23 de juliol de 2019 23/7/19
Per Juan Vicente Pérez Aras
Desde el Congreso - RSS

Un imprescindible Plan de Infraestructuras en el Ciclo del Agua

Sin lugar a duda, la modernización del regadío para reducir el consumo del agua y mejorar su eficiencia pasa por una apuesta decidida e irrenunciable por la inversión. Una inversión que ponga en valor los ingentes estudios y aportaciones que se han venido desarrollando durante estos años. Como muestra, la siempre bien argumentada y definida información que aporta la Cámara de Contratistas de la Comunidad Valenciana, con un pormenorizado informe que detalla esas posibles inversiones regionalizadas para la Comunidad Valenciana.

En su Documento sobre las Inversiones necesarias en Infraestructuras Prioritarias en el Ciclo del Agua en la Comunitat Valenciana, de septiembre de 2017, cifraban en 1530 millones de € las mismas. Un documento importante que ya establecía el reparto por Administraciones, local y provincial, autonómica y nacional a la hora de llevarlas a cabo.

Una modernización de regadíos que necesita intensificar la colaboración entre el sector público y privado para completar la tarea de renovación de las redes de riego, así como abordar inversiones en infraestructuras de captación, almacenamiento y distribución de agua e impulsar el uso de agua procedente de fuentes no convencionales.

Gestionar el agua y su Gobernanza en un escenario de Cambio Climático como el que nos afecta ha determinado ese cambio en la percepción de una amenaza que ya está consolidada y que nos ha llevado a que hoy que para España el uso sostenible del agua en la agricultura esté en los primeros lugares de la agenda política. Y eso ya es irreversible.

Un tema prioritario que, en el marco de la PAC tiene una enorme repercusión, por lo que es necesario contar con instrumentos que ayuden a los agricultores de regadío a realizar las necesarias inversiones, para afrontar el reto de la eficiencia en el uso del agua y la adaptación al cambio climático, y así seguir luchando con eficacia y eficiencia para garantizar la sostenibilidad social, económica y medio ambiental del Mundo Rural. Porque cada día es más evidente la mayor ambición medioambiental de la PAC, acorde con los compromisos que hemos adquirido en el Acuerdo de París de la COP 21 y en el marco de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

La labor del Ministerio en este tema ha sido ingente. Una política que ha llevado a sustituir el tradicional riego por gravedad por sistemas localizados en 1,5 millones de hectáreas, con lo que se ha conseguido un importante ahorro del agua, cercano al 10% desde 2004, reduciendo, a la par, la contaminación difusa, todo ello mediante una importante apuesta por la inversión.

Y no podemos dejar de lado la importante labor a desarrollar para revitalizar las zonas rurales, ya que donde hay más agricultura de regadío, conseguimos fijar población, especialmente población rural joven que genera alrededor, una industria agroalimentaria que impulsa, a su vez, la generación de empleo.
Todo ello poniendo en valor de manera efectiva el importante papel de la innovación, las tecnologías de la información y la comunicación aplicadas al regadío, particularmente en la generalización de uso de la agricultura de precisión. Unas tecnologías, ha precisado, que permiten a los agricultores racionalizar la toma de decisiones y su ejecución, a través de la teledetección, el uso de imágenes de satélites comerciales y drones, sensores y el uso de grandes aplicaciones de datos.

Un compromiso del Gobierno con el proceso de digitalización de la agricultura, mediante un ambicioso plan estatal de Banda Ancha y cobertura satelital, así como una Agenda de Digitalización del Medio Rural. Una apuesta decidida y un compromiso firme para seguir avanzando.


Juan Vicente Pérez Aras, diputado del PP en el Congreso.