23 de octubre de 2019 23/10/19

Los terminales chinos arrasan en los mercados mundiales con unos precios de escándalo

Los terminales chinos arrasan en los mercados mundiales con unos precios de escándalo - (foto 1)

    En estos tiempos, la gente ya no tiene la misma capacidad adquisitiva que hace unos años. Por culpa de la crisis, nos vemos obligados a comprar tecnología más barata. Aquí es donde entran los chinos. En muchas ocasiones, cuando se nos habla de un objeto hecho en China, lo primero que nos viene a la mente es “mala calidad”, “plástico”, “poca duración”, etc.

    Bien, cabe recordar que casi un 90% de los objetos (y un 95% de los teléfonos) que usamos día a día son producidos en la que está siendo la incipiente potencia asiática: China. Aunque Samsung sea sur-coreana, o Apple sea norteamericana, puede que su diseño se haga en sus respectivos países, pero todo se ensambla en China.

    Según la consultora KPMG, los chinos empiezan a liderar el comercio electrónico mundial y crecen al 30% anual.

    Muchas empresas de allí han empezado a surgir y ven que existe un mercado donde poner el pié y escalar entre la competencia. Hoy en día, podemos tener en nuestro bolsillo un móvil chino con unas prestaciones magníficas y con un precio reducido respecto a las grandes marcas internacionales. Marcas como Xiaomi, Meizu o OnePlus tienen la capacidad de crear smartphones (teléfonos inteligentes) muy competitivos por su relación calidad-precio.

    Si uno solo tiene la necesidad de entrar a Whatsapp, o a Facebook y poco más, puede adquirir un terminal de baja gama y no gastar más de 70 euros. En cambio si se es de los que quieren exprimir su dispositivo, podemos tener un alta gama por 250 euros. Con esto podemos ver la diferencia entre marcas conocidas y marcas chinas (casi 400 euros de diferencia por prestaciones parecidas). Muchos de los lectores pueden que tengan en sus bolsillos terminales como Huawei o Lenovo, marcas que poco a poco se han ido introduciendo en nuestra sociedad y que empiezan a apartar dispositivos carísimos

    Uno de los motivos por los que la gente está empezando a comprar móviles chinos es por el precio. Puedes comprar un terminal a través de la web y ahorrarte entre 50-100 euros. Pero si lo compras en una tienda con almacén en España, ese precio se dispara un poco.

    Cristian Capraru, del blog de móviles chinos www.androasia.es, recomienda a sus visitantes que si tienen pensado en adquirir un teléfono barato, lo hagan en tiendas españolas, para así beneficiarse de la garantía europea de dos años y poder tener alguien cerca con quien comunicarse en caso de algún problema. Un servicio post venta bueno es importante, sobretodo para el comprador.

    De esta manera, desarmamos cualquier posible duda sobre los mitos de que los teléfonos chinos son de mala calidad. Allí en China, se producen productos de alta gama y de baja gama, ya sean de marcas conocidas o no.

    ocultar
    Los terminales chinos arrasan en los mercados mundiales con unos precios de escándalo
    Subir