1 de diciembre de 2020 1/12/20

El Teléfono del Menor recibe más de 2.800 consultas en 2009

  • 251 llamadas eran cuestiones relativas a problemas de abandono, negligencia o aislamiento y 233 relacionadas con agresiones físicas y sexuales

  • El 42,3% de las llamadas recibidas fueron realizadas por los propios menores

  • Desde la provincia de Valencia realizaron un total de 1.630 consultas, desde Alicante 459 y desde Castellón 186

La consellera de Bienestar Social, Angélica Such, ha afirmado hoy que el Teléfono del Menor de la Comunitat Valenciana 900 10 00 33, dependiente de la Conselleria de Bienestar Social, ha recibido durante 2009 un total de 2.818 consultas, de las que 251 fueron relativas a problemas de abandono, negligencia o aislamiento y 233 eran cuestiones relacionadas con agresiones físicas y sexuales.

Such ha explicado que este servicio es uno de los mecanismos del Govern Valencià para garantizar la protección y defensa de los menores y adolescentes, ya que según ha señalado “gracias a las consultas que recibe podemos detectar situaciones de riesgo o desamparo de menores de edad y actuar con la necesaria rapidez que estos asuntos requieren”.

Esta iniciativa es un teléfono gratuito que funciona ininterrumpidamente las 24 horas del día. Según ha manifestado la consellera de Bienestar Social, el Teléfono del Menor de la Comunitat Valenciana está dirigido a menores con situaciones de necesidades de orientación, ayuda y protección derivada tanto de problemáticas generadas por su propio comportamiento, como de posibles agresiones de su entorno familiar, social y escolar. Del mismo modo, se dirige a personas adultas con necesidades de orientación o de denunciar situaciones de desprotección de menores.

Principales consultas
Del análisis de las llamadas recibidas en el Teléfono del Menor durante este año se desprende que las principales consultas efectuadas en este periodo se han centrado en aspectos jurídicos, denuncias sobre posibles agresiones físicas y sexuales, problemas de conducta y situaciones de abandono, negligencia y aislamiento. De esta forma, 171 llamadas solicitaban consultas legales por problemas judiciales y 58 por incumplimiento del régimen de visitas, mientras que 83 consultas fueron relativas a agresiones sexuales, 150 denunciaron agresiones físicas, y otras 251 llamadas supuestas situaciones de abandono, negligencia o aislamiento.

También, los problemas conductuales de los menores tales como fugas, robos y agresiones del menor han constituido un importante número de consultas, con un total de 100 llamadas. Además, se recibieron 104 consultas por embarazo y 137 por problemas de relaciones con padres, hermanos, y familiares.

Asimismo, cabe señalar que la mayor parte de las llamadas recibidas, concretamente 2.569, proceden de particulares y de ellas, 1193 (el 42’33%) fueron los propios menores quienes llamaron, seguidos de las madres que realizaron 556 consultas, mientras que de padres se registraron 249 llamadas.

Del mismo modo, son numerosas las llamadas de otros familiares, amigos, personas sin relación alguna con el menor o de vecinos. En cuanto a las llamadas recibidas de organismos, destacan las realizadas desde servicios sociales (80), Policía (21), Centros de Salud-Hospitales (21) o centros escolares (17).

Por otro lado, como otros años, la mayoría de los usuarios del Servicio son mujeres, concretamente 1.828, frente a 934 varones. Respecto a la procedencia de las llamadas, la provincia de Valencia es la que más utiliza el servicio con un total de 1.630 consultas, le sigue Alicante con 459, y Castellón con 186.

Destinatarios del servicio
El Teléfono del Menor tiene como destinatarios a los menores que puedan tener problemas debidos a su propio comportamiento o a la hostilidad del entorno familiar, social o escolar. “La profesionalidad, la confianza, la confidencialidad y la inmediatez en la ayuda son los criterios en los que se basa este servicio público”, ha declarado la consellera de Bienestar Social.

Respecto a los principios de actuación, el Teléfono del Menor comprueba, en primer lugar, la veracidad de la información o denuncia recibidas. A continuación, se procede a la evaluación del riesgo o posible desamparo en que puede quedar el menor, y terminado el estudio de la situación, se garantiza la rápida asistencia de los servicios de atención, siempre que la ocasión así lo requiera.

Angélica Such ha destacado la consolidación de este servicio “que implica la colaboración entre las instituciones y la sociedad, y fue creado para establecer mecanismos de protección y defensa de los menores y adolescentes”.

Subir