14 de desembre de 2019 14/12/19
Per Javier Gual
La Diana - RSS

La verdad sobre el Arenal Sound

    Habida cuenta de la “desinformación” que circula por doquier sobre el referido festival, y la presunta responsabilidad (que no la hay) del Ayuntamiento de Burriana en si se celebra o no y un largo etc., vuelve esta Diana para poner el dardo (o mejor: en blanco sobre negro) en el centro de la polémica, con la información objetiva que la ciudadanía debe conocer antes de formarse una errónea opinión.

    Y es que hay muchos interesados, que en los últimos días vía apps, redes sociales y demás, están lanzando mentiras continuas acerca de todo ello, con el único fin de perjudicar la imagen de esta Administración y del Equipo de Gobierno. Casualmente -vaya por Dios- personajes muy del PP (que deberían conocer la problemática y ser responsables, en lugar de sembrar discordia) y con presuntos intereses en el propio festival, “comparten” esas informaciones en sus páginas del “face” (ya saben lo que nos gusta) retratándose como verdaderos adalides de la mentira más burda.

    Pongamos pues, blanco sobre negro, respuestas a los interrogantes de una vez:

    - ¿Cuál es el problema con el festival?

    Muy sencillo: un Juez de lo Contencioso de Castellón, poco después del festival de 2015, dio la razón a los vecinos considerando que en una de las ediciones del festival (la del 2013) se habían vulnerado sus derechos fundamentales y, en resumidas cuentas, viene a decir en su Sentencia que se deben tomar las medidas oportunas para que eso no suceda, es decir, se quiera o no hay un condicionante a futuro: que las siguientes ediciones del festival no vulneren esos derechos.

    La resolución fue recurrida por completo por la empresa, y el Ayuntamiento sólo recurrió en cuanto a la posible responsabilidad civil (no en cuanto a los derechos fundamentales: porque estamos con los vecinos y el respeto a su descanso), y aún no siendo una Sentencia firme, como hablamos de derechos fundamentales, en tanto no se resuelva por el Tribunal Superior de Justicia (en adelante TSJ) de la Comunidad Valenciana, la misma debe acatarse. Lo contrario supondría nuevos contenciosos, cuando no posibles responsabilidades penales.

    - ¿Cuáles son las limitaciones de los derechos fundamentales?

    Pues hablamos básicamente de ruido: 50.000 personas o más en danza, el montaje y el desmontaje del festival. Resulta que la normativa (estatal, autonómica y local), dice que no puede entrar en los dormitorios más de 35 decibelios por las noches (a título de ejemplo les diré que mover un mueble en el piso de arriba)

    Hasta ahora se venía aplicando una excepción contemplada en la normativa… pero la Sentencia referida dice que de eso nada. Además, la resolución del recurso ante el TSJ está a punto de dictarse, pero recientemente otro TSJ, el de Cataluña, en un caso con muchas similitudes, ha dicho que no cabe aplicar esta excepcionalidad cuando resulta que el festival (se refiere a otro) no es excepcional porque desde hace años que se celebra. ¿Qué hará el TSJ valenciano? Pues no lo sabemos, pero bien pudiera acoger la misma doctrina que su homólogo, como suele pasar en estos casos. Entre tanto debemos cumplir lo que dice la Sentencia.

    - Pero… ¿Entonces porqué ha vendido entradas el festival? ¿No había un acuerdo para hacerlo en 2016?

    En efecto hubo un “pre-acuerdo”, nada estaba cerrado, pero eso fue antes de que saliera la Sentencia (que no depende del Ayuntamiento) y cambiaron las tornas. El Ayuntamiento, para evitar problemas requirió al festival para que no vendiera entradas y no generara falsas (o inciertas) expectativas a sus clientes, pero la empresa decidió venderlas… al fin y al cabo es una empresa privada y puede actuar a placer y vender entradas de algo que no es cierto que se haga, es libre, eso sí, sin que el Ayuntamiento tenga responsabilidad alguna por ello. Si el festival ha vendido entradas, él sabrá: advertido estaba.

    - ¿Y por qué ha ido cambiándose la ubicación del festival?

    Pues porque la empresa ha ido proponiendo esos cambios (algunos verbalmente). Primero donde siempre, luego en “Malvarrossa” y luego otra vez donde siempre… No es cosa del Ayuntamiento, pues la empresa puede proponer lo que quiera: luego los técnicos informan sobre lo que se presenta por escrito. Y con lo que hay sobre la mesa los técnicos siguen informando que las medidas propuestas para limitar esos decibelios y molestias a los vecinos no son suficientes: 50.000 personas en danza, son muchas personas y muchos decibelios.

    Bien es cierto que desde hace mucho que la empresa en el Ayuntamiento no presenta nada más. Lo repetimos: ellos sabrán por qué o por que no.

    - ¿Qué se le pide al festival? ¿Se quiere el festival por el Ayuntamiento o no?

    Pues sí, se quiere, pero debe ajustarse estrictamente a la legalidad, que a día de hoy viene interpretada claramente por un Juez de de lo Contencioso -y que ya veremos como interpreta en el futuro el TSJ-, así que al festival sólo se le pide eso: que se ajuste estrictamente a la ley. Si no se ajusta no hay licencia, y si no hay licencia no hay festival. Nosotros no somos ni el legislador ni los jueces, y debemos acatar las resoluciones judiciales sí o sí, igual que ellos.

    Para lo que sí que estamos es para luchar por los intereses de Burriana, y además de ajustarse a la legalidad le pedimos al festival que no nos cueste lo que nos cuesta (como ya preacordamos en el preacuerdo), es decir, que sea a coste cero para nuestra Ciudad.

    - ¿Hay alguna fecha límite para decidir si hay festival o no? ¿El festival puede seguir presentando propuestas?

    Pues está claro que el Ayuntamiento no puede impedirle ni al festival ni a nadie que presente propuestas y/o proyectos -iría contra el ordenamiento jurídico-, así que mañana mismo puede presentar más propuestas y medidas, pero siempre hay que tener en cuenta que los técnicos necesitan su tiempo para hacer lo que les corresponde: informar. Y luego además hay que redactar un plan de seguridad y demás, que no se hace en dos días. Así que deberán ponerse las pilas y proponer (si quieren), pero de acuerdo con la más estricta legalidad.

    - ¿Hay algún problema con puertos y costas? ¿Los terrenos municipales se pueden alquilar? ¿Puede trasladarse el festival donde antes se hacía el mercado?

    Pues muy resumidamente les informo que costas y puertos nos están especialmente por la labor en cuanto a la ubicación, y que sólo en terrenos municipales -que se pueden “alquilar” sí o sí, porque así se informa por los técnicos responsables- el festival es inviable que se haga ¿Porqué? Pues porque la zona del antiguo “mercaplaya” es mucho más inundable. Ni más ni menos. Y después de la experiencia del año pasado con las lluvias y por evidentes razones de seguridad no podemos permitirlo.

    - Y… ¿Qué se está haciendo para intentar solucionar el problema?

    Pues se mantienen reuniones con los vecinos, costas, puertos, la empresa y Conselleria para buscar soluciones. Soluciones que no dependen del Ayuntamiento, porque el Ayuntamiento ni hace las normas (excepto la ordenanza municipal, pero que en virtud de la citada Sentencia no soluciona el problema) ni tampoco dicta las Sentencias: luego no tiene responsabilidades en el asunto en cuestión. Se quiera o no.

    Las Administraciones superiores a ésta pueden legislar sobre la materia -o no- pero el Ayuntamiento no “lesgisla” en puridad.

    Así que ¿Qué hacemos? Pues lo que nos corresponde: intentar establecer un diálogo entre todos: afectados (como el festival), implicados (costas y puertos) y quienes pueden legislar (Administraciones superiores), porque lo que tenemos claro es que ni podemos saltarnos la ley, ni lo vamos a hacer ni ahora ni nunca.

    - ¿Entonces, va a haber festival o no?

    Pues si el festival se ajusta a la ley -la actual o la que sea de aplicación en el momento- y la Sentencia que la interpreta -o lo que diga el TSJ si lo dice a tiempo- y se presentan, por tanto, las medidas correspondientes, y con antelación suficiente para que los técnicos puedan informar y prepararse todo lo que se debe preparar, pues SÍ, pero si no, pues NO.

    - Y ¿Qué pasa con las personas que han alquilado pisos o quienes tienen intereses en el festival?

    Pues todos son mayorcitos para saber lo que se hacen. No es responsabilidad del Ayuntamiento que se presente un proyecto ajustado a Ley o no, porque -lo repito- nosotros no hacemos las leyes ni dictamos Sentencias.

    Creo que las respuestas son meridianamente claras: NO ES RESPONSABILIDAD DEL AYUNTAMIENTO SI SE HACE O NO EL FESTIVAL, EL AYUNTAMIENTO SÓLO EXIGE QUE EL FESTIVAL SE AJUSTE ESTRICTAMENTE A LA LEY. Así que, por favor, un poquito de seriedad y de rigor a todas y todos aquellos quienes van compartiendo y enviando wassaps. Infórmense primero y carguen sus tintas electrónicas o sus dedos contra quien corresponda, y déjense de desinformar y decir mentiras “a lo loco” porque es un juego deshonesto y peligroso que se les puede girar en contra.

    Los Socialistas no dejaremos de trabajar para que la verdad se sepa, para que los intereses ciudadanos y los derechos fundamentales se preserven, y para intentar buscar soluciones… Está muy bien que las iniciativas privadas se interesen en Burriana, por supuesto, pero siempre desde la legalidad, y lo que no puede exigirse ni al Ayuntamiento ni a nadie es que nos saltemos las leyes, las Sentencias y al sursum corda…

    Espero que la información haya sido de su interés y que les despeje las dudas, si es que las tenían, porque al final la historia es bien sencilla: se trata de hacer las cosas bien, según la ley vamos!

    Les coses s'han de fer com cal, els ho diu Javier Gual.

     34 comentaris
    vecino cabreado
    vecino cabreado
    12/07/2016 08:07
    Peor imposible

    Hoy es 12 de julio 2016 Gual, hoy el pueblo de Burriana puede decir bien alto que no contaste la verdad sobre el Arenal Sound, habéis realizado una pésima gestión y por ello vuestro partido os ha separado de la gestión del día a día del Arenal Sound. Espero dimisiones , no se como no se os cae la cara de verguenza ó quizás la tenéis muy dura.

    ocultar
    La verdad sobre el Arenal Sound
    Pujar