo viendo las distintas armas que sus verdugos usan durante lo que llaman la lidia, que no es tal porque el toro sale drogado, cansado, enfermo, cegado por estar muchas horas en la oscuridad y salir de pronto al doloroso sol. Es un toro famélico, muchos nada más salir mueren de infarto, y no precisamente de pánico, que lo padecen, sino por la medicación que les inyectan para que durante el viaje y las largas horas en chiqueros, del estrés, no se partan en dos -como ha ocurrido algunas veces- las astas de golpear las paredes para intentar escapar. Inmovilón es uno de los medicamentos de circo que se usan para noquear ese estrés, un toro blando, dicen los mismos taurinos en sus tratados de tauromaquia y se lamentan, de que ya los toros de ahora no son como los de antes. Antes no se les "afeitaba", efectivamente. El toro salía con las puntas naturales de sus astas, ahora se las liman y redondean, cuestión que explica por qué cuando, cada miles de toros masacrados, un torero es corneado, casi nunca muere, porque el arma de defensa del toro se ha reducido a algo inofensivo; toda la tauromaquia aparte de sadismo supremo es mentira, es falso. Ni siquiera se conocen popularmente las mermas del toro, una vez aterriza en los ruedos -cualidades que para el campo le son maravillosas- y en los ruedos lo condenan y los toreros lo saben: por ejemplo la miopía del toro, acostumbrado a ver lejanías en espacios abiertos, de cerca ve peor y al tener los ojos separados como caballos y burros para ver a los lados, decía: los toreros saben esto y siempre se colocan en "un ángulo muerto" para engañar al animal, sobre todo cuando se dirigen a clavarle la maldita espada.

    Sólo una mafia de grandes banqueros y personajes ricos enquista este anacronismo histórico en este país. Porque aquí casi todo el mundo ya pasa de los toros, como se diría coloquialmente. Fijémonos en las cifras que el manifiesto leído vierte:

    "En España ha quedado demostrado que la gente no quiere toros. El 78% de la población se opone a subvencionar los espectáculos taurinos. El 84% de la juventud no está orgullosa de vivir en uno de los pocos países donde todavía se practica la tauromaquia. Desde 2007 los festejos taurinos han caído un 63,4% y la asistencia a eventos taurinos no llega a un 5,9%."

    La ONU instó en 2018 al Estado español a que prohibiese la participación de menores en eventos taurinos a fin de prevenir los efectos dañinos por su carácter violento, “un ruego ignorado por el Gobierno de Aragón desde su inicio”, denuncian desde las más de 50 organizaciones convocantes de la protesta. Y lamentan que con dinero público se subvencione el “capricho” de una minoría en detrimento de mayorías necesitadas."

    A la protesta acudieron cerca de 100 personas -que para estar encuadrada en el ámbito covid y con el calor que está cayendo sobre España estos días, como experto en estos marcos puedo decir que fue un éxito de concurrencia- asistió la cantautora zaragozana Rocío Ro, quien cantó el tema "Por nosotros dos", impresionante la interpretación que quedó coronada, en su final brutal de guitarreo como de batalla, por multitud de aplausos.

    Un tema que considero una de las mejores canciones que se han hecho sobre alguna de mis letras. La voz de Rocío es de tal calibre que se puede decir es de las más insólitas y auténticas, y poderosas, de este país. Es como la voz de una mujer salvaje (en el sentido que yo le doy a salvaje a tal palabra hermosa) arengando, echándole la bronca, a todo un presente de personas quietas ante el dolor, personal y ajeno. Su carácter heavy hace que el potencial de su presencia se torne mucho más emotivo, duro, hermoso. Rocío ha tocado tanto en solitario -actualmente está preparando canciones propias- como en bandas que ha fundado o cofundado, antes del confinamiento venía de hacer dos giras nacionales en la banda Abismo.

    La actuación de "Por nosotros dos" ha quedado grabada, afortunadamente. Y por otro viejo conocido en las artes zaragozanas, el cantante del grupo punk "4 gramos". La canción la grabará Rocío Ro próximamente. Pues la hicimos como se hacen las cosas de lucha, como quien está en el frente esquivando metralla, yo la escribí entre las hierbas altas y descuidadas de mi jardín, en menos de una hora, y ella le puso música en tres horas, el mismo viernes pasado. Posteriormente, eso sí, giró la canción musicalmente en una forma perfecta, dotándola de mayor redondez de la versión borrador, para haberse convertido, ya, en un tema mítico, realmente poético, duro y memorable.

    Por ahora os dejamos la letra. Yo me guío por la pura intuición, por lo que escucho en "el aire", y he escuchado que he de decir lo siguiente. La canción, si así lo queréis, es el Himno antitaurino de Zaragoza.

    "Por nosotros dos"

    Dime, amor,
    si algún día termina mi condena, tú
    estás allí
    entre otras hermanas tristes
    que mueren de pena.

    Me llaman toro y me secuestran del campo,
    ya me arrancaron de mi madre llorando.
    Toda mi vida es una cruz.
    ¿Qué he hecho yo a España?, contra esta multitud...

    Ahora viene el torero
    y es cuando más te recuerdo.
    En los valles del corazón
    no cesará nunca nuestra canción.

    El torero introduce su espada,
    mi cabeza cae, no digo nada.
    Llaman cultura a matar,
    lo que no callo es lo que voy a recordar.

    Mira, amor,
    hay gente hablando hoy por los dos y tú
    estás allí
    y yo estoy a tu lado
    y yo estoy a tu lado
    y yo estoy a tu lado
    en esta canción de desamor
    Por la crueldad
    De la humanidad
    Contra la libertad
    Del resto de vidas

    Y tú estás aquí
    y yo a tu lado
    en nuestra canción.

    Pujar