5 de junio de 2020 5/6/20

Ovaciones para la gran dama de la lírica Ainhoa Arteta en el Auditori Teulada Moraira

Ovaciones para la gran dama de la lírica Ainhoa Arteta en el Auditori Teulada Moraira - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Ovaciones para la gran dama de la lírica Ainhoa Arteta en el Auditori Teulada Moraira - (foto 2)

    El pasado sábado la gran dama y viajera de la lírica Ainhoa Arteta triunfó en el Auditori Teulada Moraira.

    Sobre el escenario de este faro abierto a la cultura tuvo lugar el recital “Cantares viajeros” que la soprano vasca ofreció, junto a su pianista Javier Carmena.

    La soprano vasca, reconocida internacionalmente enamoró a un público totalmente entregado en todo momento. Y es que el repertorio ofrecido para la ocasión fue del agrado de todos. Con obras de autores españoles como Isaac Albéniz, Federico García Lorca, Fernando Obradors, Francisco Asenjo Barbieri y Enrique Granados.

    Con su bello color vocal cargado de emoción e intensidad y demostrando una gran excelencia técnica consiguió rozar el alma de los espectadores en cada una de sus canciones.

    El momento final de la noche fue muy aplaudido entre los asistentes, ya que Arteta quiso dedicar una ronda a las mujeres, celebrando así el Día de la Mujer, “porque todos tenemos una mujer en nuestra vida que ha sido un gran ejemplo como nuestras madres, abuelas, bisabuelas, hermanas…” Interpretando algunas de las arias de las óperas más conocidas y que ella misma ha interpretado en numerosos teatros por todo el mundo. Deleitó a los asistentes con el aria “Tosca” de Puccini, “una de las óperas donde se refleja a una mujer muy fuerte que se crece y sale adelante ante lo más atroz que puede haber”. Continuó con “Carmen” de Bizet, y lo hizo recorriendo el patio de butacas acercándose al público.

    Clausuró la ronda de bises con la interpretación de la canción española “De España vengo” de la zarzuela “El niño Judío” del compositor Pablo Luna.

    Más de dos horas de recital donde se vio a una Ainhoa Arteta cómoda sobre el escenario y a un público encantado. Una simbiosis que nos dejó una velada muy especial.

    Subir