22 d’octubre de 2019 22/10/19
Per José Manuel Puchol Ten
Crónica de l´Alcalatén - RSS

¿Pero… a qué hemos votado?

    El pasado 24 de mayo, como buen ciudadano y demócrata convencido, yo tomé mi sobre con la papeleta dentro, y me presenté ante la urna asignada entregando allí mi voto. Hasta aquí todo bien, pero resulta que -pardillo que es uno-, caí en la cuenta que no doy mi voto a fulano o zutano, eso creía yo, la cosa no es ni mucho menos según mi creencia.

    ¿Pero… qué votamos? Lo que hice realmente, y creo que lo mismo que hacen todos muy inconscientemente, es:

    Como ya había dicho, tomo mi sobre con una papeleta dentro que lleva una serie de nombres “una papeleta cerrada encabezada por unas siglas de un partido político”. Es decir, voto a un partido no a una persona. Yo no elijo alcalde. En mi pueblo voto a 17 personas (me gusten todas o no), que cuando compondrán la “Mesa de Electos”. Estas son las que SI elegirán alcalde entre todos los cabezas de lista. De ahí la pregunta previa que hace el Sr. Secretario antes de la votación: ¿Quienes o cuantos se presentan para Alcalde?, y podrían levantar la mano -si quisieran- los cinco primeros espada de las cinco listas que han obtenido representación. Esta es la cruda realidad y legalidad vigente.

    La mayoría absoluta hay que tenerla en los concejales y no en los votos particulares. Cierto que a más votos a una determinada sigla más regidores afines, pero ni aún así tienes la garantía de la alcaldía hasta que estos voten, son ellos quienes realmente tienen esa potestad. En Alcora podrían haber optado al cargo hasta cinco alcaldables.

    Yo ciudadano de a pie, solo doy el voto a una lista cerrada de un partido político, cuyo número UNO optará a la alcaldía. De momento y mientras no cambien las cosas, estoy vetado para elegir directamente a mi alcalde/sa a través de listas abiertas, además se me niega participar en la composición de la que sería para mí la corporación ideal, que escogería uno a uno de entre una larga lista de todos aquellos que fueran elegibles.

    ¿Por qué no dejamos las listas cerradas para Elecciones Generales, y listas abiertas para Ayuntamientos?

    Espero que en un futuro no muy lejano, alguien me conceda esa dicha y pueda decir: Amén.

    ocultar
    ¿Pero… a qué hemos votado?
    Pujar