27 de noviembre de 2020 27/11/20

Los abogados del colegio de Sueca reciben las medallas de Oro de la Ciudad y al Mérito en la Abogacía

Los abogados del colegio de Sueca reciben las medallas de Oro de la Ciudad y al Mérito en la Abogacía - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Los abogados del colegio de Sueca reciben las medallas de Oro de la Ciudad y al Mérito en la Abogacía - (foto 2)
    Los abogados del colegio de Sueca reciben las medallas de Oro de la Ciudad y al Mérito en la Abogacía - (foto 3)
    Los abogados del colegio de Sueca reciben las medallas de Oro de la Ciudad y al Mérito en la Abogacía - (foto 4)
    Los abogados del colegio de Sueca reciben las medallas de Oro de la Ciudad y al Mérito en la Abogacía - (foto 5)
    Los abogados del colegio de Sueca reciben las medallas de Oro de la Ciudad y al Mérito en la Abogacía - (foto 6)
    Los abogados del colegio de Sueca reciben las medallas de Oro de la Ciudad y al Mérito en la Abogacía - (foto 7)

    El Il·lustre Col·legi d’Advocats de Sueca aprovecha la celebración del 175 aniversario de su fundación para abordar importantes aspectos del pasado, presente y futuro de la profesión. La primera de estas visiones se analizó el pasado viernes, 10 de junio, jornada en la que recibieron la Medalla de Oro de la Ciudad de la mano de la alcaldesa, Raquel Tamarit. La laudatio corrió a cargo de Francesc Gamero, subsecretario de la Conselleria d'Igualtat i Polítiques Inclusives de la Generalitat Valenciana.

    Gamero defendió la acción colectiva de los colegios profesionales “frente a cualquier tentativa centralizadora que a ciencia cierta ha habido muchas en este tiempo”. Respecto a la distinción y la efeméride se mostró “muy convencido que no será un punto de llegada, sino una estación intermedia, en el largo camino que todavía le queda para recorrer a este colegio, en esta nueva etapa, presidido ahora por el nuevo decano Jesús Muñoz Carrasquer y su junta”. Y deseó toda la fuerza y ánimos para continuar la tarea de sus predecesores “con un nuevo marco legal, que consagre claramente la orientación de las corporaciones profesionales hacia el servicio a la ciudadanía, donde un colegio de proximidad como el de Sueca, actualice todo su sentido; y en un momento histórico donde se plantearán nuevos, y viejos, retos pero los que, esta institución, no tengo ninguna duda, sabrá afrontar cómo ha hecho con solvencia, durante 175 años”.

    La alcaldesa destacó que “el distintivo que os entregamos es un símbolo de reconocimiento, pero también de admiración y agradecimiento por la buena tarea que habéis desarrollado a lo largo de estos 175 años de vida”. Y observó que “es esto lo que hace grande a una ciudad, el entusiasmo y las ganas de hacer, los proyectos de sus colectivos, su gente”.

    “No podemos disimular que nos congratula esta alta distinción”, expresó Jesús-Salvador Muñoz, decano del colegio homenajeado. “No les quepa ninguna duda que la recogemos con la gratitud y en nombre de todas y todos aquellos profesionales de la abogacía que estuvieron entre nosotros y los que ahora estamos; con esa gratitud que da sentido a nuestro pasado, trae paz al presente y crea una visión para el mañana”, añadió.

    El propio Muñoz fue el responsable de inaugurar los actos conmemorativos en el Espai Joan Fuster, centro cultural que acoge el legado del intelectual suecano que en su día también ejerció como letrado. Joan-Maria Tamarit, decano emérito, presentó el libro El Col·legi d’Advocats de Sueca. Fundació i primers anys de vida, de Carles Tormo. El volumen, editado con todo lujo de detalles, recorre a través de más de 150 páginas los primeros años de historia de esta institución, fundada el 17 de agosto de 1841.

    Tamarit dibujó a grandes rasgos el contenido del trabajo de Tormo, profesor de Historia del Derecho de la Universitat de València. Y resaltó que la promulgación del Manifest pel Dret Civil Valencià que impulsaron en 1992 “ha sido la de mayor trascendencia de las que ha promovido el colegio”. Y mostró su firme convencimiento de que “los valencianos recuperaremos esa norma que forma parte de nuestra propia identidad”.

    Tras la conferencia, el presidente del Consejo Valenciano de Colegio de Abogados, Mariano Durán, hizo entrega al colegio suecano de la Medalla al Mérito en la Abogacía de la Comunitat Valenciana. Antonio J. Llácer, decano de los letrados de la vecina ciudad de Alzira, también entregó una placa conmemorativa, en deferencia del colegio hermano.

    Muñoz agradeció ambos gestos y confesó haberse sentido gratamente sorprendido por la buena disposición existente en el ámbito del consejo valenciano de abogados donde, según confesó, “he sentido un aprecio especial hacia nuestro colegio”. El acto reunió a una nutrida representación de profesionales de la abogacía, de la corporación municipal y de la sociedad suecana. También asistieron altos cargos de la administración de Justicia, entre ellos, el secretario autonómico, Ferran Puchades; la directora general, Mª Àngels Garcia; y el subsecretario, Luis Felipe Martínez.

    El colectivo de letrados prepara dos jornadas más en las que abordarán el presente y futuro de la profesión. Jueces, funcionarios, secretarios judiciales, letrados de la Administración de Justicia, Guardia Civil, fiscales, abogados y procuradores analizarán la situación actual en una amplia mesa redonda prevista para el viernes, 1 de julio.

    La perspectiva de futuro será la cuestión que tratarán el próximo mes de octubre. Para ello confían con la intervención de la máxima autoridad de la abogacía en España, Victoria Ortega, presidenta del Consejo General de la Abogacía Española y de Mariano Durán, presidente del Consejo Valenciano de Colegio de Abogados.

     

    Subir