17 de gener de 2021 17/1/21
Per Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

El independentismo catalán, y su única victoria es la “batalla de Valencia”

    Me llegó a través de un buen amigo, un artículo publicado por Voro López Verdejo en Las Provincias del miércoles 23 de Julio del 2020, titulado” La Batalla de Valencia”.

    Curiosamente, es la única victoria pírrica, que en términos relativos se le puede adjudicar al catalanismo independentista hasta hoy y paradójicamente, para anotársela tuvieron que contar con todo el conjunto de “CATALINOS” que traicionaron a su tierra, a su lengua y a su historia, renegando de su propia cultura, para ponerla al servicio del sectarismo independentista catalán.

    Desde hace muchos años había escuchado yo en mi Sueca natal, llamar así a todos esos “valencianos bordes” que se declaraban catalanistas y evolucionaron hacia el independentismo de la Comunidad Autónoma Catalana y en su inmensa mayoría pertenecientes a los partidos de izquierda más o menos radicalizada como lo fueron el PSPV, UNITAT DEL POBLE VALENCIA, EL BLOC y sus hijos putativos de COMPROMIS, así como algunas vertientes del Comunismo Valenciano, ahora en manos de PODEMOS.

    Cualquier movimiento de izquierdas en nuestra Comunidad Autónoma ( antiguo Reino de Valencia)  era usado como plataforma del catalanismo a ultranza y de la asimilación de nuestra autonomía (como ocurre del mismo modo en las Baleares) a esos utópicos Païssos Catalans, que ni han existido nunca, ni existen, ni existirán nunca más que en las calenturientas mentes desquiciadas y manipuladas por ALI BABA PUJOL y sus herederos, que tendrán el mismo triste final que ha tenido D. Jordi y toda su prole y sus colaboradores más inmediatos.

    Unos, ya han vuelto a la cárcel de la que nunca debieron salir por las condenas que cayeron sobre ellos y otros se acercan a paso firme a las puertas de la misma, sin prisas pero sin pausas.

    En toda la Historia de España, ni una sola vez ha ganado el independentismo catalán una Guerra a España.

    Han generado innumerables escaramuzas y algunas batallas más consistentes, pero en todos los casos contra Repúblicas o contra Monarquías, han terminado siempre con el rabo entre piernas y su cabeza vencida y humillada, como no podía ser de otra manera.

    Cataluña no pudo reivindicar nunca la existencia de un Estado Independiente, ya que pasó de ser un grupo geográfico de Condados ubicados al sur de los Pirineos en lo que se llamaba La Marca Hispánica, dependiendo de la Corona de Francia, hasta que  por el Tratado de Corbeil y en el año 1.258, el Rey Luis IX de Francia y  Jaime I el Conquistador como Rey de Aragón, decidieron que los terrenos de cada uno de ellos situados el Norte de los Pirineos pasaran a depender de la Corona Francesa y los del Sur  a la Corona Aragonesa, con la consideración de condados, con la excepción de Montpellier, ciudad natal de Jaime I.

    Y por eso, Jaime I inició su propia Reconquista incorporando a  su Corona sus nuevos territorios y a su muerte el 27 de julio de 1.276 en Alcira, fue reconocido como Rey de Aragón, de Valencia y de Mallorca, Conde de Barcelona y de Urgel y Señor de Montpellier y de otros feudos de Occitania.

    Había incorporado a Valencia a su Corona en 1.238 y a Mallorca en 1.229, con rango de Reinos.

    Aquí en tierras valencianas, la gente no estaba muda y se expresaba en nuestro romance valenciano, con notables influencias tanto del latín, como del árabe, como se puede leer aun hoy en los documentos que se conservan de la época. Y continúo evolucionando y mejorando.

    El primer documento escrito que se conoce de Cataluña como entidad socio-política, data del años 1.368, es decir ya hacía más de 130 años, que existía el Reino de Valencia y los valencianos nos comunicábamos entre nosotros y con el resto de Reinos de la Corona Aragonesa y de sus condados, en nuestra lengua vernácula, defendida y usada por voluntad del Rey Jaime I en todos los documentos de la época.

    Sin embargo , después de seis siglos de la Historia de España y de Cataluña, Mallorca y Valencia, vienen ahora los utópicos catalanes y los traidores “catalinos” (comprados con un torrente de millones procedentes de Cataluña) a reescribir una Historia que está al alcance y disposición de quien quiera leerla, para tratar de hacernos creer, que en el reino de Valencia se hablaba el catalán casi siglo y medio antes de que existiera Cataluña, en una operación de “ciencia infusa” propia de mentes enajenadas o al menos muy mal intencionadas.

    Y pretenden apropiarse del Siglo de Oro de las Letras Valencianas, como catalán.

    Vamos una operación mucho más absurda y enajenante que la de la Media Memoria Histórica que también tratan de defender y explicar los mismos políticos frente populistas que nos gobiernan, y con el mismo propósito.

    DESTRUIR ESPAÑA EN MIL PEDAZOS, PARA PODER ETERNIZARSE EN EL PODER DE UN ENTE MULTINACIONAL CONVERTIDO EN UNA TORRE DE BABEL, EN LA QUE CADA LOCO BAILE CON SU MUSICA, HASTA LA DESTRUCCCION FINAL DE LA ENTIDAD NACIONAL MAS ANTIGUA DE LA EUROPA ACTUAL.

    Me da una pena enorme, que la única batalla que hayan ganado los catalanes, haya sido en suelo valenciano y por la traición de unos valencianos indignos.

    Pujar