18 de setembre de 2019 18/9/19
Per Vicente García Nebot
Chuzos de Punta - RSS

El corazón verde

Hermanos:  como todos los años por estas fechas el Corazón Verde que es el interior de nuestra provincia se repuebla. Esa provincia vaciada que, entre semana en los meses de invierno y otoño, solo tiene de imaginaria a unos cuantos mayores y unos pocos jóvenes (o relativamente jóvenes), de repente tiene una explosión demográfica con jóvenes que van a la piscina del pueblo o al rio, con niños que corren libres por el pueblo con la seguridad de que estarán en casa de algún vecino o jugando a toros por la calle. Son las fiestas del pueblo. Con cenas en la plaza o con disco-móvil en el frontón del Ayuntamiento.

El Corazón Verde vuelve a latir con fuerza, aunque sólo sea por quince días. Después pasa otra vez a necesitar asistencia. Un marcapasos que permita su mantenimiento hasta el año que viene.

Pero es durante estas fechas de máxima ocupación cuando se evidencian las reales carencias que dificultan que el resto de año haya alguien más viviendo por allí dentro.

Primero el aparcamiento. En todos los municipios que pasé los coches debían aparcarse en la carretera, sobre las aceras de esta calle principal o en las cunetas de las afueras en la que es la vía de comunicación más importante del pueblo.

El tema de la depuración de las aguas fecales también suele ser un problema en estos picos de población. Pero, sin duda, el problema más grande es la falta de una red WIFI en condiciones, que obliga a los niños a acudir a los alrededores del ayuntamiento a ver si pueden pillar algo.

Cuando el interior de la provincia entre en el siglo XXI nuestro Corazón Verde volverá a latir con fuerza.

ocultar
El corazón verde
Pujar