24 de febrero de 2021 24/2/21

El Pleno de la corporación debatirá el lunes la aprobación inicial de la ordenanza reguladora del vertido de lodos procedentes de la EDAR y de purines de explotaciones ganaderas

  • La ordenanza tiene como texto de referencia el Real Decreto 1310/1990, de 29 de octubre, por el que se regula la utilización de lodos de depuración en el sector agrario.

  • El texto pretende evitar que un abuso en la utilización de lodos produzca cualquier tipo de efecto nocivo sobre el suelo, el agua, la cubierta vegetal o la salud humana.

El punto número 11 del Orden del Día de la sesión ordinaria del Pleno de la Corporación que tendrá lugar el próximo lunes, 11 de mayo, a partir de las 20h30’ se dedicará a debatir la aprobación inicial, si procede, de la ordenanza reguladora del vertido de lodos procedentes de la EDAR y de purines de explotaciones ganaderas.

El objetivo de esta ordenanza es, como se recoge en su exposición de motivos, “la regulación de la forma y dosis de aplicación para asegurar que no se producen efectos nocivos sobre el suelo, el agua, la cubierta vegetal y la salud humana de nuestro municipio”.

De esta forma, el texto de la ordenanza que se llevará al Pleno para su aprobación inicial incide en las distancias mínimas con el casco urbano o suelos urbanizables que se deben respetar -1.500 metros, con carácter general, con excepciones más restrictivas en el entorno de vías de comunicación, cauces de agua, abrevaderos y similares-, las fechas en las que se permitirá el vertido, las dosis de aplicación máximas y las condiciones del transporte de los mismos, entre otros aspectos.

La ordenanza establece también una categorización de las infracciones y sanciones, que podrán ser leves, graves y muy graves, y que podrán conllevar multas con límites de 750, 1.500 ó 3.000 euros, según corresponda.

Según el Concejal de Medio Ambiente, José Antonio Sáez, “esta ordenanza es importante para regular las condiciones en las que se vierten los lodos tratados en los campos de cultivo de nuestro municipio. El vertido, aunque legal, ha generado cierta preocupación entre los vecinos de algunas pedanías, por lo que hemos decidido contar con un marco regulador que garantice que en ningún caso los vertidos provocarán problemas medioambientales o sanitarios. Llevar la ordenanza a Pleno para su aprobación inicial nos acerca más a la fecha en la que podrá ser aprobada definitivamente, y aplicada para mayor tranquilidad de la ciudadanía”.

 

Subir