8 de desembre de 2019 8/12/19
Per Santiago Ríos
Con todos mis respetos - RSS

Expolio cultural

    Ayer 12 de octubre, estuve con unos amigos en la alquería familiar, celebrando la fiesta de “l’Axiamo” que forma parte del más arraigado patrimonio cultural, de nuestra ciudad. No faltó la tradicional caldera, tras la cual entramos a degustar los dulces postres caseros, acompañados por una “sucosa” tertulia, en la que como siempre intentamos dar solución a los variopintos problemas que pululan por Burriana.

    Criticamos a nuestros mandatarios, por no haber mitigado las pasadas inundaciones en los poblados marítimos, echando las culpas a los urbanizadores, a los que para conseguir la bandera azul desviaron en su día acequias y desagües que llegaban a la playa del Arenal, al emisario del alcantarillado. Y como no, al afamado funcionario de la tercera planta, por firmar licencias de obras sin tener en cuenta que las mismas estaban taponando el desagüe natural, de las aguas pluviales.

    También consideramos populista y fuera de lugar, la moción que van a presentar los partidos de la oposición, para que los 5 millones de euros del Plan Camps que no se sabe de donde tienen que venir, ni por donde vendrán, para los obras de adecuación y reforma del Teatro Payá, se destinen a las obras de alcantarillado del puerto para evitar otro desastre vecinal. Deberían informarse adecuadamente nuestros ediles, antes de vendernos humo.

    Si lo que pretenden es aumentar el número de votos, es muy sencillo. Presenten una moción en la que lo que resta de esta y otras dos o tres legislaturas, los sueldos y demás haberes que perciben alcalde y concejales, sean destinados a esas obras. Este dinero si que es municipal y pueden destinarlo a las obras que ustedes quieran. Si lo hacen, yo seré el primero en aplaudirles.

    Esta mañana he vuelto a la alquería, para tratar de poner las cosas en orden, pues se nos hizo de noche y allí no tenemos luz eléctrica. Cual ha sido mi sorpresa que los amigos de lo ajeno, la pasada noche o esta madrugada, han roto la cancela, la valla metálica, la puerta de la alquería y la de los aperos de labranza. Se han llevado el caldero de cobre, la comida y bebidas que dejamos y las cosas de valor que les ha parecido.

    Curiosamente no han tocado ninguna de las bebidas que contienen alcohol, con intención de despistar a la policía o porque presuntamente profesan una religión que les prohíbe beberlas. La misma religión que les prohíbe robar y les castiga con la amputación de la mano.

    Resumiendo, entre los daños ocasionados y los objetos sustraídos, ha supuesto la hazaña de los sinvergüenzas, la cifra de más de 1000 euros, según la tasación que he tenido que efectuar, para presentar la denuncia a la Guardia Civil que muy amablemente y con resignación me han atendido, previa inspección ocular de la patrulla móvil que han aparecido a los cinco minutos de avisarles.

    Impecable el servicio de la Benemérita, pero insuficiente, porque siguen siendo más los que delinquen que los que nos defienden y los vecinos de la zona ya comenzamos a sentirnos hartos de tener que ir 3 ó 4 veces al año a la Comandancia, para presentar denuncias que no sirven para nada.

    Por otro lado las compañías de seguros no quieren asegurarnos los inmuebles, debido al alto índice de siniestralidad de la zona, al no encontrase dentro del casco urbano.

    La Policía Municipal y la Patrulla Rural, no consiguen acabar con esta plaga y los propietarios que aún mantenemos las antiguas alquerías, casi todas ellas del siglo XIX y principios del XX, conservando el Patrimonio Rural de nuestros antepasados, se nos está acabando la paciencia. Primero fueron los huertos, los que han sufrido el abandono progresivo y el segundo paso serán las alquerías que no sucumbieron a la vorágine especuladora, de la era de los PAI’s.

    De un tiempo a esta parte, se ha puesto de moda ir los primeros jueves de mes a los plenos municipales, con pancartas, pitos y otros aditamentos, a manifestarse ante los representantes de los ciudadanos, para reivindicar y conseguir ciertas mejoras en sus peticiones.

    Yo quisiera que todos los que estamos o tenemos que sufrir, esta furiosa oleada de expolios, nos hermanáramos en una asociación cultural a favor de la defensa del Patrimonio Rural de Burriana y que se nos escuchara alguna vez, en manifestación cívica por las calles de la ciudad, en los plenos municipales, en la prensa, en la televisión, en la radio o donde ustedes quieran y si es preciso, ante la misma Conselleria de Cultura, para que quién corresponda, ponga lo que tenga que poner y frene de una vez para siempre estos atropellos.

    Entre todos lo podemos conseguir. Espero vuestras sugerencias.

     

     

     15 comentaris
    L'Axiamo
    L'Axiamo
    10/11/2009 10:11
    yo salesianos

    Se ve que los mismos profesores, al defensor del pueblo y a mi, nos enseñaron a leer de diferente manera.

    ocultar
    Expolio cultural
    Pujar