28 de noviembre de 2020 28/11/20

LA UNIÓ señala que la línea de ICO-liquidez del Ministerio de Medio Rural no ofrece condiciones ventajosas para los agricultores y ganaderos

  • LA UNIÓ pide también a la Conselleria de Agricultura que salga de la parálisis en la que está sumida

LA UNIÓ indica que la línea ICO-Liquidez, una de las medidas estelares que ha anunciado el Ministerio de Medio Rural para frenar la crisis del sector agrario, no ofrece condiciones especialmente ventajosas para los agricultores y ganaderos de la Comunitat Valenciana y va a servir al final para que las entidades bancarias hagan negocio como casi siempre.

El Gobierno, a través de la titular de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino Elena Espinosa, ha anunciado un plan para estimular entre otras cosas la concesión de créditos y la refinanciación de los préstamos ya existentes. Según el Gobierno supondrá poner a disposición del sector 1.300 millones de euros de capital circulante, así como los préstamos vía Saeca, que implicarán un aumento de liquidez superior a 300 millones de euros, aunque según todos los expertos la cifra directa que llegará al conjunto de los agricultores y ganaderos españoles será de poco más de 36 millones de euros.

La cosa por tanto no es tan bonita como la pintan. Si se lee detenidamente la letra pequeña de esta línea crediticia se comprueba que las condiciones de los préstamos van a ser prácticamente iguales a las que ofrece el mercado, por lo que los agricultores y ganaderos no tienen unas condiciones muy diferentes a las que ofrecen ahora los bancos y los tipos de interés podrían llegar hasta el 7% como máximo.

A juicio de LA UNIÓ, el Gobierno pone dinero a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para que los bancos hagan negocio, ya que al interés fijo de partida –que en la actualidad se sitúa entre un 1,562 y un 2,435, según sea a 1 ó 5 años- hay que sumarle el margen que establezca el banco, entre un 2 y un 3,5%. Por si todo lo demás no fuera suficiente, el banco o caja puede sumar también un diferencial de hasta un 1,5% más al 50% del importe del préstamo (que es la parte que aporta el banco, ya que el otro 50% por ciento lo pone el ICO).

Para LA UNIÓ lo que necesitan en estos momentos los agricultores y ganaderos valencianos es un verdadero plan de apoyo que les dé liquidez, pero en condiciones más beneficiosas que las que les da el mercado. Josep Botella, secretario general de LA UNIÓ, dice en este sentido que “si se quieren hacer bien las cosas hay que habilitar una línea ICO para el sector agrario con un interés preferencial y un tope reducido, de manera que se limitase razonablemente las posibilidades del banco de fijar los tipos de interés. Si nos marcan ellos el tipo de interés, siempre tendrán la sartén por el mango”.

LA UNIÓ echa en falta también que la Conselleria de Agricultura salga de la parálisis en la que se encuentra y haga algo para paliar la crisis por la que atraviesan los agricultores y ganaderos valencianos. Josep Botella dice que “no se observa un mínimo atisbo de reacción por parte de la Conselleria y da la impresión como si no fuera con ellos la cosa cuando tienen la mayor parte de competencias en materia agraria transferidas”.

Subir