7 de julio de 2020 7/7/20

La llegada de la asignatura de religión islámica a Segorbe y Altura desata la polémica

La llegada de la asignatura de religión islámica a Segorbe y Altura desata la polémica  - (foto 1)
  • Barrachina (PP) asegura que se provocará un efecto llamada de musulmanes al Alto Palancia

La Conselleria de Educación de la Generalitat Valenciana, capitaneada por el conseller Vicent Marzà (Compromís) ha anunciado que algunos colegios de la provincia de Castellón participarán en un programa piloto de introducción de la religión islámica en las aulas públicas valencianas. En un momento en que el Gobierno de España ha anunciado que la religión cristiana católica dejará de contar a la hora de evaluar notas medias de los alumnos, y que no tendrá una asignatura 'alternativa', el anuncio ha levantado la indignación de ayuntamientos, padres y centros escolares.

En un primer momento iban a ser cuatro los centros elegidos para empezar a impartir esta asignatura. No obstante de la inicial lista conformada por Almassora, Segorbe y Altura, todos ellos gobernados por el PSPV-PSOE, se cayó el primero de los municipios ya que finalmente sus dos centros educativos seleccionados no participarán en esta prueba. Según la Conselleria esta medida no hace más que dar cumplimiento a los acuerdos del Gobierno de España firmados en el año 1996 con la Confederación Islámica de España (CIE) y dar cumplimiento al derecho reconocido por el Tribunal Constitucional a la libertad de educación religiosa de los padres sobre sus hijos.

Sin embargo, las explicaciones de la Conselleria no convencen ni a muchos de los padres de los colegios seleccionados, ni a los gobiernos municipales, ni a los centros educativos ni tampoco a algunas de las comunidades islámicas asentadas en los municipios de la provincia al asegurar algunas de éstas que no han sido consultadas al respecto a la hora de decidir qué centros participarían en esta prueba piloto. De este modo, desde la Asociación de Madres y Padres (FAMPA) de Castellón, se ha recordado que siempre han defendido un modelo de escuela pública laica, sin la enseñanza de ningún tipo de religión. Según recogieron varios medios algunos padres ya han empezado a tramitar sus quejas, ayudados también por FAMPA, llegando a destacar algunos de ellos que la religión islámica denigra a las mujeres, unos valores que contradicen el espíritu laico y de educación para la ciudadanía que se pretende difundir a través de la escuela pública.

Desde el lado beneficiado, las comunidades islámicas han mostrado su alegría a pesar de no haber sido consultadas ni informadas con antelación ante este anuncio ya que, desde algunas asociaciones y comunidades, se lleva pidiendo desde hace más de 15 años la introducción de las enseñanzas islámicas en la escuela. A día de hoy habría núcleos importantes de potenciales alumnos también en Castellón de la Plana y en Sant Joan de Moró, además de en Almassora.

Oposición desde los ayuntamientos

Asimismo, a pesar de que los ayuntamientos no tienen competencia para decidir sobre este tipo de cuestiones, las reacciones de los gobiernos municipales no se han hecho esperar. Desde Segorbe, la ciudad que finalmente y junto a Altura albergará este tipo de enseñanza, sus equipos de gobierno se han mostrado favorables a la postura que también mantiene la FAMPA al apostar por una educación laica sin interferencia de religiones.

Más allá ha ido el PP de la mano de su presidente provincial y diputado en el Congreso, Miguel Barrachina. El mandatario popular ha calificado la decisión de la Conselleria como una "imposición" y ha asegurado que el motivo por el que se han elegido estos municipios de la comarca del Palancia es que Compromís, titular autonómico de la cartera de educación, no presentó candidatura alguna en esta comarca ni en el Mijares y no teme verse afectado electoralmente en estos municipios al no tener representación.

Desde el Partido Popular (PP) se pidió la retirada de este programa de introducción del islam en la escuela pública al calificarlo de 'experimento social' y asegurar que provocará un 'efecto llamada' de más inmigrantes de religión musulmana que deseen que sus hijos sean educados en esta religión también en la escuela pública. Igualmente, desde el PP a nivel autonómico y mediante la diputada Beatriz Gascó se ha mostrado el apoyo al PP de Castellón en cuanto a su oposición al islam en la educación de estos dos centros en la provincia. Como alternativa los populares defienden apostar por negociar con las diferentes comunidades islámicas locales y no localizar en una zona tan concreta y determinada como es la comarca del Alto Palancia esta materia.

Los Consejos Escolares

En medio de la polémica ante esta propuesta de la Generalitat también los colegios y los consejos escolares han dado la voz de alarma al considerarse no escuchados en una decisión de tanto calado y que, de llegar a aplicarse definitivamente, supondría tener que realizar un esfuerzo añadido en cuestión de espacios, docentes y organización de grupos debido a la dispersión de edades de los alumnos musulmanes potencialmente usuarios de esta nueva materia. Es el caso, por ejemplo, del Colegio Pintor Camarón de Segorbe, institución desde la que han criticado la imposición y desinformación a la que les ha sometido, en su criterio, el departamento de educación de la Generalitat Valenciana.

Subir