2 de marzo de 2021 2/3/21

El director general de Transportes se reúne con el alcalde de Santa Pola para estudiar la ampliación del paseo marítimo del municipio

  • Eleno y Zaragoza han analizado las posibilidades de ejecutar las obras de integración urbana de la fachada marítima

  • El paseo marítimo "Adolfo Suárez" cuenta con una superficie de 38.000 metros cuadrados

  • A su vez se ha acordado mejorar las condiciones de acceso de los pescadores a la Lonja

El director general de Transportes, Carlos Eleno, ha mantenido esta mañana una reunión de trabajo con el alcalde de Santa Pola, Miguel Zaragoza, para analizar las posibilidades de prolongación del paseo marítimo de de la localidad y completar así la integración de la fachada litoral del municipio. Con esta intervención se completaría la reordenación realizada anteriormente.

El paseo marítimo "Adolfo Suárez" se ejecutó por parte de la Generalitat y gracias a también a la colaboración privada. La recuperación de esta zona ha permitido poner en valor un nuevo polo de atracción turística en Santa Pola con más de 38.000 metros cuadrados de superficie frente al mar. La Generalitat impulsó la remodelación de los terrenos frente a la antigua playa de Los Baños, reconvertidos en zona portuaria con la colaboración de las dos concesionarias -Club Náutico de Santa Pola y la Marina de Miramar-.

En este mismo encuentro, el director general de Transportes ha mostrado su conformidad a la hora de mejorar los accesos a la Lonja de pescado situada en el puerto de la localidad y favorecer así el transito de los pescadores en esta zona de actividad económica.

La Lonja de Pescado

La lonja de Santa Pola es una de las más importantes del mediterráneo. En ella se subasta un promedio de 3.000 cajas de pescado al día. La lonja, proyectada en 1991 por Iñigo Magro y Miguel del Rey, se inscribe en el entorno del puerto de Santa Pola.

El edificio se sitúa al final del muelle, como fondo visual de este perfil portuario. Y, en el disperso conjunto, la nueva construcción viene a ser como un buque anclado en la dársena que se incorpora al paisaje marinero con claridad y contundencia.

En una pieza lineal se agrupan secuencialmente: la sala de recepción, la sala-pabellón de subastas, (con capacidad para 300 personas, gradas para el público y galería superior con acceso independiente), una sala de recogida del pescado o expedición desde donde se clasifican las compras, oficinas en planta alta con funcionamiento autónomo y que permite el control de las distintas actividades. Otras funciones se realizan en volúmenes anexos: depósito del agua, fábrica del hielo, escalera de acceso al público, etcétera.

Subir