12 de noviembre de 2019 12/11/19

El tejido asociativo de la ciudad celebra las fallas

El tejido asociativo de la ciudad celebra las fallas - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    El tejido asociativo de la ciudad celebra las fallas - (foto 2)
    El tejido asociativo de la ciudad celebra las fallas - (foto 3)
    El tejido asociativo de la ciudad celebra las fallas - (foto 4)

    Ayer por la tarde, el Centro Virgen del Olivar se engalanó para celebrar un programa fallero lleno de actividades. Como novedad este año, los y las asistentes pudieron disfrutar de la Cremà de la falla; un monumento realizado por el propio alumnado y que tenía como eje central: la Torre, las flores y los petardos. La fallera mayor del Centro Virgen del Olivar, Dolores Bonilla, disfrutó de la fiesta y fue la afortunada que se llevó el "ninot indultat" de esta falla que con tanta ilusión y cariño han realizado.

    La tarde se inició con una buñolada, y antes de quemar la falla, un grupo de mayores cantó un repertorio de canciones típicas valencianas. A continuación, y ante la asistencia de la fallera mayor infantil de la falla Santos Patronos, se realizó un castillo de fuegos artificiales que dio inició a la cremà de la falla. No quisieron perderse este acto el concejal de Atención a las Personas, Francesc Carbonell, y la concejala de Medio Ambiente, Inma Amat.

    Esta mañana el edil de Bienestar Social, Francesc Carbonell, ha visitado el Centro Ocupacional Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD) que hoy ha celebrado la plantà de su falla. Más tarde, la falla Padre Méndez junto con la Org. Inmobiliaria Cases de l'Horta y el Horno Foieta, han preparado una buñolada solidaria cuyo beneficio será donado al Punto de Alimentos. El recorrido fallero que realizó el edil ha terminado en el colegio Monte-Sión, donde los alumnos han quemado su monumento fallero.

    Esta tarde las actividades falleras no cesan y asociaciones como Laura Vicuña y la Escuela Pública de Adultos han organizado diferentes eventos para celebrar esta festividad.

    ocultar
    El tejido asociativo de la ciudad celebra las fallas
    Subir