31 d’octubre de 2020 31/10/20
Per Ángel Padilla
Yo, animal - RSS

La fantasmada de Let's Adopt ante la Justicia

    FOTOS
    La fantasmada de Let's Adopt ante la Justicia- (foto 1)

    Ayer miércoles los periódicos, entre ellos este en que escribo, nos sorprendían con una noticia increíble, increíble por no esperada, pero a un tiempo y sobre todo, alegre (por el tiempo en que quienes luchamos de verdad por los animales deseábamos que este milagro ocurriese). La noticia es la detención del administrador de la web Lets Adopt (el nombre del detenido y de la "ONG" al inicio únicamente aparecía en el diario Las Provincias, ahora aparece en distintos diarios). Lets Adopt es conocida por los viejos del animalismo, entre los que estoy, por ser el lugar desde donde actúa, o actuaba (junto a otros), sobre todo el detenido Ivan J. Ch., publicando fotos escabrosas de animales malheridos, muy enfermos, por los que se pedía mucho dinero para aliviarles el dolor, operarlos y devolverles a la vida (muchos de ellos eran auténticos muertos en vida, las fotos que han desfilado por la página facebook de Let's Adopt son de las más terribles vistas de animales maltratados o víctimas de enfermedades extremas). Y eso se debía a una cosa, este espacio no estaba destinado a ayudar a "todos" los animales, como ya sabíamos los que lo sabíamos, sino a mostrar sólo los más vapuleados, que son, por lógica, los que más pena e impacto causan en la gente que por casualidad recala en ese espacio en red (aunque también había una legión de asiduos que compartían día tras día las publicaciones, que como un folletín de historias de "monstruos de la Ópera", hacían la ola a este esperpento extremo). Let's Adopt, así, ganaba el aporte altruista a través de la emoción. Conocen muy bien la rapidez en que el usuario se mueve en la red y cómo impactar con un sólo golpe de vista, con textos explicativos deliberadamente lacrimógenos, incluso escritos con mayúsculas, violentas mayúsculas.

    El primer periódico que expone los detalles de que la organización investigada por estafa es Lets Adopt, como digo, es Las Provincias. De dicho diario, del que conozco su rigurosidad, tomaré los datos más concretos ofrecidos al público. Así como del texto publicado en el portal de la Policía Nacional y del Ministerio del Interior sobre los hechos.

    La Policía Nacional informa que desde enero de 2018 hasta hoy, son "700.000" euros los que Ivan J. se habría enbolsado con las donaciones que cientos de particulares aportaron creyendo que era para los animales publicitados. La Policía Nacional de Paterna informa de que la investigación sobre el principal sospechoso arroja que éste sólo dedicaba de las donaciones para los animales un 15%, destinando el resto para otros fines, sobre esto se apunta que Ivan llevaba una vida de altos lujos. Ese elevado nivel de vida que mantenía Ivan J. no correspondía con las cantidades declaradas por el detenido tras investigar sus sociedades. Sólo en alquiler de inmuebles pagaba 10.000 euros al mes. Lets Adopt se manifiesta, graciosamente, hacia afuera como una ONG sin ánimo de lucro.

    La Policía registró las tres casas de Paterna donde residían los implicados y detuvo al principal acusado. Asimismo los agentes intervinieron material informático y descubrieron que algunas operaciones de perros que se realizaron en un centro veterinario de Silla, fueron facturadas luego a varias personas y por unas cantidades cinco o seis veces mayor que el verdadero coste.

    Ivan Jiménez en la red facebook se mostraba con el sobrenombre de Víctor Lharkill y se hacía pasar por veterinario cirujano.

    ATRAPAN A TRAVÉS DE LA EMOCIÓN (AUNQUE SEA CON TÉCNICAS BURDAS Y MEDIOCRES)

    Como digo, los viejos y viejas del lugar (del animalismo) ya conocemos los pasos de este tipo y sus adláteres. En la investigación policial aparecen dos sospechosos que la Policía denomina de menor relevancia. Pero son muchas más las personas que "ayudaban" de alguna forma, como poco en función de "ganchos" en red, en los numerosos años que lleva este grupo actuando recaudando dinero instrumentalizando a los animales.

    La Plataforma NAC, en 2016 publicaba un artículo de título "Cuando la solidaridad es un negocio. ¿Chorizos animalistas?", donde dice: "De Lets Adopt llama la atención lo cruento de cada rescate, las impactantes imágenes de las cirugías, la música trágica que acompaña esas duras imágenes. Pero aún más impresionan las cantidades que reclaman y, parece ser, recaudan. Esta asociación se hizo conocida en España a raíz del caso de TIDUS, y ha ido sumando casos conflictivos desde entonces."

    Efectivamente, como dije antes las notas de petición monetaria eran ridículas, esperpénticas. El modelo expresivo constante era narrar la supuesta vida que llevó el animal rescatado antes de caer enfermo horriblemente o contraer todas las heridas y abruptas complicaciones de salud que evidentemente, por las fotos y vídeos, tenían. Pero recuerdo, por las explicaciones del lugar de donde supuestamente eran rescatados, que de un perro en Lets Adopt decían que "(nombre del perro) pasó mucha pena, su amiga era la soledad, su única compañía era una piedra en esa terraza, con la que no podía hablar", cito de memoria pero recuerdo que nombraron a una piedra como su única amiga. Así, muchos nos preguntábamos cómo la gente picaba ante ganchos tan rabiosamente torticeros como aquel "Entren a ver a la mujer barbuda". 

    Al fin, lo realmente preocupante, al menos para mí, no es el dinero que presuntamente (usemos el lenguaje jurídico) puedan haber birlado a tantas personas, sino las formas que han usado para llegar a los animales -Lets Adopt viajaban a donde fuera necesario para buscar a "la mujer barbuda y al hombre serpiente" más llamativo- y las formas que deben haber usado a la hora de trasladarlos, quién sabe por qué situaciones habrán hecho pasar a esos inocentes. Digo esto a la luz de 1. quienes usan a los animales como instrumento de lucro, nada les importan dichos animales, a partir de ahí uno puede imaginar las situaciones más diversas. 2. como ejemplo de lo que antes digo: uno de los vídeos que pude ver en el seguimiento que muchos le hacíamos regularmente a esta vil feria de los heridos, fue uno que se producía en la puerta de un centro veterinario: se veía a una (presunta) veterinaria obligando a andar mediante una correa a un perro que literalmente tenía una de las patas traseras rota, oscilándole literalmente en el aire, partida, y en el vídeo la voz en off conminaba a la gente a ayudar, porque fijaos lo mal que está, entre todos podemos, "¡(nombre del perro) nos necesita!" Ver ese vídeo dolía, nadie que tenga un mínimo no ya de sensibilidad, sino de seriedad sanitaria, obligaría a moverse y mucho menos a andar a un ser vivo con un hueso roto de esa manera. Si fueron capaces de lo narrado para generar impacto, la pregunta lógica es: ¿de qué otras cosas no lo habrán sido?

    Al cerrar esta nota de opinión colegas me pasan un vídeo esperpéntico en que el administrador de la falsa ONG aparece explicando a sus "seguidores" lo flipante, según sus propias palabras, de todo lo que le ha pasado. En fin, cuando uno maneja un personaje muchos años al parecer con el tiempo se lo cree. Pero a la Justicia esas lloriqueras encubiertas y esos victimismos típicos de esos perfiles, nada le interesan. Personalmente espero como poco se logre cerrar para siempre ese sitio de la humillación animal. Y para él y el mayor número de presuntos cómplices, la condena más dura posible y que jamás puedan poner las manos encima de ningún animal.

    Pujar