22 d’agost de 2019 22/8/19
Per Santiago Ríos
Con todos mis respetos - RSS

El Paro Agrícola

Hay días en que las personas no deberíamos levantarnos de la cama. Hoy, después de presenciar por televisión el encierro de Pamplona, he tomado mi coche para dirigirme a la alquería.

Circulando por el camino Llombay, casualmente me he encontrado con “la cuadrilla” del paro agrícola. Eran las 8’20 h. de la mañana. 8 aguerridos ciudadanos 8, pertrechados con variopinta indumentaria estival, estaban al acecho de todo vehículo que se cruzaba, a derecha e izquierda, sin dar golpe productivo, en la cuneta del camino. Ahora bien, apoyaban su porte erguido, con una especie de azada, como nexo de unión entre las manos y el suelo.

De regreso, a los 10 minutos, ya solo habían 5. De ellos 3, “descansaban” fumándose un cigarrillo y los otros 2, seguían “contando” los coches que pasaban. ¿Dónde podían estar los 3 restantes?. Seguramente, el responsable del reparto de peonajes, debe tenerlos controlados.

La importante y necesaria tarea, a la cual están destinados miles y miles de euros, muchísimos más de los que ustedes se imaginan, es la limpieza de caminos rurales que dan acceso a otra gran cantidad de huertos abandonados que incumplen la ordenanza municipal que regula su limpieza.

¿Por qué, no se dedican estas cuadrillas a limpiar esas explotaciones sumidas en el olvido, pasando posteriormente los gastos de limpieza al propietario o propietaria, con lo que se recuperaría la inversión a fondo perdido que supone al ayuntamiento, toda este gran dispendio económico que no beneficia en nada al municipio?.

Estuve presente en el “famosillo” Pleno, en el cual estos mismos “trabajadores”, se manifestaron ruidosamente con pitos y gritos, pidiendo trabajo y más dinero para el paro agrícola. Pues, lo que les acabo de proponer cumple sus dos reivindicaciones. Si el Ayuntamiento hace cumplir la ordenanza y comunica a todos los propietarios de huertos abandonados que se va a proceder a la limpieza de los mismos, “con un mismo tiro, mataremos dos pájaros”.

Las resecas arcas municipales, no se verán afectadas por la sanidad agraria y los trabajadores, con la cantidad de huertos que tenemos en obligado barbecho, tendrán trabajo, para durante todo el año. Y más aún, se eliminará de una vez por todas, los riesgos de incendios, aumento de roedores y los “abocadors” ilegales de muebles y residuos domésticos.

¿No creen ustedes que esta sería una manera más digna y productiva, de tratar el grave problema que nos afecta cada verano?.

¿Queda algún ciudadano en Burriana, capaz de no ruborizarse, cuando ve como se despilfarran sin sentido, tantas y tantas horas que deberían ser aprovechadas en otros menesteres?.

Señores concejales, señoras concejalas y señores funcionarios, señoras funcionarias, ya va siendo hora de que alguien de nuestro Ayuntamiento, “le ponga el cascabel al gato”.
Para más INRI, tras dar unas (bastantes) vueltas por el barrio, para aparcar el coche (esta es otra asignatura pendiente de todos los gobiernos que pasan por el Ayuntamiento), al fin lo he conseguido. Yendo a mi domicilio, caminando por la acera, he estado a punto de tener un desagradable percance.

Al llegar a la esquina, se me ha abalanzado un ciclista que salida circulando por encima de la acera, de una calle lateral. He intentado hacerle reflexionar, sobre la peligrosidad que supone circular con bicicleta, por donde deben hacerlo los peatones. Aunque el presunto kamikaze tendría unos 30 años, no me ha hecho el más mínimo caso, siguiendo circulando por el mismo sitio y en dirección prohibida.

Creo que no habrá entendido mis palabras, pues sus rasgos étnicos no pertenecían a la raza que mayoritariamente habita Burriana. Me he quedado observándole y unos metros más allá, ha descargado su ADN, por vía de un coloreado y espeso esputo.

Algunos viandantes se han solidarizado rápidamente conmigo, contándome situaciones semejantes que les ha tocado soportar. Parece ser que son muchas las personas que utilizan las aceras como carril bici y esta es una costumbre que a la corta, puede provocar una desgracia irreparable.

Independientemente que hay que controlar los aparcamientos y los cascos de los ciclomotores, no estaría nada mal que la policía municipal hiciera un severo seguimiento, a estos aprendices de siniestros con dos ruedas.

 5 comentaris
Ciclista
Ciclista
31/08/2009 06:08
Desgracia irreparable pues si...

Es verdad, el día que no podamos circular por la acera y nos obliguen a compartir la calle con los coches (ni siquiera en Mislata respetan la velocidad de 30 por hora vigente en muchas de nuestras calles. Ese día si que habrá desgracias irreparables. Ya hay normativa en algunas ciudades y se puede circular por la acera si supera una cierta anchura, en caso contrario se puede circular pero a velocidad de peatón, en ningún caso se puede circular al doble de esta velocidad. Saben cuantos accidentes mortales de ciclistas a peatones han ocurrido en valencia. Ninguno. Y en Mislata? pues lo mismo cero. Menos alarmas, y más formentar el uso de la bicicleta, es una verguenza que en Mislata, Valencia y otras, apenas se use la bicicleta, que perezosos y estadísticamente que entrados en carnes estamos.

ocultar
El Paro Agrícola
Pujar