6 d’agost de 2020 6/8/20
Per José Megias Vergés
La Columna de Jomeve - RSS

España, una empresa ingobernable

    La crisis económica ha destapado todas las deficiencias ocultas en este país, las de la clase política y la empresarial. Parece ser que tenemos dudas si la soberanía de un país nace de la constitución o la constitución nace de la soberanía.

    Estamos entrando en contradicciones permanentes y debido a éstas el Parlamento, Congreso y Senado se están transformando en un campo de batalla donde cada día se realizan combates y nadie sale ganador. Seguramente en las próximas elecciones gobernaran este país 3 o 4 partidos ya que no existirán mayorías.

    En la actualidad hemos entrado en un gobierno de abogados donde constantemente se denuncian unos a otros y los únicos que salen ganando son los abogados ya que algunos cobran a 400 euros la hora y lo paga el pueblo cuando en realidad deberían costearlo de su sueldo al igual que cualquier ciudadano de a pie.

    Se está demostrando que muchas veces la mayoría absoluta merma la democracia, cuando en realidad debería ser al contrario. También ha quedado demostrado que la corrupción política no penaliza en tiempos de bonanza y ha sido necesario que una crisis sacara de las cloacas a todas las ratas que estaban devorando el país.

    También quería comentar que el silencio estaba funcionando perfectamente dentro del mundo de la política y seguramente dentro de muy poco pasara factura y muchos que estaban protegidos dentro de este silencio y estaban beatificados seguramente pasaran a mejor vida.

    Los partidos políticos se estaban transformando en tribus, gobernados por “gurús” y hechiceros y empezaban a tener el síndrome de Medea, en cuyo caso los ciudadanos éramos sus hijos.

    La realidad es que los políticos pasan más tiempo enseñando que aprendiendo y así nos va.

     2 comentaris
    JPE
    JPE
    24/07/2013 08:07
    Mejor minorias que pacten

    Coincido en que las mayorias absolutas son malas porque son una apisonadora.La sociedad es plural y las decisiones deben tomarse con un cierto respeto a las minorias.

    Pujar