17 d’octubre de 2019 17/10/19
Per Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

Se me agotan los descalificativos

Cuando digo esto, me estoy refiriendo a Pedro Sánchez, el Presidente en Funciones del Gobierno.

Este insólito ejemplar de político, no hay día que no se haga merecedor de nuevos epítetos, para reforzar todos los adjetivos descalificativos que se le quieran adjudicar en su función pública, porque su cinismo y desfachatez para querer ignorar afirmaciones muy recientes que él usó en contra de su antecesor Mariano Rajoy, en la actualidad las merece corregidas y aumentadas él, en condiciones mucho más precarias  que las que tuvo  Mariano y sin embargo, exige para sí mismo un respeto que nunca tuvo con el anterior Presidente que si había sido investido legalmente.

Cuando uno echa mano a las hemerotecas o videotecas de los tres últimos años, leyendo o viendo las declaraciones que hacia entonces continuamente Pedro Sánchez culpando a Rajoy de todas las tribulaciones por las que pasó en el ejercicio de su función como Presidente del Gobierno y sobre todo en los procesos post electorales con las correspondientes negociaciones con todos los dirigentes  de todos los partidos, para poder articular una mayoría suficiente que apoyara a los Gobiernos del PP, siempre le culpaba de no poder conseguir los apoyos necesarios por su propia culpa.

Ahora en circunstancias similares, pero con bastantes menos escaños suyos en el Congreso, este engreído y ególatra socialista (del que se avergüenzan bastantes ex compañeros de partidos de prestigio, que han acabado dándose de baja del PSOE por su culpa) intenta culpar a los dirigentes a de los demás partidos, tanto de centro derecha como de la misma izquierda radical, porque no le permiten formar un Gobierno monocolor socialista.

Pero curiosamente, ha sido incapaz de llamarles para sentarse con ellos, intentando encontrar puntos de coincidencia o Pactos de Estado que les permitieran abstenerse en su Moción de Investidura.

Cuando el PP primero, le propuso por escrito una serie de condiciones para ver si las aceptaba total o parcialmente, a fin de abstenerse, tuvieron la callada por respuesta.

También Ciudadanos, a última hora (pero con tiempo suficiente) le propuso abstenerse en base a tres puntos:

A)  Volver a la senda Constitucionalista en Navarra, renunciando a sus pactos con Bildu, para formar un Gobierno mucho más sólido y estable con Navarra Suma, tanto  nivel autonómico, como municipal en Pamplona.

B)  Aplicar el 155 , en caso de que hubiera alteraciones del Orden Publico como se esperan, al salir la Sentencia del 1 de Octubre.

C)   Comprometerse a no aumentar los impuestos a los ciudadanos  y autónomos durante la Legislatura.

 Si hubiera tenido el deseo de poder formar Gobierno, todas ellas son muy asumibles, sin embargo como excelente manipulador, le respondió que esas tres condiciones ya se estaban llevando a cabo y zanjó el tema con una carta rehusando la oferta.

Quizás Ciudadanos pudo hacerlo antes, pero lo hizo en tiempo y momento adecuado, en un movimiento estratégico que cogió con el paso cambiado al PSOE, dándole abundante munición a la Oposición para demostrar fehacientemente que si se va a estas nuevas elecciones el 10 de Noviembre, se debe al egoísmo personal del Presidente en Funciones, cuyos asesores áulicos le auguran un incremento importante de sus escaños con cargo e PODEMOS y a CIUDADANOS.

Mucho me temo que pueden equivocarse, porque las elecciones a veces las carga el Diablo y de eso pueden dar razón convincente tanto la propia ex Presidente de Andalucía , Susana Díaz, como Cameron y Theresa May en Inglaterra, que han acabado sus carreras políticas por un exceso de vanidad personal y sobrevalorar sus capacidades y poder de convicción.

Hay mucho socialista inteligente y con capacidad de análisis decepcionado.

Hay muchos más españoles, que no entienden la razón de tanto despilfarro, para alimentar el ego de un señor que solo piensa en sí mismo y ni ahora ni nunca le hemos ocupado ni preocupado los españoles un pimiento.

Lleva muchos meses haciendo “turismo político” con su esposa, sin tener en cuenta los auténticos problemas de los españoles y la crisis económica que suele llegar cada ocho o diez años, le llega ahora como le llegó a Zapatero, sin haberse preparado  ni haber previsto sus efectos deplorables para la situación social y económica de sus ciudadanos, al que nos da “trato de súbditos”, desinformados y fáciles de manipular, por el simple hecho de disfrutar de los favores de la mayoría de los medios de difusión escritos, radiofónicos o televisivos (salvo rarísimas excepciones)  a los que tiene comprados con la publicidad institucional de los organismos que controla.

Me siento profundamente decepcionado de la mayoría de la clase política española, unos por no haber sabido o podido controlar a sus corruptos, otros porque son tan corruptos como lo eran sus adversarios, pero mucho más incompetentes en el desempeño de la Administración Pública de las Instituciones del Estado y casi todos por no poner coto a los abusos que se permiten a ellos mismos con unos privilegios y retribuciones que nada tienen que ver con los del resto de los españoles, que tenemos que pagarles sus gastos y caprichos y mordernos las uñas porque ellos  ya se han preocupado de legalizar todas esas ventajas auto concedidas.

Solo recientemente he escuchado a Iván Espinosa de los Monteros (diputado de VOX) pedir en el Congreso limitar el número incomprensiblemente irracional de Comisiones y de Diputados que forman parte de cada Comisión, cuantificando y explicando el despilfarro de dinero que eso significaba y que iba a parar al bolsillo de los Diputados incompresiblemente.

Pero si todos ellos son responsables  en cierto modo, a quién mas se le debe de exigir  es al Presidente de un Gobierno en Funciones……que ni funciona, ni funcionara mientras sea él quien lo tenga  que gestionar.

Empezaría a enumerar una serie de adjetivos descalificativos como cínico, mentiroso, maniobrero, engreído, farsante, falsificador de tesis doctorales (cuya explicación en sede parlamentaria aun no se ha llevado a cabo), manipulador y sobre todo PESIMO GESTOR como Presidente de un Gobierno que sigue funcionando con los Presupuestos de Rajoy gracias a Dios, porque de no ser así, deberíamos…hasta el alma.

Y todos esos adjetivos, los he consultado con uno de los diccionarios de la Lengua Castellana, para no excederme y les aseguro que son demostrables con ejemplos, videos, o declaraciones de este señor a lo largo de los últimos años.

Hasta la semana que  viene amigos, en la que posiblemente tengamos “más madera” para avivar el fuego electoral.

ocultar
Se me agotan los descalificativos
Pujar