13 de novembre de 2019 13/11/19
Per Jesús Montesinos
La Nube - RSS

El BLOG de una PYME: Zapatero es nuestro hombre

    Ha sido motivo de carajillo después del telediario. Como un solo hombre todos los del polígono hemos acudido al bar después del telediario para tomarnos un carajillo y celebrar que Zapatero hablaba de rebajarnos la cuota del Impuesto de Sociedades a las Pymes. O eso hemos entendido todos en la tele, junto con otras cosas que nos han dado la percepción de que ya estamos salvados. Para Navidades ya está vendido todo el pescado. Zapatero es nuestro hombre.

    Contentos todos algún agorero ha dicho enseguida que esto es pura traca, porque al final la rebaja va a ser fiscal pero no nos deja un euro libre para crear empleo o rehacer el negocio, tan maltratado. Y que eso de calificar una PYME por pasar de ocho a diez millones de facturación resulta una chorrada, porque quien más y quien menos factura lo que quiere bajo mano. Claro está que otros le hemos dicho que ya es un milagro que Zapatero se acuerde que existimos, incluso después de entrevistarse con los más grandes la pasada semana. Pero al fontanero le ha faltado tiempo para decir que él es autónomo y nadie le echa una mano. ¡Pues tiene razón!

    Menos contento se ha quedado el carpintero, porque se hijo estaba trabajando bajo mano en el taller y además cobraba los 420 € famosos del paro de caridad. Y yo le he dicho que ya era hora de acabar con tanto pillo y meterle la tijera a los excesos. “¡Coño! Que cada uno de los trabajamos en este país lleva en la chepa un parado, un funcionario o un pensionista.” Y eso que ahora nos vamos a ahorrar la cuota a la Cámara de Comercio, que a mi me ha servido para mucho pero a los demás ni para ir a tomar café barato. Aunque todo esto me lo tiene que explicar mejor Zapatero. Porque la cuota a la Cámara la cobra Hacienda de mi Impuesto de sociedades y otros impuestos y luego pasa la parte correspondiente a la Cámara. SI la cuota deja de ser obligatoria ese dinero quién se lo queda: ¿Hacienda o me lo devuelven?

    Pero el telediario nos ha servido para el carajillo. El problema ha surgido cuando ha llegado la hora de pagar, porque nadie se tiraba adelante. ¿Pero no era para celebrar lo de Zapatero? “Pues cuando Zapatero ponga algo de esto en marcha yo pago”, ha dicho uno. “Porque lleva meses para decidir cuatro tonterías y solo hace algo si los alemanes o en las elecciones le tocan las pelotas. Y claro, al final nadie se fía de nosotros. Ni pagamos los créditos, ni al carnicero, ni dejamos de tomarnos carajillos”. Pues tiene razón. Así que nos vamos a esperar al próximo telediario.

    ocultar
    El BLOG de una PYME: Zapatero es nuestro hombre
    Pujar