28 de febrero de 2021 28/2/21

Riba-roja destina 12.000 metros cuadrados de suelo público para perros y animale

Riba-roja destina 12.000 metros cuadrados de suelo público para perros y animale - (foto 1)
  • El proyecto municipal superará los 120.000 euros de inversión

MÁS FOTOS
Riba-roja destina 12.000 metros cuadrados de suelo público para perros y animale - (foto 2)
Riba-roja destina 12.000 metros cuadrados de suelo público para perros y animale - (foto 3)
Riba-roja destina 12.000 metros cuadrados de suelo público para perros y animale - (foto 4)
Riba-roja destina 12.000 metros cuadrados de suelo público para perros y animale - (foto 5)

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha habilitado un total de 12 áreas municipales destinadas a los perros y animales de compañía en diversas zonas del casco urbano y en las principales urbanizaciones y áreas residenciales de la localidad. El proyecto cuenta con un presupuesto que superará los 120.000 euros que ha sufragado el propio consistorio con el objetivo de atender una reivindicación histórica.

Con la puesta en marcha de esta iniciativa, denominada "zona guau", se pretende combinar dos demandas: la de los propios dueños de los perros que solicitaban desde hace años un espacio para el esparcimiento y las necesidades fisiológicas de sus mascotas y, por otra parte, las quejas y reclamaciones de los vecinos de determinadas calles y barrios por la presencia de excrementos y el fuerte hedor de la propia orina.

El concejal de Parques y Jardines, Rafael Gómez, ha subrayado que el proyecto municipal "pretende convertir el casco urbano y las áreas residenciales en una ciudad habitable donde tengan cabidas las demandas de todos los vecinos sin ningún tipo de favoritismo y con absoluta igualdad, ya que de esta forma con la puesta en macha de los espacios para animales evitamos que se ensucien nuestros parques y calles al tiempo que ofrecemos un lugar alternativo para que puedan acudir allí".

Los espacios habilitados cuenta con todas los requisitos urbanísticos y sanitarios necesarios para su puesta en marcha, como amplias zonas de árboles, bancos de granito, papeleras, fuentes de doble tamaño para perros y personas, carteles informativos sobre el uso y las normas de las zonas de esparcimiento canino y, además, se han instalado dispensadores de bolsas para recoger los excrementos de los animales.
El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha establecido un total de 12 espacios de los que cuatro ya se han puesto en marcha como son los de la Mallà y el Barranc dels Moros en el casco urbano y otros dos en las urbanizaciones de Masía de Traver -acceso desde la calle Lozoya- y otra en el área del parque Montealcedo, entre las calles Maestro Serrano y José Iturbi.

En los próximos meses está previsto que entren en funcionamiento otros ocho emplazamientos de perros en otros tantos puntos del término municipal como el Barranc de les Monges -todavía a la espera de una futura actuación integrada-, y la calle Mayor con el cruce de la calle Cuenca, en ambos casos en el casco urbano y el resto en las urbanizaciones de València la Vella -en dos puntos, en la calle Timó y junto a la calle Melissa-, en el Molinet en el enlace con el parque Montealcedo, en la Reva en la entrada de la Avenida dels Tarongers, en Entrenaranjos en la pinada de la calle 104 y calle Murcia, y, por último, en un punto por determinar de Masía de Traver.

El plan municipal de zonas de esparcimiento canino prevé una serie de normas, usos y recomendaciones destinadas al correcto funcionamiento de este servicio como el uso exclusivo de mascotas caninas, prohibición de entrada de hembras en periodo de celo, animales acompañados siempre por sus dueños, obligación de animales censados y con microchip, obligación de recoger los excrementos, entrada y salida de los perros del recinto con correa, los animales deberán llevar collares, los perros agresivos deberán abandonar la zona, los menores de 14 años no podrán entrar si no van acompañados de un mayor, no se podrán introducir pelotas y juguetes, no se podrá comer o consumir bebidas alcohólicas y queda prohibido alimentar a los perros en el interior.

En el caso de incurrir en infracciones se han previstos tres niveles en función de la gravedad de las mismas, como las leves con sanciones de hasta 750 euros, las graves con multas de entre 751 y 1.500 euros, y por último, las tipificadas como muy graves que acarrearán sanciones económicas de entre 1.501 u 3.000 euros. Tres infracciones leves en un año serán consideradas graves mientras que tres graves en un año pasarán a graduarse como muy graves.

 

Subir