26 de septiembre de 2020 26/9/20

Una auditoria detecta 39 fallos en la piscina cubierta de Riba-Roja que tuvo un sobrecoste de 2'5 millones

Una auditoria detecta 39 fallos en la piscina cubierta de Riba-Roja que tuvo un sobrecoste de 2'5 millones - (foto 1)
  • El informe técnico propone reformas por valor de 279.500 euros a los tres años y medio de la inauguración del complejo deportivo municipal

MÁS FOTOS
Una auditoria detecta 39 fallos en la piscina cubierta de Riba-Roja que tuvo un sobrecoste de 2'5 millones - (foto 2)
Una auditoria detecta 39 fallos en la piscina cubierta de Riba-Roja que tuvo un sobrecoste de 2'5 millones - (foto 3)
Una auditoria detecta 39 fallos en la piscina cubierta de Riba-Roja que tuvo un sobrecoste de 2'5 millones - (foto 4)
Una auditoria detecta 39 fallos en la piscina cubierta de Riba-Roja que tuvo un sobrecoste de 2'5 millones - (foto 5)
Una auditoria detecta 39 fallos en la piscina cubierta de Riba-Roja que tuvo un sobrecoste de 2'5 millones - (foto 6)
Una auditoria detecta 39 fallos en la piscina cubierta de Riba-Roja que tuvo un sobrecoste de 2'5 millones - (foto 7)
Una auditoria detecta 39 fallos en la piscina cubierta de Riba-Roja que tuvo un sobrecoste de 2'5 millones - (foto 8)

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria -compuesto por el PSPV, Compromís y Esquerra Unida- ha denunciado el despilfarro y los gastos suntuosos y cuanto menos "injustificables" que aplicó el anterior gobierno del Partido Popular, en el proyecto de construcción y diseño del complejo deportivo de la piscina municipal denominado la Mallà que se inauguró a finales del año 2012.

Entre el derroche de este complejo deportivo, que tenía un presupuesto inicial de 3'5 millones y acabó costando un total de 6 -es decir, un sobrecoste de 2'5 millones de euros- destaca la compra de un dispositivo de descalcificación del agua en todo el complejo, incluido la de los váteres de los baños, una circunstancia que no es necesaria ya que su destino final no es el consumo humano.

El complejo deportivo contiene -según una exhaustiva auditoría de una empresa especializada encargada por el ayuntamiento- hasta 39 fallos y deficiencias que deben ser subsanadas y resueltas a medio plazo por el consistorio ya que actualmente hasta 3.000 usuarios acuden al centro, entre el gimnasio, los abonados de la piscina y los alumnos de los cursillos de natación.

Entre los fallos que padecen estas instalaciones cabe destacar la ausencia de una manta térmica que reduzca el gasto de energía, la falta de una red de colectores o fuentes renovables alternativas para la producción de agua caliente sanitaria, un sistema de descalcificación insuficiente de 9 metros cúbicos a pesar de necesitar uno nuevo de 17 metros cúbicos por hora, falta de caudal en las duchas, problemas con la unidad deshumidificadora, oxidaciones en el forro metálico de los pilares o fugas en la red de desagüe de la playa de la piscina, entre otras.

El informe técnico considera necesaria una inversión de hasta 279.500 euros para resolver todos los problemas y deficiencias detectadas y, de esta forma, dotar el complejo deportivo con todos los sistemas tecnológicos para su buen funcionamiento y, especialmente, para aumentar los parámetros de eficiencia en los sistemas energéticos y de ahorro en el consumo.

En total, se trata de veinte actuaciones entre las que destaca mejoras en la red de saneamiento del sótano (3.000 euros), la ampliación de distribuidor de agua (25.000 euros), sumideros en las duchas de los vestuarios (15.000 euros), repaso en los puentes térmicos (2.000 euros), cambio en los rociadores de las duchas (6.000 euros), instalación de una manta térmica (10.000 euros), aislamiento para la sala de padres (15.000 euros), ampliación de la sala polivalente (30.000 euros), un nuevo grupo de presión de caudal (45.000 euros) o la modificación del sistema deshumidificador (95.000 euros). Los 279.500 euros son las valoraciones estimadas inicialmente por la empresa.

La piscina carece de las dimensiones adecuadas para albergar competiciones oficiales de natación, motivo por el cual el club de natación de Riba-roja de Túria no puede participar en este tipo de iniciativas deportivas y, por tanto, tiene que desplazarse a otras localidades cercanas para llevar a cabo estas competiciones a pesar de que las instalaciones debían estar listas y en funcionamiento efectivo en el año 2007 y se demoró hasta el año 2012.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha afirmado que la situación actual de la piscina "es la muestra palpable de la gestión derrochadora y despilfarradora del Partido Popular, con unos sobrecostes de más de 2'5 millones de euros que pagaron todos los ciudadanos y unas obras que se prolongaron durante mucho tiempo y ahora, tres años y medio después, tenemos que llevar a cabo nuevas obras y compra de material de diverso tipo por valor de más de 279.000 euros, de la que los miembros del anterior gobierno del que formaba parte la actual portavoz del PP María José Ruiz deberían dar las debidas respuestas y explicaciones".

 

Subir