23 de septiembre de 2020 23/9/20

Miró: “El TSJ ha entendido y compartido nuestra argumentación sobre el Teatro Romano de Sagunto”

  • La consellera de Cultura considera que es la mejor solución para el patrimonio de Sagunto y también para la cultura de la Comunitat

La consellera de Cultura y Deporte, Trini Miró, ha señalado que “la Generalitat Valenciana está satisfecha por la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana de aceptar la inejecución de la sentencia sobre el Teatro Romano de Sagunto que obligaba a la demolición de las obras realizadas por Grassi y Portaceli”.

En este sentido, Miró ha afirmado que “desde el primer momento entendimos que, por el bien de los saguntinos y el de todos los valencianos, se tenía que buscar una solución que no perjudicara a nadie y, sobre todo, que no afectara de ningún modo a este tesoro del patrimonio histórico-artístico que es el Teatro Romano, que además es en estos momentos un espacio cultural de gran importancia.  El TSJ ha entendido y compartido nuestra argumentación, por lo que debo expresar mi felicidad por la resolución que respalda un trabajo realizado conjuntamente por todas las entidades e instituciones públicas vinculadas al monumento”.

Asimismo, la titular del departamento de Cultura ha manifestado que quiere “felicitar a todos los que formaron parte de la Comisión Interdisciplinar que aportaron sus conocimientos y sus ideas para encontrar esta solución definitiva. El Consell Valencià de Cultura, la Academia de Bellas Artes de San Carlos, el Ayuntamiento de Sagunto, el Colegio de Arquitectos de la Comunitat Valenciana, el Museo Histórico de Sagunto y el Col.lectiu pel Patrimoni Saguntí nos ayudaron con sus opiniones y con su análisis a la formulación de una postura unificada que hoy conocemos que ha llegado a buen término”.

La sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) estima que existe "causa de imposibilidad legal" para ejecutar la sentencia que obliga a demoler las obras de rehabilitación ejecutadas por los arquitectos Grassi y Portaceli en el Teatro Romano de Sagunt (Valencia).

De esta manera, la sala estima el incidente de inejecución de sentencia planteado por la Generalitat valenciana en el que se solicitaba no llevar a cabo por "imposibilidad legal y material" la decisión de revertir las obras en un plazo de 18 meses.

El fallo, que ha contado con un voto particular, argumenta que el proyecto de restauración aprobado para el Teatro Romano de Sagunt en 1988 "no sería contrario a derecho con la normativa actual".

"Eso significa que el monumento en ejecución de nuestro auto podría ser demolido en las partes que se citan y al día siguiente levantarse exactamente igual y sería legal, de ahí que el artículo 105.2 para evitar absurdos de esta magnitud haya previsto la imposibilidad legal", argumenta la sala. 

Subir