23 de septiembre de 2020 23/9/20

“Sefarad en el corazón de Turquía”

“Sefarad en el corazón de Turquía” - (foto 1)
  • Concierto en el Centro Cultural Enric Valor, Benifaió 19:30 horas

Mara Aranda es una de las intérpretes más internacionales surgidas de la escena española. Ha abordado en sus programas músicas turcas, griegas, occitanas, cantigas, repertorio de trovadores y sefardíes, transmitiendo una fuerte carga emocional e identidad mediterránea. Conciertos por toda Europa, Asia y Marruecos avalan su trayectoria profesional y la han hecho merecedora de varios galardones, premios y reconocimiento por parte de prensa y medios especializados nacionales e internacionales.

Como investigadora e intérprete de música sefardí, Mara Aranda, pone de relieve la importancia de unas músicas y cantos que han formado parte de la vida de los habitantes de la Península, hasta el siglo XV y que han seguido cantándose en boca de los testigos de este legado, mujeres y hombres del siglo XXI, y en la de aquellos habitantes forzados al exilio de estas tierras y que conservaron sus ritos, tradiciones, cultura, canciones y lengua en los nuevos lugares de asentamiento, enriqueciéndola con elementos autóctonos. Junto con los musulmanes y cristianos formaban las llamadas ‘tres culturas’ predominantes en el medievo europeo a las cuales dirige Mara Aranda su trabajo de investigación e interpretación.

Mara Aranda ha dedicado cuatro discos al repertorio sefardita: ‘Música i cants sefardís d’Orient i Occident’ (2009), Sephardic Legacy (2013) y ‘La música encerrada’, junto a Capella de Ministrers (2014) y Sefarad en el corazón de Marruecos (2017), disco que fue reconocido por la TWML como ‘mejor disco de Europa’ del año de su lanzamiento, quedando asimismo en la novena posición de toda la producción musical anual.

Su trabajo de investigación la ha llevado a viajes de residencia en Salónica (Grecia), Estambul (Turquía) y Jerusalén (Israel), previos a la grabación de estos trabajos, para recabar información, de fuentes documentales originales, en las comunidades que todavía conservan y completar el repertorio musical que no puede entenderse desligado de su contexto histórico, antropológico y cultural.

La lengua de los judíos sefardíes es una lengua arcaica más próxima al castellano de El Quijote que al español actual’. Esta lengua ha pervivido y se sigue hablando después de más de 500 años tras su expulsión con palabras implementadas del turco, griego, hebreo y otras lenguas con las que tuvieron contacto.

El ladino era la lengua de uso común en la casa, pero no una lengua particular de los judíos de la Península, sino que era la que se hablaba en aquella zona en la que habitaran: el portugués, el catalán, el castellano, fueran cristianos, musulmanes o judíos…y es en esta lengua como se transmitían los refranes, los dichos, las konsejas, los cuentos y todos esos kantares antiguos  de los que nos hablan los informantes en las encuestas documentales.

El repertorio sefardita está compuesto de coplas que se refieren a acontecimientos, asociados a rituales de paso, de un estado a otro: nacimiento, desposorio, muerte y de canciones líricas a las que llamamos kantikas. Estos dos géneros están formados por canciones compuestas después de la expulsión, siendo anónimas puesto que no ha trascendido su autor y no tienen ninguna relación con el pasado medieval. Por último, y aquí radica uno de los pilares del trabajo musical de Mara Aranda, encontramos las romansas, que tienen su origen en el romancero viejo hispánico. El Romancero, una "Iliada sin Homero" (según comparación muy repetida en los comienzos del Romanticismo europeo) ha compartido con el Quijote y la Celestina el privilegio de ser considerado como una de las creaciones más características, a la vez que de un mayor valor estético universal, del "genio" español, así definía el filólogo y dialectólogo Diego Catalán al conjunto de romances que, procedentes de los cantares de gesta, en su evolución se desgajan y dan origen a poemas más cortos que el pueblo puede memorizar y cantar a su vez. Hablan de personajes épicos, históricos o legendarios ligados al pasado medieval de la Península y se siguen cantando hoy en día en toda la geografía española, en América y también en boca de los sefardíes en la diáspora. Curioso es que algunos romances se perdieron en la Península y pudieron ser recuperados, siglos después por los investigadores, puesto que los sefarditas todavía seguían cantándolos en tierras ajenas.

Los libretos que acompañan los discos de Mara Aranda son una verdadera joya. Desde un principio se delegó en la parte académica e institucional el trabajo de la prolongación de la parte musical que da entidad y valor añadido al ya de por si altamente interesante trabajo musical, reconocido en el ámbito musical y académico de todo el mundo, desde Jerusalén a Valencia y pasando por toda Europa donde ya suenan las notas de estas canciones que seguirán cantándose después de que esta hoja de papel sea solo polvo.

En el directo de este espectáculo estará acompañada por los músicos Jota Martínez, instrumento de cuerda pulsada de la tradición medieval española Alex Guitart, cuerda pulsada de la tradición otomana; Fernando Depiaggi, ney y percusiones del Oriente Medio y Azam Kirko, kanoun 

Además de la interpretación musical, se presenta en escena la actriz Maite Gil en el personaje de Blanquina March, familia del gran poeta del siglo de oro valenciano, Ausias March y madre de Lluís Vives, uno de los más insignes humanistas de la época, sirviendo como hilo conductor de la dramaturgia y nexo de unión entre las diferentes piezas musicales que componen este espectáculo.

Subir