14 de desembre de 2019 14/12/19
Per diversos autors
Tribuna Naranja - RSS

Extremadura, capital Alicante

    Desde que el pasado 1 de enero se quedaran atrapadas un centenar de personas en un tren de media distancia que cubría el trayecto entre Badajoz y Madrid. La opinión pública y los medios de comunicación nacionales tienen la vista puesta en todo lo que suceda en esa zona de España y guarde relación con el paupérrimo estado de la infraestructura ferroviaria.

    Parece que en Alicante con tener el AVE en funcionamiento desde 2013 tenemos todo hecho y todo lo contrario, a intramuros hay mucho trabajo por hacer. Resulta cuanto menos pintoresco que el eje Alicante-Murcia con cerca de ¿1.500.000? de habitantes tenga un servicio de ferrocarril lamentable, con trenes que llamarles antiguos es decirles un piropo a esas reliquias... pero bueno, tenemos una alternativa en forma de autovía, eso sí un pelín saturada y con accidentes más que frecuentes, pero nada, poca cosa.

    No es normal que para cubrir un trayecto de apenas 20 km, que son los que separan a Alicante y Elche dichas reliquias empleen aproximadamente 40 min en completar dicho trayecto u hora y media si nos referimos al trayecto de unos 75 km que separan a Alicante de Murcia y que encima de todo no haga parada en un aeropuerto que al año mueve cerca de 15 millones de pasajeros. No es normal que para cubrir un trayecto de 45 km como los que separan Alicante y Benidorm, se emplee una hora y cuarto en realizar dicho trayecto. No es normal que una ciudad con 100.000 habitantes como Torrevieja, ni tan siquiera tenga ferrocarril, porque se lo quitaron hace más de tres décadas.

    No es normal que para ir de Elche a Benidorm en autobús y viceversa, tengas que hacer transbordo en Alicante, habiendo servicios de bus que realizan trayectos con paradas en ambas ciudades pero estén bloqueados por capricho de la Generalitat. No son normales muchas otras cosas, pero en Alicante, nada es normal.

    Cristian Sánchez Sánchez.

    ocultar
    Extremadura, capital Alicante
    Pujar