27 de noviembre de 2020 27/11/20

LA UNIÓ señala que la línea de préstamos del ICO es una burla para los agricultores y ganaderos

  • No se sabe nada sobre la moratoria de los préstamos por heladas y adversidades climatológicas de 2005

LA UNIÓ denuncia que la línea especial de préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), aprobada el pasado viernes en el Consejo de Ministros, beneficia fundamentalmente a la industria y al comercio agroalimentario pero no tiene en cuenta a los agricultores y ganaderos que son el primer eslabón de la cadena agroalimentaria y pese a ello los más perjudicados por la situación de crisis que arrastra el sector durante los últimos años.

A juicio de LA UNIÓ estos créditos subvencionados están hechos a medida de la industria agroalimentaria.  Josep Botella, Secretario General de LA UNIÓ, dice que "a las explotaciones agrarias que quieran acceder a estos préstamos se les exigen inversiones, cosa que a las industrias no se les pide, lo que constituye un claro agravio comparativo".

Botella afirma que "con su actitud de apoyo continuo a la industria agroalimentaria obvia de nuevo que quien está en crisis es el productor, pues los números rojos en el sector los tienen los agricultores y ganaderos mientras las grandes empresas del sector aumentan sus beneficios a costa de estos. Es imposible que los agricultores y ganaderos tengan liquidez así para mantener en pie sus explotaciones y refinancien las deudas". 

LA UNIÓ critica del mismo modo que se anuncie un nuevo plan de de préstamos con intereses subvencionados y no se sepa nada sobre la moratoria de los préstamos de las heladas y diversas adversidades climatológicas del año 2005. El sector había pedido una moratoria porque los prestatarios han de seguir devolviendo capital e intereses, una forma de endeudarse que pone en peligro seguir con la inversión en la explotación agrícola y por tanto con la actividad de muchos agricultores y ganaderos.

LA UNIÓ considera que con un presupuesto de 1.000 millones de euros se pueden poner en marcha políticas agrarias que beneficien directamente a los agricultores y ganaderos, verdaderos paganos de la crisis agraria, como por ejemplo la puesta en marcha de un seguro de ingresos de explotación. Josep Botella critica que "mientras se les conceden grandes sumas de dinero a la industria, el Ministerio de Medio Rural reduce sustancialmente algunas partidas dirigidas a los agricultores y ganaderos, lo que es toda una contradicción".

El Consejo de Ministros aprobó en su sesión del pasado viernes un Acuerdo para la subvención parcial de los intereses de algunas líneas de crédito PYMES, internacionalización, crecimiento empresarial y emprendedores del Instituto de Crédito Oficial por un valor de hasta 1.000 millones de euros. El Ministerio de Medio Rural bonificará con cargo a sus presupuestos el tipo de interés nominal en un cuarto de punto porcentual. En el caso de inversiones solicitadas conjuntamente por varias empresas la bonificación alcanzará medio punto porcentual.

Subir