29 de noviembre de 2020 29/11/20

Ricardo Martínez afirma que “los chiringuitos no son una amenaza al medio ambiente”

  • Explica que "se ataca a la propiedad privada, a la seguridad jurídica y a los puestos de trabajo" y añade que “la playa es algo más que arena y agua”

El portavoz de Turismo del Grupo Parlamentario Popular en Les Corts, Ricardo Martínez, ha afirmado hoy que “los chiringuitos no son una amenaza al medio ambiente” y ha recordado al Gobierno socialista que “si no revisa su interpretación de la Ley de Costas terminará con uno de los sectores más productivos de España y del litoral Mediterráneo, como es el turismo”. “Realmente, lo que hace falta es una moratoria a la Ley de Costas que incluya planes de ayuda al sector hostelero y de regeneración del litoral”, ha señalado.

Martínez ha calificado de "gravísimas” las implicaciones que tiene la Ley de Costas a nivel social y económico. En este sentido, ha explicado que "se ataca a la propiedad privada, a la seguridad jurídica y a los puestos de trabajo" y ha añadido que “la playa es algo más que arena y agua”.

En esta línea, el portavoz de Turismo del GPP ha señalado que la costa tiene "un papel muy grande" en la economía nacional, ya que genera "importantes beneficios y, sobre todo, empleo, una de las mayores políticas sociales por excelencia" y ha lamentado que “de esta manera, los socialistas, estén atacando la actual base de la economía española y todo lo que ello implica con la revisión de la Ley de Costas".

Menos prohibiciones y más trabajar y planificar la costa, es necesaria una regeneración del litoral pero esto no implica cerrar todos los chiringuitos y los restaurantes y, sobre todo, si tenemos en cuanta que es una idea de este año en el que la crisis económica azota de manera singular a España y la restauración es un motor económico”, ha aseverado Martínez, y ha recordado al Gobierno de Zapatero que “es su deber respetar y trabajar por la costa y por las tradiciones, aunque, por el momento, sólo se ha dedicado a sembrar inseguridad y desconfianza en el sector”.

Asimismo, el responsable popular ha criticado que “el Ejecutivo no colabora con los ayuntamientos afectados, ni elabora los planes de homogeneización necesarios para que todos los chiringuitos existentes en cada término municipal, en un plazo previsto en la concesión, puedan adaptarse a los requerimientos medioambientales de todo el litoral español y ofrecer un servicio público de máxima calidad".

Finalmente, Ricardo Martínez ha expresado que “eliminar los chiringuitos de las playas carece de cualquier sentido puesto que forman parte de algo propio de España, y por lo que todos los españoles sienten un gran apego”.

Subir