22 d’agost de 2019 22/8/19
Per diversos autors
La Palestra - RSS

La formación de gobierno y el Corredor Mediterráneo

Ya nadie pone en duda que el Corredor Mediterráneo, para el tráfico de mercancías y pasajeros, constituye una medida de política económica fundamental para el desarrollo de España. Además, hemos argumentado en reiterados artículos, que el desarrollo de tan importante infraestructura es decisivo para la supervivencia económica de muchas actividades económicas y para facilitar la vida de las personas. Pero sin el compromiso y apuesta clara de nuestros gobernantes, la infraestructura podría sufrir retrasos con las consiguientes consecuencias negativas para el conjunto del país. Y vemos con preocupación lo que está costando formar Gobierno y las posibles derivadas perniciosas que ello tendría para el Corredor Mediterráneo, porque sin Gobierno no se aprobará un presupuesto que permita ejecutar la infraestructura al ritmo comprometido.

El Movimiento #QuieroCorredor en defensa del Corredor Mediterráneo vio la luz con el objeto de influir en nuestros responsables públicos para su pronta ejecución, dado el importante retraso que sufre el proyecto y su trascendencia para la nuestra economía. Con objeto de contar con información precisa y de calidad de las actuaciones y marcha de las obras, se creó un instrumento de seguimiento y evaluación de este proyecto consistente en un chequeo semestral del estado del Corredor y grado de cumplimiento de los compromisos por parte del gobierno.

El primer chequeo de este año 2019, que se hizo público hace escasos días, ofrece una visión pormenorizada de la situación del Corredor, desde Algeciras a la frontera francesa, del estado y características de la infraestructura en todos y cada uno de los tramos que lo componen, de los compromisos asumidos por el ministerio de Fomento en términos de obras y tiempos, así como de las actuaciones llevadas a cabo.

Y para no hacer eterno este artículo, me remito a las fichas que están colgadas en el canal de comunicación www.elcorredormediterraneo.com. Pero destacaré algunas cuestiones:

1)    La primera, que, pese a que se han aumentado las licitaciones y las adjudicaciones, el ritmo de ejecución de la infraestructura es lento, muy lento;

2)    La segunda, que hay algunas obras que deberían estar ya acabadas y en funcionamiento (por ejemplo, el tramo Vandellós-Tarragona) y a día de hoy seguimos a la espera de saber cuándo las veremos operativas;

3)    Y, la tercera, que existe mucha incertidumbre en los tramos que conectan a Murcia y a Andalucía, dos territorios clave, junto a la Comunidad Valenciana, en lo que a la producción y exportación industrial y hortofrutícola se refiere.

Y es precisamente en la frutas y verduras y en especial en los cítricos, donde quisiera hacer hincapié. Las consecuencias negativas que, para el sector hortofrutícola en general, y para el sector cítrico en particular, tiene el no contar con una infraestructura que conecte en ancho internacional el Mediterráneo español con su principal mercado de exportación, Europa, pueden hacer peligrar una actividad que no sólo genera muchos puestos de trabajo y una enorme riqueza en nuestro territorio, sino que, además, pone en serio riesgo la supervivencia de ese maravilloso efecto paisajístico que los naranjos suponen, creando un manto verde a lo largo de nuestra geografía.

El sector citrícola está recibiendo serios golpes por la posición laxa que Europa parece mantener frente a productores de otros continentes, lo que pone seriamente en cuestión la supervivencia de una actividad que ha sido históricamente decisiva para nuestro País, como fuente de divisas y de soporte al desarrollo de otras actividades en momentos críticos de nuestra historia.

Por tanto, por razones económicas, sociales y de justicia histórica es necesario acelerar la implantación de una infraestructura como el Corredor Mediterráneo, que ahorraría 80 céntimos de euro por arroba en transporte, cantidad que en la mayoría de las ocasiones es superior al beneficio que los agricultores obtienen y que garantizaría la continuidad de esta actividad en nuestra Comunidad.

Desde la Fundación Pro-AVE exigimos que, por el bien del conjunto de los españoles, se forme Gobierno cuanto antes, que permita que nuestro país adopte las medidas que necesitamos para mejorar nuestra competitividad y reducir la tasa de desempleo. Y, en concreto, estaremos vigilantes para que el Corredor Mediterráneo sea asumido como estratégico y prioritario por parte del conjunto de fuerzas políticas de nuestro país, porque la competitividad de nuestra economía y la generación de empleo y riqueza bien lo justifican, pero además, porque supondría un enorme espaldarazo a un sector, la agricultura que no olvidemos es signo de identidad de nuestro modelo de vida, el mediterráneo, y que junto a la industria agroalimentaria está tirando de la economía española.

                                                                    

ocultar
La formación de gobierno y el Corredor Mediterráneo
Pujar