19 d’agost de 2019 19/8/19
Per Santiago Ríos
Con todos mis respetos - RSS

El artículo que nunca quise escribir

La prudencia y la tolerancia, son dos de las virtudes humanas que nos impiden reflexionar apresuradamente y nos encauzan hacia el camino de la comprensión, el respeto y los buenos modales.

No voy a subirme al Everest, para que mi relato se escuche bien alto, aunque ya sé que cuando terminen de leer mi artículo, incluso a algunos sus conciencias no les permitirán llegarán al final, me van a llenar de adjetivos peyorativos y me atribuirán calificativos ofensivos, contra los cuales siempre he batallado, procurando sembrar la paz y la concordia, en defensa de los valores democráticos. Seguro que los revolucionarios jóvenes, yo también lo fui, al transcurso de los años venideros, irán comprendiendo mis palabras y en un futuro que ojalá sea pronto me darán la razón.

Sé que mi escrito puede generar polémicas, pero como decía don Camilo José Cela, “me importa una higa”. Como “me importa un carallo” que nuestros gobernantes locales, continúen deliberando con el número de parkings que necesita la ciudad; sobre la ampliación de la carretera del puerto, la doble vía con Villarreal o la finalización del autovía con Almazora.

¿Saben cuántos vehículos han sido desvalijados y robados, en la vía pública, parkings privados y zona rural, en el último año? Y los delitos siguen en aumento. A este paso no harán falta ni parkings públicos, ni autovías, por falta de coches y usuarios.

Quisiera recordarles, queridos ediles de mi ciudad que ustedes fueron elegidos por el pueblo soberano, para gobernarnos, no para hacer política de partido. Ni para pasearse por la ciudad luciendo traje y tipo, ni para salir en las fotos del Pla, ni para hipotecarnos el futuro al cual no voy a llegar, con proyectos faraónicos que solo benefician a empresas foráneas. Y gobernar, entre otras cosas, supone que no tiene que ser habitual que los hijos de nuestros amigos no puedan pasear por la noche, a expensas de sufrir un atraco o llegar a sus casas con la cara destrozada.

Ustedes que son lectores habituales de este periódico digital, ya se habrán enterado que los amigos de lo ajeno, por novena vez en dos años, me han desvalijado la alquería que tenemos en nuestro término, arrasando literalmente con lo que les ha venido en gana.

Y no soy el único, desgraciadamente que sufre estos asaltos. Pepe, Juan Pascual, Anselmo, José Luis, Juan, Joaquín, Jaime, Rafael, Vicente (disculpen que no ponga sus apellidos) y otros muchos más que seguro conocen, en su día decidimos recuperar parte del patrimonio cultural de nuestros antepasados, sin ningún tipo de ayuda municipal, restaurando las alquerías de nuestra propiedad que están diseminadas entre naranjales, para disfrute y conocimiento de hijos, nietos y generaciones venideras.

En ellas nos reunimos familiares y amigos, como desde hace más de un siglo se ha hecho (la nuestra es de 1864), para cocinar la tradicional paella dominical y contemplar con alegría, como juegan nuestros nietos entre los naranjos. Pero al menos para mí y para algún otro perjudicado que me ha comentado, esto ya se ha terminado.

Señores ediles: ¿Que están haciendo los grupos municipales al respecto? ¿Para cuando habrá un debate plenario, en el que se vayan a tomar medidas urgentes para combatir la delincuencia rural municipal? ¿Dónde esta la patrulla rural y porqué no hay vigilancia nocturna? La Guardia Civil no da abasto con tanta denuncia. ¿Sería mucho pedir que en un Pleno se aprobara la ampliación de plantilla de la policial rural, con contratos temporales, hasta que pase esta oleada de robos con fuerza y violencia?

Les recuerdo que a todos nosotros, los que tenemos huertos con alquería, puntualmente nos cobran el impuesto de bienes inmuebles y el de rústica que supuestamente llevan apareadas una serie de obligaciones por parte de la administración local que ustedes son incapaces de cumplir y disimuladamente parecen ignorar.

Les voy a refrescar un poco la memoria. Con fecha 9 de diciembre de 2008, según consta en su registro de entrada, presenté una denuncia reclamación en ese Magnífico Ayuntamiento, informándoles de los perjuicios que nos estaba ocasionando el huerto vecino, varios años abandonado, con el incremento de alimañas, roedores y basuras, con el consiguiente peligro sanitario y medio ambiental que ello suponía.

Por si hay alguien que no lo recuerde, en esta misma columna de opinión, en un escrito anterior y acompañado de fotografías, daba buen detalle de ello. Pueden releerlo.

Mientras en dos Plenos Ordinarios, he podido escuchar al concejal delegado vanagloriarse de las acciones que al respecto se están realizando para acabar con el problema, yo, a fecha de hoy 28 de enero de 2010, NO HE RECIBIDO contestación ni notificación alguna a mi instancia que amparándome en la ordenanza vigente, presenté. ¿Silencio administrativo o “meninfotismo” municipal? Juzguen ustedes.

El huerto del vecino ya no está como antaño, ahora está peor. Las madrigueras cada vez son más y más grandes y las malas hierbas hacen imposible el paso. La hilera de mis naranjos que esta cerca de la medianera, va pasando del verde al amarillo y varios ejemplares han tenido que ser sustituidos por plantones injertados que también me han sido robados. Los que hay ahora son bordes y espero que no se los lleven.

¿A quién ampara la legislación municipal, al infractor o al perjudicado contribuyente que cumple con sus obligaciones? Ruego me lo expliquen.

No puedo entender como las fuerzas de seguridad, sin una orden judicial, no pueden intervenir en las ocupaciones ilegales de alquerías (Sant Gregori), donde supuestamente se encuentran parte de los botines expoliados, como lo testifican fotografías clandestinas que han sido facilitadas al ayuntamiento y Guardia Civil y que yo también he visto.

Tampoco me quedan argumentos para digerir comprensiblemente que a estos ocupantes les ampare justamente la ley para empadronarse, percibir prestaciones de desempleo, sanitarias, de escolarización y comedor para los hijos, a coste cero para ellos y a cargo de nuestras arcas públicas que se nutren de los impuestos que la gente de bien, pagamos.

Vamos a ver queridos lectores. ¿Ustedes saben como se reconstruyó este país, después de una terrible guerra civil y como se levantó la economía de esta ciudad? Con el trabajo diario y sacrificado de las clases más humildes. Toda una generación de hombres y mujeres emprendedores que son los padres y abuelos de los que llevan años dilapidando los cimientos de nuestra sociedad, desde las economías municipales a los estamentos más elevados.

Si se había conseguido un aceptable estado del bienestar, fue porqué unos estudiando y otros trabajando, ambos duramente, gastando menos de lo que producíamos y de eso sabe mucho nuestro sector naranjero, respetábamos unos valores de lealtad y progreso continuado para todos los necesitados.

Hemos pasado de una espantosa y férrea dictadura militar, donde el que la hacía la pagaba, a una oligarquía de partidos, donde el que intenta moverse, luego no sale en la foto. O mejor aún, a un tiránico fascismo represor, disfrazado de burda democracia.

¡Señores gobernantes, del partido que sean, no les quiero! Váyanse ustedes al lado del lugar por donde vinieron al mundo. ¡Basta ya! Los que no desertamos de habitar en Burriana, contribuyendo con el esfuerzo, al progreso y desarrollo de la ciudad, queremos porqué así nos lo adeuda la historia que se respeten nuestros derechos humanos que se escuchen nuestras quejas que se atiendan nuestras reivindicaciones y que se nos garantice vivir lo que nos resta, con respeto, justicia y libertad.

 8 comentaris
Santiago Ríos
Santiago Ríos
04/02/2010 02:02
IVAN X

Debo informarles que ya he alcanzado el top tenn. Esta pasada noche o madrugada, he sido robado por "decima" vez. Los maleantes han vuelto a cortar la verja que rodea la alquería y han sustraido selectivamente lo que han querido que cada vez es menos, pues voy vaciando las cosas que considero de más valor. Todo ello ha sido, mientras ni la patrulla rural, ni ,policia municipal, ni Guardia Civil, sigan haciendo NADA para que acaben las oleadas de robos. Tendremos que tomar medidas por nuestra parte. Eso si, siempre dentro de la legislación vigente, aunque en estos casos, aún no hemos conseguido saber con precisión si existe justicia y a quienes ampara. Opino que seria más bonita, interesante y politicamente rentable, la foto de nuestros gobernantes comunicando el fin de la delincuencia que "parant el got en la font del vi".

ocultar
El artículo que nunca quise escribir
Pujar