9 de juliol de 2020 9/7/20
Per María José Navarro
Picos Pardos - RSS

Empresas de inserción: Grandes desconocidas

    Desde hace unos meses, tengo la gran suerte de poder formar parte de una empresa de inserción, INTEGRAS. TÚ, en la que entré para reforzar el área de acompañamiento, aunque en ningún momento se me hubiera ocurrido que desarrollaría un trabajo en algo que no hubiera estado relacionado con la escuela, ya que mi motivación para estudiar un grado universitario en la madurez, fue el convencimiento de que el sistema educativo precisa de la incorporación de otros perfiles profesionales.

    Sin embargo, hoy quería centrarme en el trabajo que se realiza en las empresas de inserción, que, hasta hace poco tiempo, para mí también eran grandes desconocidas… Sabía de su existencia, sabía que trabajaban con personas con especiales dificultades para su inserción laboral, pero poco más.

    Y ahora que ya conozco sus entresijos, ahora que me siento parte de ella y desarrollo, junto con mis compañeras, un trabajo gratificante, quería contaros de la importancia que tienen este tipo de empresas, en las que se pone siempre a las personas en el centro y las intervenciones giran en torno a ellas.

    Como adelantaba, las empresas de inserción están participadas por una asociación sin ánimo de lucro, y creadas para favorecer la inserción sociolaboral de personas cuyas situaciones vitales son complejas, ofreciéndoles un itinerario formativo, tanto en temas laborales como en crecimiento personal, para que una vez finalizado dicho itinerario, las posibilidades de tener un trabajo en una empresa ordinaria sean un objetivo alcanzable. Además, otro de los aspectos propios de las empresas de inserción, es que los beneficios económicos de cada ejercicio, han de revertir en mejoras de la propia empresa, en su estructura productiva o en la de la inserción.

    En INTEGRAS.TÚ trabajamos exclusivamente con mujeres, mujeres con realidades muy diferentes: mujeres que han padecido violencia de género, mujeres migrantes o de etnia gitana, familias monomarentales… pero que tienen un nexo común, que es el de la valentía. Todas ellas son mujeres valientes, con muchas ganas de encontrar nuevas oportunidades para construirse un futuro mejor.

    Y una de las claves del éxito para ello, pasa por ese acompañamiento durante el itinerario formativo en la empresa, ya que durante el mismo, se realiza una formación en habilidades laborales y sociales, ajustada a las necesidades y con tutorías individualizadas habituales, para poder ir reforzando todos aquellos aspectos en los que sea necesario incidir, como puede ser la autoestima y el empoderamiento.

    En estos momentos críticos por la crisis del coronavirus, seguimos trabajando, a pesar de las dificultades, y hemos adaptado nuestra intervención para hacer las formaciones y las tutorías a través de las nuevas tecnologías, reinventándonos cada día y ofreciendo nuevos servicios, que permitan mantener la empresa en activo, convencidas de que esto pasará y nosotras seguiremos trabajando para que muchas mujeres puedan acceder a un empleo digno, mejorando así sus condiciones vitales.

    ¡¡Juntas lo conseguiremos!!

    Pujar