1 de octubre de 2020 1/10/20

LA UNIÓ señala que el presupuesto de Agricultura para el próximo año vuelve a bajar un 13%

  • El presupuesto pierde cada vez más valor representativo sobre el global porque en 2001 era de casi el 5%, lo que demuestra el descenso de apoyos año tras año a pesar de las promesas

  • Las inversiones reales de la Conselleria con fondos propios experimentan una fuerte reducción de nuevo del 20%

LA UNIÓ de Llauradors señala que el recorte del presupuesto de la Conselleria de Agricultura para 2014 es del 13%, con una cifra de 31 millones de euros menos que el previsto para este año. Estos datos son los correspondientes al sector agrario tras el desglose de sus partidas específicas una vez fusionada en una sola Conselleria con Presidencia, cuyas partidas por cierto sí aumentan un 7%.

Si el año pasado descendía por primera vez en la última década de la barrera psicológica de los 300 millones de euros (239 millones de euros), ahora está a punto de hacerlo de los 200 y se queda a sólo siete (207,7 millones de euros), lo que pone de manifiesto que las políticas de mejora y competitividad del sector agrario pierden peso específico respecto al presupuesto global de la Generalitat a pesar de la grave crisis por la que atraviesan los agricultores y ganaderos valencianos. Prueba de lo anterior es que en 2001 el presupuesto representaba el 4,77% del global de la Generalitat y a partir de ese año ha ido disminuyendo hasta llegar a situarse en el 1,30% para 2014. La importancia agraria para el Consell en materia presupuestaria ha bajado un 68% en el transcurso de los últimos diez años.

Esta continuada caída de las dotaciones presupuestarias afectan directamente a la capacidad inversora. Así, el presupuesto destinado a inversiones de la Conselleria cae un 20% tras pasar de 164,6 a 131,4 millones de euros. Los gastos de personal y funcionamiento aumentan su importancia en los presupuestos de Conselleria de Agricultura al pasar de representar el 31% en 2013 al 37% de 2013. Más de un tercio del presupuesto va a esta partida.

LA UNIÓ es consciente que en la coyuntura de crisis actual, y aún más la de la Generalitat, no hay recursos económicos suficientes, pero cree que se podrían redistribuir de forma más eficiente en beneficio del sector. Si con los presupuestos de los últimos años la Generalitat no ha sido capaz de mejorar la situación del sector agrario ni tampoco vertebrarlo, con una nueva reducción tan relevante parece conducir a los agricultores y ganaderos valencianos al abandono de su actividad.

A tenor de los datos se pone de manifiesto que “el sector agrario es prioritario únicamente de boquilla y en promesas pero la realidad indica que cada vez importa menos y a este paso tendrá un carácter puramente residual en los presupuestos de la Generalitat”, según LA UNIÓ.

Cabe destacar que en la liquidación del presupuesto de la Conselleria de Agricultura a 31 de diciembre de 2012 se debía el 33% del presupuesto y las cantidades más relevantes eran las de inversiones al sector. Todo ello certifica el elevado índice de morosidad con los agricultores y ganaderos, algo que lo comprueban en sus carnes con el retraso en el cobro de las ayudas. En transferencias corrientes adeudaba casi 25 millones de euros, en inversiones reales 23,5 y en transferencias de capital una cifra cerca a los 57 millones de euros.

Ramón Mampel, secretario general de LA UNIÓ, dice que “es un presupuesto que no va a servir para hacer frente a la grave crisis de un sector que es estratégico para la economía valenciana, tanto desde el punto de vista económico (exportación, creación puestos trabajo, industria auxiliar, etc.), como desde el punto de vista social y medioambiental”.

Subir