5 de agosto de 2020 5/8/20

La variedad coral y de voces solistas, características principales del Certamen en los tiempos del COVID19

La variedad coral y de voces solistas, características principales del Certamen en los tiempos del COVID19 - (foto 1)
  • El Certamen más atípico y breve de toda su trayectoria encara la recta final con la velada de este sábado protagonizada por solistas torrevejenses y la Orquesta Sinfónica de Torrevieja

MÁS FOTOS
La variedad coral y de voces solistas, características principales del Certamen en los tiempos del COVID19 - (foto 2)
La variedad coral y de voces solistas, características principales del Certamen en los tiempos del COVID19 - (foto 3)

Casi cuando no ha comenzado, el 66º Certamen Internacional de Habaneras y Polifonía de Torrevieja, encara ya las últimas horas para llegar a su clausura. Aún rodeado de excepcionalidad en todos los aspectos de su organización, el evento coral que mejor identifica la cultura torrevejense, ha logrado proyectar desde las Eras de la Sal un claro mensaje de optimismo en el futuro y de apuesta por la música.

La tercera y, por tanto, penúltima velada subió al Tornavoz a tres solistas acompañados por piano y una agrupación coral, en un esquema similar al que ya se puso en escena la noche anterior.

En cuanto a la parte de los cantantes líricos, el público pudo disfrutar de una gran calidad musical, con habaneras muy arraigadas del Certamen. Como ejemplo de ello, la soprano Mireia Dolç, ganadora del premio del público y jurado, ofreció la que está considerada como la habanera más internacional: ‘La Paloma’. Su voz, se fue alternando con la de la también soprano crevillentina Luca Espinosa y el tenor José Manuel Delicado. El acompañamiento corría, en este caso, a cargo del maestro torrevejense Jorge Carrasco.

La parte coral quedaba en manos de VokalArs, de Madrid, un coro con una sonoridad tímbrica con personalidad propia en el que se nota el sello de calidad que siempre otorga la maestra Nuria Fernández Herranz, una de las directoras corales más prestigiosas a nivel internacional. Un programa netamente de habaneras, donde se combinaron obras de las de siempre, con otras de nueva factura.

Pese a lo concentrado del Certamen, la variedad ha sido tónica destacada de esta edición: en el ámbito coral, se ha escuchado a un coro joven, uno mixto y otro femenino, mientras que en la parte de los solistas, han participado sopranos, tenor y barítono.

Entre los invitados de la velada de ayer, se encontraba Ramón Gil, presidente de la Asociación de Directores de Coro de España, que puso en valor la capacidad de reinvención y creatividad de los músicos para adaptase a circunstancias adversas, como las actuales. Por su parte, Roberto Sellés, Director Artístico del Certamen Coral de Cocentaina y compositor de ‘Canta Mar’, la habanera que iba a ser de obligada interpretación en esta edición del Certamen, ganadora del Premio de Composición de Habaneras “Manuel Parada” 2017, manifestaba que conservará para 2021 las ilusiones puestas en el estreno de su Obligada en las voces de los mejores coros del mundo. Sellés agradeció al Patronato su capacidad para combinar la cultura musical cuya imagen en Torrevieja es la Habanera, con un entorno sanitariamente seguro y agradable.

El Certamen se clausura este sábado con una gran gala de solistas líricos torrevejenses y la Orquesta Sinfónica de Torrevieja. De esta forma las sopranos, Cora Sánchez y Concepción Pérez-Boj y los tenores Francisco Moreno y Alberto Ballesta se irán alternando para este cierre tan especial.

Subir